Muralla de Lugo

Muralla de Lugo cómo llegar

Cuando pensamos en esta ciudad, se nos viene a la mente la muralla que la rodea. Sin duda, la Muralla de Lugo es uno de los puntos clave. Por un lado porque es la que se encarga de rodear el casco histórico y por otro, porque gracias al tipo de construcción que ha sobrevivido a las diferentes épocas, se le ha denominado como Patrimonio de la Humanidad.

La antigua ciudad llamada “Lucus Augusti” fue fundada por Paulo Fabio Máximo. Para poder protegerla de futuras invasiones, creó una muralla que serviría tanto de defensa como de separación. Gracias a las diferentes puertas que tiene, va uniendo las partes de la ciudad. Es una de las mejores murallas romanas debido a su estado de conservación. ¿La has visitado ya?.

Historia de la Muralla de Lugo

Se dice que la construcción de la Muralla de Lugo se inició entre el siglo II y III. De este modo, se quería consolidar el imperio romano en estas tierras. Aunque en un primer momento se pensó que podía ser un elemento que impidiera el desarrollo del lugar, finalmente ha sido todo lo contrario. Ya en el siglo XVI se empezaron a construir algunas casas entre los huecos que iban dejando la separación de las torres. Poco a poco, se fueron abriendo puertas nuevas a su alrededor. De esta manera, la ciudad estaría más comunicada que nunca.

Murallas de Lugo

Los materiales que se usaron para poder construir la Muralla de Lugo fueron tanto el granito como la pizarra, reforzando así las partes exteriores. El interior era una mezcla de piedras y tierra. Las torres que la acompañan se levantaron con una forma semicircular. ¿Por qué motivo?, porque de este modo, no habría huecos o ángulos muertos. Aunque también podemos disfrutar de alguna en forma cuadrada. Las torres iniciales sumaban más de 85, pero hoy en día todavía se pueden divisar unas 70.

Torres de la muralla

Ya que las acabamos de mencionar, ahora les toca ser las protagonistas. Por un lado, nos encontramos con las torres. Una manera perfecta de poder divisar cualquier tipo de ataque. Hoy en día podrás darte una vuelta por ellas y revivir en tu imaginación cualquier otra época pasada. Debido a algunos restos, se pensaba que las torres podían tener dos pisos o alturas. De este modo, todavía serían más perfectas para evitar el acercamiento de los enemigos. Entre cada torre está la llamada “cortina”, que no es otra que la parte de muro que las une. Pueden tener una longitud de entre 7 hasta 13 metros. La altura de las torres parte desde los cinco metros.

Puertas de la Muralla Romana de Lugo

En un primer momento, la Muralla contaba con unas cinco puertas. Años más tarde, se abrieron otras cinco, debido a la expansión de la ciudad.

  • Porta Miñá: Es de origen romano y la que menos modificaciones ha sufrido. Su nombre se lo debe a da acceso al Río Miño.
  • Porta Falsa: También fue conocida como Puerta del Boquete. Otra de las originales romanas gracias a su tamaño. Era uno de los puntos de entrada desde el Cantábrico.
  • Puerta de San Pedro: Daba acceso al camino de Castilla. Cuenta con una bóveda de medio cañón y dos torreones.

Puerta San Pedro Muralla de Lugo

  • Porta Nova: Aunque la original fue derribada, se construyó otra en su lugar.
  • Porta de Santiago: También existía de la época romana, aunque fue modificada para que tuviera una anchura mayor. En un primer momento solamente podían atravesarla los canónigos que iban hacia sus huertos.
  • Puerta de San Fernando: Fue inaugurada por la reina Isabel II. Es uno de los accesos principales a la ciudad vieja y por ella circulan tanto peatones como vehículos.
  • Puerta del Obispo Izquierdo: También conocida como Puerta de la Cárcel.

Puertas de las murallas de Lugo

  • Porta da Estación: Cuando llegó el ferrocarril también había que dejarle el espacio suficiente. Se edificó esta puerta, más adelante se agrandó y finalmente se derribó y construyó una nueva.
  • Puerta del Obispo Aguirre: Para poder tener una comunicación más amplia con el seminario, se abrió esta puerta.
  •  Puerta del Obispo Odoario: Se dice que su construcción fue ilegal. Fue a raíz de las obras del Hospital de Santa María.

Paseo Muralla de Lugo

Adarve o Paseo de Ronda

La parte superior de las murallas también es otro de los puntos clave de la Muralla de Lugo. No hay día que no se vean personas caminando los más de dos kilómetros que posee y otras, haciendo un poco de deporte. A este lugar superior, se le llama Adarve o Paseo de Ronda. Antiguamente se podía acceder a él a través de unas escaleras dobles que eran móviles. Hoy en día, además de haber algunas escaleras, también son las rampas las que nos llevan a este lugar. Desde él, tendrás una nueva visión de la ciudad que, a buen seguro, te va a encantar.

Qué ver dentro de la Muralla Lucense

Ahora que ya conoces la historia de la Muralla de Lugo, así como sus torres y puertas, también debes descubrir todo lo que visitar en su interior. Un recorrido por sus calles te llegarán a varios lugares clave.

Catedral de Lugo

Sin duda, uno de los puntos clave. Te enamorará la combinación de estilos románicos, góticos y renacentistas que la componen. Se completa con un pórtico que data de principios del siglo XVI.

Catedral de Lugo

Palacio episcopal

Aunque parezca un poco sobrio, no te dejes engañar por ello. Junto con la catedral, le dan vida a una de las plazas más importantes del lugar. Hablamos de Santa María. Aunque el edificio era gótico, tuvo que ser restaurado tras sufrir un incendio en el siglo XVIII.

Convento San Francisco

Se encuentra en la Plaza Mayor. Cuenta con pinceladas góticas a la par que románicas. Todavía conserva buena parte de su belleza y sin duda, es otro de los puntos que no pueden faltar en tu viaje por la ciudad.

Plaza del Campo

Son varias las plazas que no poder dejar atrás. Desde Santa María hasta la Plaza Mayor y como no, la Plaza del Campo. Se dice que en este lugar se encontraba el Foro Romano. Cuenta con forma triangular y una fuente barroca en su parte central. Si quieres parar a tomar unas buenas tapas, aquí encontrarás las mejores.

Arde Lucus

Arde Lucus

A principios del verano tiene lugar uno de los momentos festivos que más atrapa a los turistas. El llamado Arde Lucus nos lleva al pasado. La época romana está más viva que nunca. Dentro de los muros de este lugar, se vuelve a las tradiciones más impactantes. La primera edición fue en el año 2001. En ella, se conmemora la fundación de la ciudad donde se revive su origen romano. Vestimentas típicas de la época, gladiadores, desfiles, bodas celtas y mucho más es lo que te podrás encontrar en esta fiesta, que cada año consigue reunir a más de un millón de personas. ¡Quizás seas tú una de ellas para la siguiente!.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Monumentos

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *