Parque Nacional Banff

En el otoño de 1833, tres trabajadores de la construcción de los Ferrocarriles del Pacífico de Canadá se toparon con una cueva que contenía aguas termales en las laderas orientales de las Montañas Rocosas de Alberta. A partir de ese humilde comienzo, nació el Parque Nacional Banff, el primer parque nacional de Canadá y el tercero del mundo.

Abarca 6640 kilómetros cuadrados de valles, montañas, glaciares, bosques, prados y ríos, lo cual lo hace uno de los principales destinos para los viajeros de todo el mundo.

Allí, en verano los días son soleados y cálidos, ideales para realizar actividades tales como el senderismo, ciclismo, camping y escaladas. En invierno, en cambio, el lugar se cubre de nieve, lo que permite realizar patinaje sobre hielo, esquí alpino y nórdico.

Los ecosistemas representados en este parque pueden dividirse en tres regiones: la montana, la subalpina y la alpina. La región montana se reduce a los fondos de valle de las zonas más bajas; aquí predominan los bosques de coníferas de especies como Pino Torcido y Pícea Blanca salpicados por algún pastizal. En la región subalpina también dominan los bosques de coníferas, aunque en este caso formados por píceas de Engelmann, abetos subalpinos y pinos torcidos. Por último, la región alpina está dominada por rocas y hielo, salvo en su parte más baja, donde se pueden encontrar zonas de arbustos y praderas alpinas con gran diversidad de flores.

La fauna que ofrece este lugar es muy variada, ya que existen multitudes de especies de peces, mamíferos, anfibios, reptiles y aves, aunque sin dudas, uno de los grandes atractivos de la zona son los osos negros, lobos, coyotes, alces, ciervos y cabras, entre otros.

En el parque existen un gran número de senderos y rutas señalizadas. El lago Louise es uno de los ambientes más visitados del sitio, ya que es el típico lago de montaña con los bosques rodeando sus orillas y con un glaciar en su cabecera.

El Parque Nacional de Banff ofrece múltiples actividades para realizar, dependiendo del clima y la estación del año que sea. Es posible pescar, andar en bicicleta, observar aves, realizar caminatas, practicar canotaje, acampar, tirarse en paracaídas, escalar, excursionar, montar a caballo, bucear, nadar, sacar fotos, esquiar, practicar snowboard, bucear bajo el hielo, patinar sobre hielo y escalar la cascada de hielo.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*