Qué hacer en Benidorm

Qué hacer en Benidorm

Benidorm se ha convertido en la ‘Nueva York del Mediterráneo’. Así se le conoce a este lugar y es que nos deja un espectáculo de grandes edificios rodeados de playas y calas únicas, con un ambiente muy especial. Por eso, si estabas pensando qué hacer en Benidorm, tenemos grandes noticias para ti.

Porque son muchas las cosas que puedes hacer en este lugar. Además, dichos planes no solo son para la gente más joven sino que todos y cada uno de nosotros encontraremos lo que mejor se adapte a nuestras necesidades. Es un destino a tener en cuenta, así que si quieres aprovecharlo al máximo, te decimos cómo.

Qué hacer en Benidorm, disfrutar de las playas

Sin duda, cuando nos preguntamos qué ver en Benidorm, lo primero que se nos viene a la cabeza son sus playas. Kilómetros de arena y de aguas cristalinas es lo que nos puede brindar un entorno como este. Sin duda, una de las más conocidas es la ‘Playa de Levante’, que cuenta con más de dos kilómetros de longitud. Es perfecto para los más jóvenes, ya que se encontrarán con casi una fiesta continua. Aunque también para disfrutar de diferentes deportes acuáticos. Por otro lado, está la ‘Playa de Poniente’, que limita al norte con el puerto deportivo. Cuenta con unos 3 kilómetros de longitud y es más familiar que la anterior.

Paseo marítimo de Benidorm

La ‘Cala Mal Pas’ tiene 120 metros de largo y está protegida por rocas a ambos lados. Se trata de la zona que separa las playas anteriormente citadas. Es más tranquila, cuenta con duchas así como hamacas de alquiler. No nos podemos olvidar de la ‘Cala Almadrava’, que tiene 100 metros de longitud. Un lugar tranquilo al pie de Sierra Helada. La ‘Cala Tío Ximo’ se encuentra al pie de la colina y también hay que tomar la misma carretera que nos lleva a la anterior. Un lugar pequeño pero perfecto para poder recargar la energía.

Excursión a la isla de Benidorm

La llamada isla de Benidorm es un islote que se deja ver justo enfrente de la costa de este lugar. Se puede ver desde cualquier punto y sin duda, es uno de los grandes iconos de la zona. En la isla tan solo te encontrarás con un restaurante, pero es más que suficiente para darte la bienvenida. Lo más aconsejable es llegar en barco a la isla, ya que hay unos 4 kilómetros desde la costa de Benidorm. Una vez en la isla hay un camino para poder llegar a la cima de la misma. Está todo bien delimitado y siempre hay que respetar las indicaciones, ya que se trata de un parque protegido.

Isla de Benidorm

Visitar los parques con la familia

Aquí tenemos un par de opciones para toda la familia. Los parques de atracciones y acuáticos son de esos lugares imprescindibles. Por eso, a la pregunta de qué hacer en Benidorm, siempre tendremos una misma respuesta. Por un lado, está el parque acuático, ‘Acualandia’. Allí nos encontraremos atracciones para todos los gustos, donde tendremos a toda la familia bien entretenida. Claro que por otro lado, no podía faltar ‘Terra Mítica’. Otro de los parques temáticos, donde podremos disfrutar de las antiguas civilizaciones y muchas sorpresas más.

Mirador castillo de Benidorm

El mirador del castillo de Benidorm

Otro de los lugares más emblemáticos y con gran belleza es este rincón. El mirador del castillo de Benidorm se le conoce también como el ‘Balcón del Mediterráneo’. En la Edad Media era una zona estratégica y de defensa, donde se encontraba la fortaleza. Claro que tiempo después se fue abandonando hasta que se reconstruyó y se le ha dado una nueva vida, siendo un punto de reclamo para los turistas. Ya que deja unas vistas asombrosas, sobre todo cuando cae el atardecer.

Mirador de la cruz

Un paseo hasta el mirador de la Cruz

Seguimos con las vistas increíbles y que no podemos perdernos. Al final de la ‘Playa de Levante’, se sube por el Rincón de Loix. Lo puedes hacer tanto en coche como caminando si te apetece. Una vez en lo más alto te encontrarás con varias rutas así como senderos que te permiten disfrutar de los acantilados. Puedes aprovechar para llegar al Faro de Albir, donde verás una torre que data del siglo XVII. Al llegar al mirador, veremos cómo es la cruz quien protagoniza el lugar. La primera era de madera y se colocó en el año 1961, aunque 14 años después, un temporal la derribó y se volvió a colocar otra mucho más resistente.

Iglesia de San Jaime y Santa Ana

Conocer el casco antiguo

Porque no todo van a ser playas y miradores, sino que también debemos introducirnos en el casco antiguo y disfrutar de los recuerdos y de su historia. En general, es una zona con calles pequeñas y la gran mayoría, peatonales así como empedradas. Te encontrarás un sinfín de tiendas comerciales pero también de la zona de los pinchos y tapas, conocida como la zona de los vascos. En la zona de ‘El Callejón’, tendrás los mejores locales para disfrutar de una fiesta nocturna. A tu paso verás la iglesia de San Jaime y Santa Ana, del siglo XVIII. Seguro que tras todo este paseo, tendrás tiempo para saborear el típico arroz alicantino.

De compras en los mercadillos

Otro de los paseos y visitas que no debemos olvidar están por los mercadillos de la zona. Uno de los más visitados es el llamado ‘Mercadillo del Hotel Pueblo’, que está disponible de miércoles a domingo por la mañana. Claro que todos los días tendrás a tu disposición el ‘Mercadillo del Cisne’, junto a la Ermita de Sanz. El más popular a la par que antiguo es el ‘Mercadillo Foietes’, otro de los imprescindibles.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*