Pueblos bonitos de Alicante que tienes que visitar

Pueblos más bonitos de Alicante

Fotografía: Elite

La provincia de Alicante, la más sureña de la Comunidad Valenciana, no solo sigue atrayendo a numerosos visitantes anuales gracias a su buen clima y playas, sino también a unos pueblos que despliegan el encanto a veces histórico, otras mediterráneo, de una zona única. Ven con nosotros a descubrir estos siguientes pueblos bonitos de Alicante que tienes que visitar al menos una vez en la vida.

Altea

Altea en Alicante

De todos los pueblos bonitos de Alicante, Altea es sin duda el más bello de todos. Ubicado a pocos kilómetros de Benidorm, Altea se divide entre una ciudad nueva y los complejos turísticos de Altea Hills reservando para el final su mayor secreto: Altea la Vella, o el casco antiguo de un pueblo que se desparrama sobre una colina de callejuelas blancas, balcones floridos y viejos talleres de arte para conducirte hasta su iglesia y un mirador que ofrece algunas de las mejores vistas de la Costa Blanca. Cuna de pintores y artistas, Altea es un lugar bohemio donde su selección de establecimientos, mercados y restaurantes con encanto complementan una jornada perfecta entre sus rincones de cuento. Y si sobra tiempo, siempre puedes zambullirte en algunas de sus playas secretas como Cap Negret o la Olla.

Guadalest

Guadalest en Alicante

Si Altea es el pueblo más bonito de Alicante, Guadalest es el más pintoresco de todos. Considerado Conjunto de Interés Cultural desde 1974 e incluido dentro de la asociación de Los pueblos más bonitos de España, esta antigua villa de habitantes islámicos y reyes aragoneses reposa sobre un enorme peñón desde el que poder admirar todo el Valle de Guadalest, incluyendo su gran embalse. Una vez te sumerjas en el pueblecito podrás admirar los restos del antiguo castillo musulmán o asomarte a ese llamativo campanario encaramado en lo alto de una roca que simboliza la belleza de altura de un destino a pocos kilómetros de Benidorm.

Calpe

Calpe desde el Peñón de Ifach

A pesar del disfraz turístico que luce todos los veranos, Calpe se confirma como uno de los destinos más completos de toda la Costa Blanca. En primer lugar, por el componente histórico de Los Baños de la Reina, un antiguo balneario convertido hoy en pulmón cultural de la localidad. En segundo, por una naturaleza que explota en forma de playas de un azul intenso o, especialmente, un enorme Peñón de Ifach que invita a ser escalado entre gaviotas y vistas inmejorables como recompensa. Y en tercero, por esa reciente fiebre arquitectónica que han suscitado los diferentes edificios diseñados por el arquitecto Ricardo Bofill en los años 70, siendo la Muralla Roja el complejo que más instantáneas en Instagram se ha ganado gracias a sus colores y un diseño asimétrico que recuerda a las construcciones africanas.

Villena

Villena en Alicante

El interior de Alicante esconde numerosos pueblos y también castillos, atracción principal de lugares como Villena. El famoso Castillo de la Atalaya, construido por los musulmanes en algún momento antes del siglo XII gobierna un pueblo en el que perderse entre tapas, eventos culturales pero, especialmente, lugares de gran atractivo cultural. Desde la Iglesia de Santiago hasta el Palacio Municipal, Villena ofrece diferentes rincones con encanto, siendo su Museo Arqueológico el más especial al contener una réplica del conocido Tesoro de Villena, un conjunto de 59 piezas de oro, plata, hierro y ámbar que datan de la Edad de Bronce y fueron encontradas en una rambla cercana en 1963. Si os encontráis en Villena, no podéis dejar de visitar otros pueblos cercanos como Novelda, con su imponente Palacio de la Magdalena, o Sax, cuyo castillo nos traslada a los escenarios épicos de Juego de tronos.

Turballos

Pueblo de Turballos en Alicante

Hace unos años tuve la oportunidad de acudir a un retiro de yoga que se celebró en el considerado “mejor pueblo ecológico de Alicante”: Turballos, ubicado en el interior de la provincia no lejos de la localidad de Muro de Alcoy. Una villa sostenible fundada por el sacerdote Vicente, uno de los discípulos cristianos del mismísimo Gandhi e iniciador de un proyecto que invita a todos sus habitantes y visitantes a reciclar, compartir y mantener su economía de forma sostenible. Las forman desde su propio cultivo al intercambio de semillas o la aportación de quienes se acercan a su casa de invitados o participan en diferentes eventos de disciplinas naturales. Un pueblo de roca, almendros y frescor en plena sierra de Alcoy donde viajar en el tiempo y realizar una desconexión total del mundo. De todos los pueblos bonitos de Alicante, este es uno de los más recomendables, sin duda.

Pego

Pego en Alicante

Aunque no sea el motivo por el que Alicante sea más famoso, la Ruta de la Cereza es un pequeño tesoro cultural que surca la Vall de Gallinera, al norte de la provincia, desplegando diferentes pueblos y lugares de gran encanto. Uno de los más recomendables es Pego, localidad de influencias cristianas, románicas y musulmanas que hoy día eclosionan en forma de monumentos como su Castillo de Ambra, uno de los muchos de carácter islámico de la provincia, o un casco antiguo en el que aún pueden apreciarse los restos de la antigua muralla medieval del siglo XIV. En lo que respecta a su encanto natural, Pego ofrece proximidad a la conocida Marjal de Pego-Oliva, limítrofe con Valencia y zona acuática formada por dos ríos donde poder ser testigo de uno de los principales sustentos de este pueblo: el cultivo de arroz.

Agres

Pueblo de Agres en Alicante

Enclavado en plena Sierra de Mariola, un paraíso para los amantes del senderismo y las hierbas aromáticas, Agres es un pueblecito encantador en el norte de la provincia de Alicante y de curioso carácter religioso para cientos de peregrinos que cada año alcanzan su famosa Santuario de la Virgen del Castillo. Un lugar cuya posición elevada ha convertido la nieve en su principal atracción gracias al deshielo recogido por sus múltiples fuentes en las que tomar un sorbito durante vuestra visita al casco antiguo o la presencia de los famosos pozos de nieve, siendo la Cava Gran el más famoso de todos. Una atracción que contrasta con ese Alicante soleado y playero que marca tan solo el principio de una provincia llena de secretos y rincones mágicos.

¿Has visitado alguno de estos pueblos bonitos de Alicante?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*