Oporto en dos días

La segunda ciudad más importante de Portugal es ésta. Por eso, si quieres disfrutar de Oporto en dos días, te dejamos con los mejores pasos que debes dar. Porque aunque parezca poco tiempo, siempre es bueno organizarse y poder disfrutar al máximo de esos rincones imprescindibles.

Es una ciudad antigua, lo que significa que cuenta con grandes ofertas en forma de patrimonio histórico. Será él quien hoy nos ocupe y sin duda, será un recorrido mágico. Así que, si quieres disfrutar de Oporto en dos días, lo mejor será que apuntes estos lugares, para no perder ni un solo detalle.

Oporto en dos días, día 1

la Iglesia de los Clérigos

Pueden ser muchos los puntos de partida, pero una vez en Oporto, nos disponemos a disfrutar de la llamada Iglesia de los Clérigos. Se construyó en el siglo XVIII y sin duda, es uno de los grandes monumentos que tiene la ciudad. Su torre es la más alta, ya que cuenta con 76 metros y más de 200 escalones. Lo que hace que solo los valientes y los que no tienen miedo a las alturas, se atrevan a subir. Aunque es cierto que una vez arriba, obtendrás unas vistas más que impresionantes de toda la ciudad, por lo que es altamente recomendable hacer el esfuerzo. Entrar a la iglesia es gratuito, pero a la torre se cobrará 3 euros.

Libreria Lello e Irmao

Se le ha reconocido como la librería más bonita de toda Europa. Cuenta con un estilo neogótico y hace que una vez dentro, pasemos a otra época. Porque además, ha servido como escenario en el mundo del cine. Algunas secuencias en las películas de Harry Potter se rodaron allí. Así que, por esto, por su belleza y por todo lo que alberga, es otro de los puntos clave a tener en cuenta. La entrada son 3 euros, pero si compras algo allí, entonces no tendrás que abonar dicha cantidad.

Iglesia San Ildefonso

Una vez que estamos en Oporto, nada como tomar el tranvía. De este modo, podemos llegar a puntos muy especiales como la Iglesia de San Ildefonso. En este caso, su belleza y originalidad ya nos la encontraremos en su fachada. Puesto que es en ella donde encontraremos más de 11.000 azulejos que tienen escenas de la vida de San Ildefonso, así como alegorías de la Eucaristía.

Rúa Santa Catarina

Se trata de la zona comercial de Oporto. Así que, después de hacer un recorrido por librerías e iglesias, nada como darnos un capricho en cuanto a compras se refiere. Se trata de una zona peatonal donde también te encontrarás con diversas cafeterías y rincones de ocio. Allí no te puedes perder el ‘Café Majestic’. Un café de los años 20, que se convirtió en el rincón favorito de los ilustres de la época. En ocasiones hasta tendrás que esperar para poder entrar, porque es habitual verlo bastante lleno.

Plaza de la Libertad

Es una de las plazas más importantes, ya que comunica el Oporto más antiguo con el moderno. Está en pleno centro de la ciudad y allí verás la estatua de Pedro IV. Un monumento de más de diez metros de altura, realizado en bronce. Desde este punto también podrás ver la Avenida de los Aliados. En ella te encontrarás con edificios de tipo modernista.

Palacio de la bolsa

Ya la ruta para el primer día va alcanzando su punto máximo. Como bien decíamos, visitar Oporto en dos días era una gran tarea de organización. ¡Pero bien merece la pena!. En este caso, llegamos hasta el Palacio de la Bolsa. Está en el centro histórico. Cuenta con visitas guiadas, que harán muy amenos tus pasos. Recorrerás diferentes habitaciones, todas ellas con un gran valor y belleza.

Catedral de la Sé

Podemos hacer un ligero esfuerzo más y subir hasta la Catedral de Oporto. Está ubicada en la parte más alta de la ciudad. Justamente, en el Barrio de Batalha y ha sufrido numerosas reconstrucciones a lo largo de su historia. Cuenta con grandes columnas y un claustro del siglo XIV. La catedral tiene entrada gratuita, pero si quieres acceder al claustro, entonces pagarás 3 euros.

Recorriendo Oporto, día 2

El segundo día, va a tener un punto clave. Las bodegas del vino de Oporto, nos dejan también grandes recorridos donde poner a prueba nuestro paladar. ¡No podemos irnos de aquí sin probar sus vinos!.

Puente de Luis I

Es un puente que une Oporto con Vila Nova de Gaia. Se inauguró en el siglo XIX y desde luego, es otro de los puntos más emblemáticos de la ciudad. Cuenta con un gran arco de hierro y acoge a una gran cantidad de turistas que no quieren perderse un paseo por él. Desde su parte superior tendrás unas vistas increíbles al río Duero.

Bodegas de vino

Tras cruzar el puente mencionado, nos encontramos con Vila Nova de Gaia y sus famosas bodegas. El vino Oporto es uno de los más solicitados en todo el mundo. De ahí que sean varias las bodegas que ofrecen una degustación del mismo y que también podrás visitar en tu viaje. Se dice que el éxito de dicha bebida reside en que se le añade aguardiente para interrumpir la fermentación. Manteniendo la dulzura de las uvas y ese sabor tan especial. De entre todas las bodegas que te encontrarás serán: Bodega Ramos Pinto, Bodega Sandeman o Ferreira.

Museo del tranvía

Como todavía nos va a sobrar algo de tiempo, también podemos hacer una parada en el museo del tranvía. Su entrada son 8 euros y allí descubriremos todos los secretos del mismo. Hoy en día es solamente una atracción turística, pero tiene mucha más historia a su espalda, que solo descubrirás aquí.

Recorrido en barco

No podíamos irnos de la ciudad sin hacer un recorrido en barco. Se trata de un recorrido que te llevará por los seis puentes, cuya duración es de unos 50 minutos y su precio, de 12 euros. Tendrás que ir al Muelle de Ribeira y allí comprar los tickets. Hasta las 16:00 horas de la tarde, podrás disfrutar de un viaje como éste.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ciudades

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*