Manuel Sosabravo, un universo de colores

Esta es una entrevista al destacado pintor cubano Manuel Alfredo Sosabravo, quien cumple 80 años de vida.

En 1950, Ud. asistió a una exposición de Wifredo Lam en el Parque Central de La Habana. ¿Cómo fue que el contacto temprano con la suerte de las artes visuales, y cómo influyó en la relación de amor que he mantenido con las artes en los últimos 60 años?

Siempre he tenido inquietudes artísticas, pero no sabía qué hacer con ellos. Pensé que podría convertirse en un músico. Cuando tenía 18 años, comencé a escuchar música clásica en la emisora CMBF. Acabo de llegar a ser un pianista y entró en una escuela de música para estudiar teoría musical. Yo estaba encima de mi clase a la hora de teoría, pero la última en términos de musicalidad. También escribió algunos cuentos que fueron publicados en las páginas literarias de diarios como Diario de la Marina. Sin embargo, pronto me di cuenta que no era mi línea de trabajo.

Seis décadas de leal devoción a las artes. ¿Su carrera siempre ha sido agradable o ha tenido alguna altas y bajas?

Ha sido muy agradable, era una meta que me propuse cuando tenía 20 años y seis décadas después, siento que he logrado.

Durante la inauguración de su exposición más reciente, el Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal, describió su trabajo como una eterna sonrisa. ¿Qué piensa usted al respecto?

Afortunadamente, soy muy optimista y que se refleja claramente en mi trabajo. Es una especie de natural. Incluso los temas más dramáticos han tenido un toque de humor. No es algo que aprendí, yo supongo que es sólo una parte de mí.

Se dice que todos los artistas siguen un ritual cuando dan a luz a un nuevo trabajo. ¿Tiene alguna?

Quiero dar un paseo a través de mi jardín. Eso me recuerda el campo y mi infancia. Esa pequeña porción de la naturaleza es casi parte de mi trabajo artístico. Antes de hacer cualquier cosa en mi estudio, me voy allí, tomar un paseo, y luego me pongo a trabajar. Cuando me canso, me voy a conseguir la regeneración espiritual, entonces sigo trabajando lleno de energía. Es como llenar el tanque del coche.

Usted tiene una gran colección de obras, pero ¿hay alguna pieza o una serie que tiene un amor especial ?

Son muchos, pero uno muy especial es el mural en la fachada del hotel Habana Libre, la primera que hice. Es diferente al resto porque no tenía ninguna experiencia previa.

Cuando usted trabaja visualiza la pieza en su mente en primer lugar, o lo hace surgir en el proceso?

Siempre tengo algunas ideas previas. A veces las frases o títulos de las películas me dan un punto de partida.

Si tuviera que elegir un momento especial en tu carrera, ¿cuál sería?

Cuando decidí ser pintor a la edad de 20.

Muchas críticas se refieren a la dinámica constante de su discurso estético y de los métodos pictóricos cada vez más osados. ¿Se considera usted un artista obstinado?

Yo no soy el tipo obsesivo, pero soy meticuloso a la hora de elaborar todos los detalles de mis trabajos.

Lo que llama la atención más: la astucia de cada detalle, o el asombro de la obra terminada?

Las dos cosas.

Háblenos de la fuerza misteriosa, como alguna prenda, que se une al color.

Ese es el resultado de la experiencia. En esa búsqueda constante a través de mi carrera, siempre he experimentado hasta lograr el color que desee.

¿Quiénes son sus artistas favoritos?

Cuando empecé a pintar, mis pintores favoritos eran Mariano, Víctor Manuel, y Portocarrero. De los pintores contemporáneos, admiro Fabelo. Cuando me enteré de artistas de todo el mundo, nunca dejé de tener gusto de los cubanos, pero he descubierto otros que se sentía como familiares, ya que había puntos de contacto en nuestro trabajo.

¿Cómo celebrar el nacimiento de sus nuevas creaciones?

Supongo que al igual que una mujer al dar a luz, aunque no con dolor, pero el placer en su lugar. Cuando termino yo siempre pienso que mi bebé está realmente hermosa.

Es evidente que usted es un artista intrépido que siempre está dispuesto a asumir nuevos riesgos, pero no importa las cosas nuevas que se puede encontrar en el camino, siempre mantener la constancia en su lenguaje estético. ¿Qué tan importante cree usted que debe mantener el mismo estilo ?

Todos los artistas tratan de identificarse con una forma de trabajar que se consigue mediante la asimilación y el rechazo de influencias hasta que encuentren su propio estilo. Siempre he creído que los pintores en la historia original sólo son hombres de las cavernas y en realidad no eran pintores, pero la gente tratando de reflejar su vida y los deseos.

Para muchas personas, Sosabravo: un país, un mundo, un universo. ¿Cómo es ese universo?

Es muy simple. Yo no soy complicada, aturdido cosas técnicas mí. Tal vez otras personas usan el ordenador para hacer algo de su trabajo, yo no sé cómo trabajar con un ordenador. Estoy muy primitiva. Es necesario disponer de tiempo y tranquilidad para hacer el trabajo que me hace sentir satisfecho.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*