Qué ver en Garganta la Olla

Garganta la Olla

Garganta la Olla es un pueblo de Cáceres que pertenece a la comarca de La Vera. Lo cierto es que cuando visitamos este lugar, nos damos cuenta de que el tiempo se ha parado y la naturaleza le sigue dando vida y belleza. La Sierra de Tormantos es la que acoge este lugar, rodeado de gargantas naturales así como de montañas.

Cuenta además, con un patrimonio muy bien conservado y una larga historia a sus espaldas. Así que, contamos con los puntos más esenciales para que se convierta en una de las grandes visitas a tener en cuenta. Desde sus leyendas, hasta el mejor patrimonio, rodeado todo de la naturaleza. ¿Qué más podemos pedir?.

Cómo llegar a Garganta la Olla

Para todo aquel que ya tenga curiosidad, pero que no haya estado nunca en este punto, le diremos que se ubica a unos 87 kilómetros de Cáceres, aproximadamente. Algunas de las localidades más cercanas a Garganta la Olla son Cuacos de Yuste que está tan solo a cuatro kilómetros o Jaraíz de la Vega que está a cinco kilómetros. A seis kilómetros nos encontramos con Piornal y a siete, Torremenga. Como vemos, está muy bien rodeada. Pero para llegar justo al punto que queremos, tendremos que tomar la carretera Ex-391 o bien, CC-17.4. Las dos opciones nos llevarán hasta este pueblo. Hay que recordar que las carreteras estarán compuestas por bastantes curvas.

Mirador de la Serrana

Justo a la entrada, nos vamos a encontrar con el ‘Mirador de la Serrana’. Uno de los puntos clave que ver en Garganta la Olla. Porque desde aquí, tendremos unas vistas panorámicas impresionantes de todo el lugar. Así que, ya te dejará una idea de lo que vas a encontrarte, mientras no pararás de hacerle fotos. En el mirador, nos encontramos con la estatua de una mujer. Erguida y con la mirada puesta en el pueblo. La leyenda dice que era una mujer que escapó por las montañas, huyendo de un matrimonio fallido. A partir de entonces, no pudo conocer el amor porque cada hombre que se le acercaba, no tenía un buen final. Ella misma, dolida por lo que le había ocurrido, se encargaba de ellos.

Un paseo por las calles de Garganta la Olla

Una vez que ya estamos en el pueblo, debemos olvidarnos del coche para comenzar nuestro recorrido a pie. Podrás disfrutar de sus calles estrechas y de esos edificios o casas que están en perfecto estado. Allí nos encontraremos con multitud de casas, con sus nombres y sus legados para que todo turista pueda admirar.

Barrio la Huerta

Una de las más importantes es la ‘Casa de las Postas’. Se construyó en el 1576 y fue una posada para todo aquel que llegaba de viaje. Además, cuenta con una mancha oscura en su fachada, que según dicen, se pone todavía más oscura cuando el tiempo va a empeorar. La calle más importante del lugar es la ‘Calle Chorrillo’. Pues en ella también nos vamos a encontrar con otra de las casas que debemos observar: ‘La Casa de las Muñecas’. En este caso, no tendremos ninguna duda, porque está pintada de color azul. Se usaba como prostíbulo allá por el siglo XVI. Aunque hay que decir que no era el único lugar destinado a ello, porque en el pueblo había un total de tres.

Calles Garganta la Olla

Un poco más adelante y antes de llegar a la ‘Plaza Mayor’, veremos la ‘Casa de Félix Mesón Gómez’. Pero además, todavía nos quedarán por visitar la ‘Casa de la Peña’ y las ‘Casas Gemelas’, entre otras. Después, como habíamos mencionado, llegaremos a la zona de la ‘Plaza Mayor’. Allí veremos el ayuntamiento, y aunque no es un lugar demasiado grande, tiene su encanto. En la denominada ‘Plaza 10 de Mayo’, nos vamos a encontrar con una casa parroquial que fue levantada en el siglo XVIII y otro de los burdeles de antaño que se le conoce como ‘Casa de las Mozas de la Fortuna’.

Ayuntamiento Garganta la Olla

Patrimonio religioso de Garganta la Olla

Por un lado, nos encontraremos con la iglesia parroquial de San Lorenzo. Este edificio es del siglo XVI y es una de las zonas más altas del pueblo. Por otro lado, está la ermita del Santísimo Cristo del Humilladero que es una sola nave y data del XVI. En su interior, podemos apreciar la belleza del altar que está completado por azulejos de Talavera. No nos podemos olvidar de otra de las ermitas que debemos tener en cuenta: la de San Martín.

Iglesias Garganta la Olla

Casa-museo de la Inquisición

Es otro de los lugares patrimonio cultural de esta zona. Muy cerca de la Plaza Mayor, en la calle Toril nos encontraremos con el museo. Quien cuenta con una fachada donde tampoco faltan las columnas y en su interior, nos encontraremos todo tipo de información sobre utensilios y tradición del pueblo. Un repaso por toda la historia del mismo, que no es poca. Además, podremos ver lo que era la zona del calabozo, así como de una cocina tradicional, en sus respectivas salas. Lo podrás visitar en horario de mañana y de tarde.

Piscinas naturales

Piscinas naturales

Ahora nos toca hablar un poco de su parte más natural. Está compuesta por varias gargantas como la Mayor, la de las Majadillas o la de la Piornala. Pues en la primera de ellas, en la Mayor, nos encontraremos con un lugar privilegiado. Lo podrás ver a los dos lados del puente de entrada. Allí la piscina natural, sus piedras y el estar rodeada de naturaleza, hacen de ella un lugar idóneo para pasar las tardes de verano. Todo ello nos deja a su paso, un sinfín de senderos y de rutas que podremos hacer, siempre y cuando nos informemos antes de todo ello. Un lugar con mucho encanto y con mucho qué ver y disfrutar.

Imagen ‘Mirador de la Serrana’: Flickr-Antonio José Lastres León

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*