Qué ver en Astorga

Astorga es otra de las paradas fundamentales, no solo hacia el Camino de Santiago, sino por todo lo que esta ciudad nos muestra. Situada en la provincia de León, hace de núcleo entre las llamadas comarcas de la Maragatería. Un punto que todavía mantiene un gran patrimonio cultural.

Sus orígenes se remontan a un campamento romano allá por el I A.C. Poco a poco se fue desarrollando, siendo un gran núcleo de comunicaciones. A partir del siglo XI tomó un nuevo impulso, gracias al mencionado Camino de Santiago. Hoy también haremos un camino, pero por todos esos rincones que una ciudad como ésta nos permite disfrutar.

La Plaza Mayor y el Ayuntamiento de Astorga

Uno de los primeros puntos que debemos visitar es la Plaza Mayor. Una plaza que data del siglo XVIII pero hay que tener en cuenta que está levantada sobre los restos del que fuera el foro romano. También en esta plaza nos encontraremos importantes edificios como puede ser su ayuntamiento. Con un precioso estilo barroco, cuenta con dos altas torres así como un balcón. Está coronado con el reloj que marca las horas de la ciudad. Realmente se dice que la construcción del ayuntamiento comenzó allá por el 1683. Un tiempo después, se fueron añadiendo detalles como los balcones. Además, se pueden ver dos muñecos vestidos de Maragatos y los escudos de la ciudad.

La Catedral

Su origen es del 1069 pero unos 20 años después fue reconstruida. Hay que decir que hasta el siglo XVIII contó con diversas obras y ampliaciones. De ahí que tenga elementos tanto góticos como renacentistas e incluso barrocos. Cuenta con una planta de tipo rectangular con tres naves. A ambos lados de la fachada lleva unas torres impresionantes. Claro que en su interior, seguiremos admirando la belleza de un lugar así. Cuenta con varias capillas, aunque una de las principales es la que tiene a la imagen de la Virgen de la Majestad, que data del siglo XII.

Palacio Episcopal

En el año 1886 hubo un incendio en el que el antiguo Palacio Episcopal se quemó casi por completo. Así que, se encargó un nuevo proyecto que comenzó sus obras en el año 1889. Años más tarde sufrió numerosas reparaciones pero aún así, se ha convertido en otros los puntos imprescindibles para ver en Astorga. El Palacio está construido en granito, siguiendo con el estilo neogótico. Cuenta con una torre en cada uno de sus puntos, por lo que son cuatro las que pueden verse. Su entrada es un pórtico con tres arcos. Además, todavía pueden verse las figuras de tres ángeles, que fueron diseñados por Gaudí.

La muralla de Astorga

No podemos olvidarnos de dar un paseo por la zona de la muralla. Se dice que la ciudad tuvo un total de tres murallas. Claro que esto fue en diferentes momentos de su larga vida. La primera de ellas era defensiva y estaba protagonizada por un foso. Mientras que la segunda, situada sobre la primera, tenía dos torres. La tercera es la que todavía se mantiene en pie y que como decimos, podemos disfrutar de ella.

La Ruta Romana

Si queremos empaparnos realmente de toda la historia de la ciudad, entonces no podemos dejar de ver la llamada Ruta Romana. Sus primeras excavaciones tuvieron lugar en el año 1835. Desde finales del siglo XX han sido muchos los trabajos de este tipo que han llegado a descubrir todos los restos. Gracias a ello, hay un ruta que nos permite visitar los hallazgos bajo la ciudad de Astorga. Podrás ver las zonas termales, templos, foro o galerías.

Iglesia de San Bartolomé y Santa María

Es una de las más antiguas de la ciudad. Se inició en la época romántica, por lo que cuenta con numerosos detalles de la misma, pero no los únicos. Ya que tuvo reformas posteriores y de ellas, también obtuvo elementos de tipo barroco o góticos. En su interior nos podemos encontrar con imágenes como la Virgen del Rosario o la Virgen de las Angustias.

Por otro lado, la iglesia de Santa María está dedicada a la patrona de la ciudad. Se construyó en el 1741, pero no se levantó de la nada, sino que ya había una iglesia anterior. Sin duda, también merece mucho la pena, dejarnos caer por ella, porque te va a sorprender gratamente.

Los museos de Astorga

Por una lado, tenemos el museo romano. Que como bien hemos comentado antes, parece que todos los restos y hallazgos también se dejan ver en un lugar como éste. Una época que marcó claramente esta ciudad y que como tal, tenía que estar reflejada de varias maneras. Pero por otro lado, cuenta también con un museo mucho más dulce.

El museo del chocolate abrió sus puertas en el año 1994 para conmemorar la gran tradición que tiene Astorga por ese delicioso postre. Podrás ver los diferentes procesos de elaboración en sus cuatro salas. Podrás probarlo y como no, llevarte a casa un gran recuerdo que gustará a todos. El museo catedralicio también es otra de las joyas de un lugar como éste. En él, hay numerosas obras de arte que también te van a impresionar. Así que, tras una visita como ésta, no te puedes olvidar de los chocolates pero tampoco de las mantecadas que ponen la nota más dulce a nuestra ruta.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ciudades

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*