Nacimiento del río Cuervo

Nos vamos hasta Castilla la Mancha para poder disfrutar de la naturaleza en su plena esencia. En la serranía de Cuenca, el nacimiento del río Cuervo es uno de los destinos más hermosos que existen. Los saltos de agua van recorriendo las rocas, cubiertas por un manto verde de musgo.

Claro que no es tanta la belleza al describirlo que verlo en primera persona. Quizás por ello, el nacimiento del río Cuervo ha sido declarado como ‘Monumento Natural’. Gracias a su altura de unos 1400 metros, podrás deslumbrar toda su belleza así como un microclima que deja crecer diversas especies de flora. ¿Quieres conocer más a fondo este lugar?.

Cómo llegar al nacimiento del río Cuervo

El nacimiento del río Cuervo se ubica en Vega del Cordono, justo en la parte occidental de la Muela de San Felipe. Par poder situarnos todavía mejor, hay que decir que este lugar, está a unos 60 kilómetros de la conocida ‘Ciudad Encantada’ y a unos 85 kilómetros desde Cuenca. Desde ésta puedes tomar la CM-2104 o bien, la CM-2105 hasta Huélamo y luego la CM-2106 por donde pasarás Tragacete y en menos de un cuarto de hora ya estarás en el nacimiento.

Rutas o senderos en el nacimiento del río Cuervo

  • Sendero de la Turbera: En este caso, la ruta se inicia un poco antes de la zona del nacimiento en cuestión, unos 150 metros. En total esta ruta comprende 1500 metros. Se inicia y se termina en el aparcamiento del lugar. Recorre una turbera calcárea. Éstas se suelen crear cuando el material, de tipo orgánico, que se deposita es superior al descompuesto en una zona de lagunas.
  • Sendero del nacimiento del río Cuervo: En este caso estamos ante un kilómetro y medio de recorrido. Es circular y en él podrás ver el lugar de nacimiento así como las cascadas.
  • Sendero del pinar: Este último recorrido es un poco más largo. Cuenta con unos 11 kilómetros. Pero sin duda, es uno de los más impresionantes. Recorrerás el lugar entre unas vistas privilegiadas a la par que panorámicas. Donde el uso de la cámara es más que recomendado.

Además de estos senderos principales también existen otras alternativas. Se puede decir que hay una red de senderos y todos ellos bien señalizados. Eso sí, cada uno de ellos va variando su nivel de dificultad. Por lo que, en función de nuestras necesidades podremos elegir el que más nos guste.

Qué veremos en este monumento nacional

Como ya estamos comentando, la naturaleza es la que nos permite un recorrido perfecto. Además de los saltos de agua y cascadas varias, nos encontraremos con una abundante fauna. Las aves son las grandes protagonistas del lugar, entre ellas destacamos el gavilán o el águila, así como el mirlo acuático. No nos podemos olvidar de los mamíferos que también suelen acaparar un lugar como éste.

La ardilla roja o el gato montés también nos estarán esperando para saludarnos a cada paso. Hasta quizás, si nos fijamos bien, veremos especies de mariposas que están protegidas. Si hablamos de cascadas y ríos, está claro que también las truchas o los moluscos harán acto de presencia. La flora la protagonizan las especias de orquídeas, sin olvidar los bosques de acebo o los pinares.

Cuándo visitar el nacimiento del río Cuervo

La mejor época para poder visitarlo es el invierno así como la primavera. Porque será entonces cuando lleve más agua y el entorno parecerá de cuento. Eso sí, hay que ser precavidos y es que, se trata de una zona bastante fría. Por lo que si vas en época invernal, debes ir bien abrigado y con el calzado adecuado. La nieve y el hielo se apoderarán del lugar. Lo cierto es que se trata de una zona que se puede visitar en cualquier época del año. Aunque en los meses de calor, el agua será mucho menor y quizás, su belleza merme ligeramente. Pero sea cuando sea, no te va a defraudar.

Qué ver cerca del nacimiento del río Cuervo

Ya que estamos por la zona, no viene mal hacer más recorridos. Si la belleza de este lugar te ha cautivado, también lo harán sus alrededores. En la zona noreste de Cuenca podrás disfrutar de la ‘Serranía de Cuenca’. También es imprescindible ir a pie, para poder observar la belleza de la naturaleza. Si nos vamos al norte de Cuenca, nos encontraremos con ‘Poyatos’. Es una villa en la sierra de las Majadas, que cuenta con pinceladas de tipo medieval.

También en este lugar podrás subir a los miradores de las Majadas. También se trata de un parque natural con grandes vistas. A 45 kilómetros de la capital podremos ver el ‘Parque cinegético de el Hosquillo’. Aunque en este caso, tendrás que reservar las entradas previamente. También la norte, se encuentran las ‘ Torcas de Lagunaseca’. Formadas por materiales mesozoicos y que también es otra de las paradas de gran interés. No te puedes ir sin ver la ruta del cerro de San Felipe. Sí, más naturaleza que nos deja unos barrancos así como pinos y todo ello bañado por el río Júcar.

Dónde comer y dormir

Aunque la oferta quizás no sea muy amplia, sí que hay opciones especiales para poder degustar una suculenta comida y descansar en las casas rurales más próximas. Justo al lado del nacimiento ya tienes un restaurante. Sino, la opción más próxima puede ser a unos 10 kilómetros en Tragacete. Será aquí donde te encuentres con varios restaurantes, de precios diferentes. En Vega del Codorno podrás encontrar casas rurales para hospedarte. En algunas de ellas los precios parten de los 60 euros la noche para dos personas.

Datos a tener en cuenta

Finalmente os diremos que el nacimiento del río Cuervo no presenta demasiada dificultad. Es decir que podéis ir con niños porque ellos también estarán encantados. Desde el camino de entrada del nacimiento hay tan solo unos 400 metros hasta la zona de las cascadas. Esa parte es también perfecta para poder subir con sillas de ruedas. Los recorridos suelen ser de tipo circular y en una hora podrás hacer cualquier ruta.

Además, está todo vallado para que no haya ningún susto. La altitud máxima que nos encontraremos ronda los 1438 metros. Quien quiera unas vistas todavía más espectaculares, podréis acceder por unas escaleras. Pero lo cierto es que en ocasiones, pueden estar un poco resbaladizas. Por lo que la gente ya no se atreve a subir. Si quieres llegar hasta el mismo nacimiento, entonces debes pasar una zona de arboleda que también cuenta con escaleras. No te preocupes porque de nuevo las vallas te van a proteger Además, el acceso es libre, sin tener que pagar ningún tipo de entrada. ¿Cuándo nos vamos?

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Naturaleza

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*