Los irlandeses aman las patatas

Irlanda siempre ha sido un país rural aunque hoy solo el 20% de sus tierras se dedican a la agricultura. La vida del país siempre ha estado vinculada a la actividad agropecuaria y la llegada de los anglonormandos en el siglo XI afectó esta vida agricultora e introdujo cambios en la dieta irlandesa y a la postre en lo que hoy conocemos como gastronomía irlandesa.  Los anglonormandos no son otra cosa que los normandos que se quedaron a vivir en Inglaterra después de la conquista normanda liderada por Guillermo el Conquistador, gente proveniente de Normandía, región francesa.

Ellos trajeron las judías, el trigo, los guisantes y estos ingredientes se convirtieron pronto en ingredientes básicos de la gastronomía local que la gente de Irlanda aprovechó para cocinar platos mas elaborados. Las costumbres culinarias fueron cambiando y por lo menos la llamada alta cocina recibió mucha influencia francesa e italiana. La patata, reina absoluta de la gastronomía irlandesa, recién llega al país a fines del siglo XVI. Oriunda de América, allí conocida como papa, le bastaron 200 años para suplantar otros cultivos tradicionales como la popular avena. Rápidamente los irlandeses empezaron a alimentarse con mucha patata y eso aumento el índice de natalidad y la población, por primera vez en su historia, se expandió.

En 1840 comenzó la famosa Hambruna Irlandesa cuando una peste aniquiló los cultivos de patata. Los cultivos se arruinaron por dos años y mas de 1 millón de personas murió de hambre. 2 millones emigraron. Cuando la peste pasó la patata volvió a los campos y a la mesa de los irlandeses, empezaron a utilizarse químicos para evitar nuevas pestes y desde entonces los irlandeses son uno de los países que más patatas come.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?