Qué ver en Budapest

Budapest es la capital de Hungría y una de las ciudades más pobladas de la zona de Europa central y oriental. Pero además de la población, hay que decir que muchos coinciden en que se trata de uno de los lugares más bonitos de toda Europa. Claro que si todavía no lo consideras así, solo tienes que descubrir lo siguiente.

Hoy vamos a descubrir qué ver en Budapest. Sitios únicos y lugares de entretenimiento y culto que no debemos perdernos cuando visitemos esta ciudad. Famosa por sus numerosos monumentos pero también por sus balnearios y sus rincones emblemáticos. Nos daremos una vuelta por todos ellos para poder disfrutarlos al máximo.

Qué ver en Budapest, los balnearios

Si buscas los mejores balnearios que puedas imaginar, entonces tienes que descubrirlos aquí. Una de las cosas qué ver en Budapest son ellos. Lugares de culto donde poder disfrutar de una estancia reconfortante. En ellos te podrás encontrar piscinas tanto de interior como de exterior. Además, tendrás varios tratamientos y saunas.

Uno de los más conocidos es el balneario Gellert. Lo podrás encontrar dentro del hotel que lleva el mismo nombre. También hay otro a tener en cuenta que es Széchenyi. También cuenta con baños de vapor así como diversas piscinas, sin olvidarnos del impresionante edificio de tipo neo-barroco que las rodea. Sin duda, una vez que pises Budapest, los balnearios se hacen más que protagonistas.

Parlamento de Budapest

Uno de los edificios más emblemáticos es el Parlamento de Budapest. Comenzó a construirse allá por el año 1884 y sin duda, es una de las obras más grandes de la época. En su interior alberga casi 700 habitaciones y tiene más de 268 metros de longitud. Aunque tenga esa amplitud de la que hablamos, es importante visitar sus zonas clave. La escalera principal, así como la sala de la cúpula y la antigua cámara alta. Puedes comprar las entradas vía internet, lo que siempre facilita las cosas. Su precio está alrededor de los 7 euros, aunque aquí haya que hablar de los florines húngaros que serán 2.000 Ft.

Castillo de Buda

Cuando pensamos qué ver en Budapest, el Castillo de Buda es otra de esas paradas más que obligadas. También se le conoce como Palacio Real, ya que fue la residencia de los reyes de Hungría. Hoy en día, en su interior nos podemos encontrar tanto una biblioteca como la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest. Como está situado en lo alto de una colina, las vistas desde allí también serán vitales para retratar. Puedes subir por las escaleras que están al lado del llamado Puente de las Cadenas o por una cuesta que se encuentra en la parte izquierda del funicular. Ésta es otra opción para los que no quieran subir caminando. Tomarás el funicular que cuesta unos 1200 florines y luego, podrás bajar caminando.

El Mirador Bastión de los Pescadores

También está situado en la colina de Buda, como el castillo anterior. Hicieron falta dos décadas para completar la construcción de este lugar. Un lugar compuesto por siete torres que rinden homenaje a las siete tribus que fueron fundadoras de Hungría. Desde este lugar podrás apreciar las maravillosas vistas, como la del Parlamento. Siempre se aconseja subir al atardecer para conseguir esas instantáneas más que impresionantes. Cerca también puedes hacer una nueva parada en tu camino para visitar la iglesia de Matías. Una de las más famosas de Budapest, de estilo neogótico.

Basílica San Esteban

Se puede decir de la Basílica San Esteban que es el edificio religioso más grande de toda Hungría. Su nombre se lo debe al primer rey de este lugar. Aquí se encuentra una gran reliquia que es la mano derecha del rey. Por unos 500 florines, podrás acceder a una de las torres. Pero no te preocupes si no quieres subir escaleras porque también podrás hacerlo a través del ascensor. Ni qué decir tiene que de nuevo las vistas te van a sorprender, y mucho.

Los puentes de Budapest

Aunque siempre hay alguno más conocido que otro, no queríamos dejar pasar la oportunidad para hablar de todos ellos. Sin duda, comenzaremos por el Puente de las Cadenas. Es el más antiguo y el que une dos ciudades. Aunque durante la Segunda Guerra Mundial los alemanes se encargaron de destruir todos y cada uno de los puentes. Por este motivo, el puente en sí es una reconstrucción del anterior. Otro es el Puente de la Libertad, donde el tráfico es bastante complicado, por lo que ya se piensa en hacerlo peatonal.

La Ópera

Se trata de un edificio neo-renacentista que se completó en el siglo XIX. Aquí tienes la opción de poder disfrutar de un espectáculo, tanto ópera como ballet, comprando de manera anticipada las entradas. Si optas por comprar una entrada lateral, te saldrá un poco más económico. Claro que si quieres disfrutar de una visita guiada, también podrás hacerlo. Durante una hora recorrerás todos los rincones de la Ópera de Budapest. Cuentas con visitas en español que suelen tener lugar sobre las 15:00 y 16:00 de la tarde.

Isla Margarita

Cuando hablamos de Isla Margarita lo hacemos de un gran parque público. Olvídate de los coches y del estrés en este lugar. Cuenta con jardines pero también con varias ruinas como una pequeña iglesia. Además disfrutarás de un zoo, mirador y hasta piscinas. Puedes llegar a este lugar tanto a pie como en bus. Aunque una vez en ella, es bastante grande para poder verla al completo. De ahí que puedas alquilar una bicicleta para recorrerla sin cansarte tanto o bien, en tren turístico. La primera opción te saldrá por 990 florines una hora y la segunda, 800 florines.

Monumento de los zapatos

En ocasiones, no todo lo encontraremos en los grandes edificios que bien se ven a simple vista. Si queremos saber qué ver en Budapest, no nos podemos olvidar de esos monumentos o recuerdos que tienen tras de sí historias sobrecogedoras. En esta ocasión, haremos una parada en el llamado monumento de los zapatos. Aunque también se le conoce como Monumento a la Memoria. Durante la Segunda Guerra Mundial, a los judíos se les ordenaba quitarse los zapatos antes de ser lanzados al mar. Así que esta obra de arte hace un recuerdo para todas esas personas.

Memento Park

Se trata de un parque que está situado a las afueras de Budapest. En él se han juntado las estatuas del régimen comunista que, en otro tiempo, decoraban la ciudad. Algunas de las estatuas fueron destruidas cuando el comunismo llegó a su fin, pero otras, las fueron almacenando en esta zona. Para llegar a este lugar tienes un bus directo que sale del centro de Budapest sobre las 11 de la mañana. Aunque si tomas el bus público, tardarás alrededor de 45 minutos en llegar, desde el centro. La entrada cuesta alrededor de 1.500 HUF.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar