Los trajes tradicionales holandeses

Las prendas de vestir y los trajes holandeses se originaron en el país, ahora conocido como los Países Bajos, formado por 14 provincias que tienen sus propios trajes tradicionales. El vestido más conocido y considerado nacional, tiene su origen en la provincia sureña de Volendam, siendo usado en la actualidad por las mujeres holandesas como reclamo turístico.

Los trajes tradicionales de esta zona del mundo se dividen en varios complementos y varias prendas de ropa que son fundamentales para completar al cien por cien el vestuario y que se pueda considerar que tienes el traje totalmente en condiciones.

El sombrero como ropa tradicional holandesa

Blusa Holandesa

En todos menos en una provincia, las señoras holandesas llevaban algún tipo de sombrero hecho de cualquier tipo de encaje o tejido rígido. Algunos de ellos, llevaban pequeñas tapas de encaje, unos pocos tenían revestimientos largos de encaje que bajaban pasados sus hombros, mientras que otros llevaban los tocados blancos más grandes. Algunas tapas atadas debajo de la barbilla, que evitaban su caída si hacía viento, y algunos no lo tenían.

Los hombres también usaban sombreros, aunque sobre todo cuando estaban al aire libre o en algún evento así. Algunos tenían sombreros de ala ancha, mientras que otros lucían el sombrero de un pescador tradicional o gorra plana.

La ropa de los niños refleja la ropa de los adultos de tal manera que había personas especializadas en hacer los mismos accesorios en tallas pequeñas únicamente para el uso de niños y niñas.

Blusas y/o camisas entre la ropa tradicional de Holanda

Sombrero típico holandés

La parte superior de la ropa de la mujer consistía en al menos dos capas. La primera capa siempre tenía mangas casquillo, manga hasta el codo o mangas, en general, hasta la muñeca de un color oscuro.

El nivel exterior de la mayoría de los vestidos estaba unido a la cintura de la falda, pero uno o dos tenían túnicas de colores que fueron usados en lugar de las faldas oscuras. Algunas mujeres, también, habían bordado chalecos ajustados.

Los hombres llevaban camisas holgadas, algunos blancos, algunos del color azul marino convencional con las filas dobles tradicionales de botones de latón hasta la parte delantera. Muchos hombres llevaban un chaleco o tirantes como accesorio.

Faldas y pantalones tradicionales de Holanda

Las mujeres holandesas tenían faldas modestas, por lo general en colores sombríos. Algunas fueron recogidas en la cintura mientras que otras, cuyo tamaño es hasta los tobillos, tenían pliegues.

Los hombres tenían pantalones oscuros, sueltos de tamaño hasta sus rodillas o los tobillos, los calcetines largos acompañan a los pantalones cortos . En la provincia de Twente, los hombres se pusieron abrigos negros, de gran longitud, con las mangas hasta las muñecas.

El calzado típico holandés, klompen

Sin tener en cuenta los pueblos y las ciudades, los holandeses llevaban los zapatos de cuero de estilo europeo, mientras que la gente del campo llevaba puesto los famosos zapatos de madera que ellos llaman klompen“, que también fueron usados en muchos países europeos como España, Bélgica y Alemania.

Tradicionalmente tallados a mano, de diseño simple y sin pintar, eran perfectos para las tierras bajas pantanosas generalizadas que formaban parte de los campos de los alrededores. Incluso hoy en día, son utilizados por los agricultores y otras personas que viven en las zonas húmedas rurales.

El secreto para el uso de la madera dura klompen, radica en los calcetines gruesos de lana que las mujeres holandesas saben cómo hacer, consiguiente un punto en el que consiguen mantener los pies calientes, secos y libres de roces.

Accesorios

Zuecos Holandeses

Los trajes tradicionales holandeses, no son muy amigos de tener una gran cantidad de accesorios que puedan eclipsar la belleza de sus prendas, la gran mayoría de ellas, hechas a mano y/o pasadas de generación en generación.

El accesorio más visible de esta ropa tradicional es la plataforma usada por la mayoría de las mujeres holandesas. Ya sea corta y con plantas o en el suelo de longitud y llano, en un color tenue o blanco, con o sin cordón, estos elementos definen a las mujeres holandesas y la provincia en la que vive, siendo un accesorio que motiva el conocimiento de las diferentes provincias.

Algunas mujeres llevaban unas bolsas de punto en la cintura, y algunas tenían chalecos cortos que se unían a la cintura. En algunas provincias, tanto hombres como mujeres llevaban tirantes. Para los ricos, diamantes, oro y plata habían estado disponibles en Ámsterdam desde el año 1500, y se intentaban combinar con los trajes tradicionales de tal manera que hiciese una pequeña distinción entre las distintas clases sociales.

Los trajes tradicionales holandeses siguen siendo muy respetados por la sociedad y siguen en uso, tanto en días nacionales como en fiestas tradicionales de las distintas provincias e, incluso, hay enlaces matrimoniales sobretodo en el entorno rural, donde muchas familias deciden casarse con el traje tradicional holandés como una señal de respeto al país y a las familias.

¿Quieres reservar una guía?

Un comentario

  1.   frada dijo

    grasia en ninguna parete lo encontyrva me salvaron la vbida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *