Mallos de Riglos

Los Mallos de Riglos son unas formaciones geológicas que nos vamos a encontrar en la provincia de Huesca. Un lugar único y emblemático que está formado por estas grandes formas rocosas y a sus pies, el pueblo de Riglos. Debido al proceso de erosión quedan a un lado de la montaña y en forma de paredes de piedra.

Unas paredes que tienen más de 200 metros de forma vertical. Cada una de estas paredes o de estos Mallos tiene su nombre propio y han sido objeto de los escaladores. Quienes ven en ellos una de las zonas perfectas para la práctica de este tipo de deportes. Pero no solo eso, sinos que nos dejan rincones impresionantes y rutas de senderismo a tener en cuenta. ¡Descubre todo lo que necesitas sobre los Mallos de Riglos.

Cómo llegar

Los Mallos de Riglos se encuentra en la provincia de Huesca, a unos 45 kilómetros al noroeste de la capital. Justamente, en las sierras que se denominan ‘Prepirineo’, por estar situadas más al sur. Además esta zona dispone de alturas menores a las que nos encontraremos en los propios Pirineos. Pero volviendo a los Mallos, tienes que tomar la carretera A-125 desde Huesca y dirección Pamplona. Cuando hayas pasado una localidad de nombre Ayerbe, fíjate bien porque pocos kilométros después, hay un desvío a la derecha que te lleva por una carretera muy estrecha. Será la carretera de entrada a Riglos.

Qué son los Mallos de Riglos

Como bien hemos indicado, se trata de unas formaciones de tipo rocoso. Todas ellas han sido el fruto de la erosión, ya que esta nos puede dejar una serie de formas únicas. Se formaron con sedimentos del Mioceno y gracias a los diferentes procesos geológicos, a través de los años, fueron haciendo que los Mallos tuvieran algunos techos, así como estrechamientos o simplemente fisuras que les otorgarían una gran belleza.

Debido a estos detalles, hay que decir que los Mallos de Riglos se dividen en tres grupos que los diferencia su tamaño. Pero es que además, cada uno de los mismos tiene su nombre propio. Es cierto que un lugar como este, no podía quedarse sin ellos. Entre los Mallos grandes nos encontraremos con: Firé o Mallo de las Diez, Pisón, Puro, Castilla, Volaos, Cuchillo, Frechín, Visera y Mallo del Agua. Para los pequeños, los nombres son Colorado, Chinchín, Herrera, Magdalena, Cored, Carilla, Aguja Roja, Gómez Laguna y Capaz. No podemos olvidarnos del Paredón de los Buitres, el Macizo d´os Fils, Peña Don Justo o Tornillo.

Ruta circular en los Mallos

Son varias las alternativas que tenemos en un lugar como este. Pero sin duda, una de las excursiones o rutas más conocidas es la circular. En un par de horas y media, tendrás hecho este recorrido que sale del mismo pueblo para volver al punto de inicio. Además, no tendrás ningún tipo de problema porque está perfectamente bien señalizada. Si llevas coche hasta Riglos, podrás aparcarlo en algunos de los puntos que hay en la entrada. También tienes párking en la parte central, muy cerca de donde está ubicada la oficina de turismo.

Justo desde allí, ya observarás cómo el letrero te indica que es tu punto de partida. Tomarás una calle en pendiente que te llevará hasta una plaza. Una vez en ella, tomarás el camino de la derecha que se le conoce como ‘Camino de Figonero’. Este camino te llevará hacia la Ermita de Santa Cruz. Cuando estamos ya más cerca de los Mallos, hay un sendero que va hacia la parte oeste, por donde se encuentra en Mallo Colorao. No te pierdas las vistas que vas dejando atrás, porque bien se merecen unas cuantas instantáneas.

Sin duda, los miradores serán grandes protagonistas en nuestro recorrido. Seguimos subiendo un poco más hasta encontrarnos con la llamada ‘Casa de pastores’. Aunque esta zona se le conoce como Campo Roseta y nos llevará hacia un nuevo mirador, el de Espinable. Desde aquí, el recorrido ya es descendiente. Verás cómo el Mallo Firé, te permite situarte en una zona más llana. Ahí hay un nuevo sendero y a la derecha, otro mirador que no podrás perderte. Pero debes volver al sendero, tomar hacia la izquierda y bajar hasta el pueblo. No tienes de qué preocuparte, porque todos los senderos están pintados de color, señalizados con carteles para no perderte nada.

Qué ver cerca de los Mallos de Riglos

Pues justo muy cerca de allí, nos encontraremos con ‘Murillo de Gállego’. Es otro de los pueblos de gran belleza que tiene a sus pies los Mallos, la Peña Rueba a su espalda y como no, está bañado por el río Gállego. Si te has quedado con ganas de más rutas o excursiones, en este lugar también dispones de ellas. Tanto el Rafting o Kayak como el Paintball y demás deportes de aventura, estarán a tu disposición y para todas las edades. Por eso, este lugar también es perfecto para ir acompañados de la familia y de los más pequeños. Claro está, el alojamiento más especial espera por ti en forma de casas rurales con spa. ¡Una zona para disfrutar del relax y de la aventura que te ofrece!.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar