Montañas y ríos de Marruecos

Marruecos, en el noroeste de África, es la puerta de entrada al continente africano para muchos europeos, ya que su belleza natural y la espectacularidad de algunas de sus ciudades y aldeas se han convertido en un punto de referencia para el turismo mundial.

En este artículo os hablaremos de la geografía de Marruecos, especialmente su orografía  con los principales ríos y montañas que pueblan esta increíble región de la costa africana.

Montaña en Marruecos

Geográficamente Marruecos tiene cuatro cordilleras:

  • el Rif,
  • el Atlas Medio,
  • el Gran Atlas y
  • el Antiatlas.

Su montaña más alta es el Toubkal, con más de 4.000 metros de altitud. Entre el Rif y el Atlas Medio está el valle del Sebú, uno de los valles más fértiles de Marruecos y uno de los centros de producción agrícola de la región.

Los ríos principales son: Sebú, Muluya, Oum Er-Rbia, Tensift, Sus y Draa.

Poco a poco te voy a ir revelando algunos secretos y maravillas de las montañas y ríos de Marruecos.

El Rif

Ciudad del Rif en Marruecos

Es una región en la que se combinan las montañas y las zonas verdes, con costa en el Mediterráneo. Tradicionalmente ha sido una zona aislada y desfavorecida. Sus habitantes son bereberes o amaziges, y árabes, de hecho muchos europeos Los europeos cuando visitan el Rif, se ven sorprendidos por el aspecto físico de sus habitantes, porque una gran proporción de ellos presenta un aspecto europeo, individuos de piel clara, ojos azules, grises o verdes y pelo rubio o pelirrojo. Administrativamente comprende seis provincias marroquíes: Alhuceima, Nador, Uchda, Driouch, Berkane y Taza y la ciudad española autónoma de Melilla.

Esta cadena montañosa no es excesivamente elevada, sus altitudes máximas apenas sobrepasan los 2.000 metros, su mayor cumbre es el Tidirhin que tiene 2.452 metros de altitud y está en la región de Retama.

Curiosamente las playas de la costa del Rif, al pie de las montañas, son las mejores de Marruecos, lo que las convierte en un importante atractivo turístico.

El Atlas Medio

Atlas Medio de Marruecos

Esta zona es conocida como la Suiza de Marruecos ya que en su cordillera hay algunas pequeñas ciudades de media altitud, de aspecto típicamente bereber. El Atlas Medio es el 18% de terreno montañoso de Marruecos, se extiende a lo largo de 350 km, entre el Rif y el Alto Atlas. Su extensión ocupa las provincias de Khénifra, Ifrane, Boulmane, Sefrou, El Hajeb, y parte de las provincias de Taza y de Beni Mellal.

En el Atlas Medio se encuentra el Parque Nacional de Tazekka, con paisajes de gargantas y grutas y el Parque Nacional de Ifrane, muy conocido por sus mariposas únicas, y el parque de Tazekka.

Sus montañas más altas son el jebel Bou Naceur de 3.356 metros, después el jebel Mouâsker con 3.277 metros, y el jebel Bou Iblane que mide 3.192 metros, cerca de Immouzer Marmoucha.

En sus montañas nacen los principales ríos de Marruecos, de los que te hablaré en un apartado posterior.

El Gran Atlas

El Gran Atlas, o Alto Atlas cuenta con las mayores altitudes de todo el norte de África, con la máxima cota en el monte Toubkal (4.167 metros). Esta impresionante subcordillera es una barrera meteorológica de Marruecos, separa las costas del mar Mediterráneo y del océano Atlántico del desierto del Sahara y, de hecho, es uno de los factores que provocan la sequedad de este desierto, lo que a su vez provoca cambios drásticos de temperatura en toda la cordillera. En las zonas más altas de las montañas la nieve cae con regularidad, lo que permite practicar deportes de invierno hasta bien entrada la primavera.

El Antiatlas o Pequeño Atlas

Antiatlas en Marruecos

El Antiatlas también conocido como Pequeño Atlas se extiende en Marruecos, desde el océano Atlántico en el suroeste, hacia el noreste, a la altura de Ouarzazate y más hacia el este a la ciudad de Tafilalt. En el sur, llega hasta las fronteras del Sáhara.

La cumbre más alta tiene 2.712 metros de altura es el Amalou n’Mansour, ubicado en el sureste de la ciudad de Iknioun, en el macizo de El Jbel Saghro o Jebel Saghro.

Abierto a los vientos cálidos y secos del Sahara, el Antiatlas conserva todavía valles y auténticos oasis bastante bien irrigados y cultivados, como el de Tafraoute, que provocan un importante contraste con el paisaje estepario y árido de las vertientes más expuestas.

La hidrografía de Marruecos

Río en Marruecos

Los ríos de Marruecos más importantes y más caudalosos desembocan tanto en la vertiente mediterránea como en la atlántica, y son:

  • Draa
  • Sus
  • Tensift,
  • Oum Er-Rbia,
  • Muluya
  • Sebú

El río Sebú, en el norte de Marruecos fluye hasta Fez y después hacia el oeste hasta el océano Atlántico. Tiene una longitud de 458 kilómetros y sus aguas convierten su cuenca en rica para el cultivo de aceitunas, arroz, trigo, remolacha y uva lo que la convierte en una de las regiones más fértiles del país. Sus afluentes más importantes son el Uarga, Baht e Inauen.

El río Muluya, otro de los importantes, tiene la mayor cuenca hidrográfica de Marruecos y de los ríos no saharianos de norte de África. Desemboca en el Mediterráneo, muy cerca de Argelia. Las islas Chafarinas están frente a la desembocadura en forma de delta de este río, a unas cuatro millas. La zona de la desembocadura y su conjunto de terrenos pantanosos son un importantísimo enclave de interés biológico, incluidos dentro de la lista internacional Ramsar de humedales.

Río en Marruecos

El nombre del río Oum Er-Rbia significa madre de la primavera, es el segundo río de Marruecos por longitud. Su abundante caudal ha hecho que en él se hayan construido una serie de presas, hasta ocho, lo que lo ha convertido en la piedra angular de la red hidroeléctrica y de riego de Marruecos, aunque aún no es autosuficiente.

El río Tensift nace en el Alto Atlas y desemboca en el océano Atlántico, entre Safi y Essaouira. Aunque recibe numerosos afluentes, su caudal es muy irregular, va casi seco en verano.

El Draa es el río más largo de Marruecos y de Argelia, mide unos 1.100 kilómetros. Nace en el Alto Atlas y desemboca en el océano Atlántico. Es un río con un caudal o un recorrido muy peculiar, porque las condiciones climáticas desde hace miles de años, han alterado su curso, de forma que en la actualidad sus aguas se filtran en las arenas del desierto pasado Mhamid y prosiguen su curso de forma subterránea, dirigiéndose durante más de 600 kilómetros hacia el Atlántico. Solo en años excepcionales de lluvia regresa a su antiguo lecho.

Por último te hablaré del río Sus que atraviesa una depresión en la región de Sus-Masa-Draa, a la que da nombre, y desemboca en el océano Atlántico. Lo más importante de este río es la riqueza biológica de su desembocadura.

¿Quieres reservar una guía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *