Qué ver en las cataratas Victoria

En un lugar entre los países Zimbabue y Zambia, una caída de agua forma arco iris constituyendo uno de los espectáculos naturales más alucinantes no solo de África, sino también del mundo. Déjate salpicar por la vida que emanan las Cataratas Victoria a través de este recorrido apasionante. ¿Te vienes con nosotros?

Breve introducción a las Cataratas Victoria

África es un continente cuyas propuestas naturales lo convierten en uno de los más fascinantes del mundo. Un conjunto de países donde los safaris, los volcanes dormidos o sus selvas configuran un mosaico de experiencias único. Pero si existe un lugar a visitar al menos una vez en la vida, ese es sin duda las Cataratas Victoria, caída de agua de hasta 108 metros de alto y 1.7 kilómetros de ancho a modo de salto del río Zambeze tejido entre los países de Zimbabue y Zambia.

Una joya natural convertida en principal atracción durante un viaje a alguno de los dos anteriores países o los cercanos Botswana, Namibia o Sudáfrica, siendo este último en concreto el que mejor combinación de vuelos ofrece a la hora de desviarse hacia esta maravilla de agua y vida.

Descubiertas a Occidente por el explorador escocés David Livingstone, quien decidió bautizarlas en honor a la reina Victoria, las cataratas son llamadas localmente como Mosi-oa-Tunya, más conocidas como “el humo que truena”. Un lugar que tras ser declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1989 inició su proyección a un mapa turístico en el que las Cataratas Victoria también se consolidó como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo.

¿Te gustaría saber qué se siente cuando te acercas a esta lengua de agua gigantesca?

Visitando las Cataratas Victoria

Los puntos de partida a la hora de visitar las Cataratas son las ciudades de Victoria Falls, en Zimbabue, y Livingstone, capital de Zambia. Ambos lugares pueden ser perfectamente abordados como extensión durante un viaje a Sudáfrica, por ejemplo, o de forma concentrada durante una experiencia en el continente africano.

Dos lugares que se disputan cuál es el mejor a la hora de obtener las mejores panorámicas de las cascadas, Zambia está considerado como superior, ya que ofrece mejores vistas mientras el avistamiento desde Zimbabue es más difícil debido a la cantidad de nubes de vapor que se formna en los riscos colindantes. No obstante, ambos países son ideales para optar por un alojamiento en una de sus ciudades cercanas y decidir de qué forma quieres visitar las cascadas, ya sea en helicóptero o andando.

En caso de decidirte por esta última forma, atravesarás en coche los 20 kilómetros que separan Livingstone de las cataratas y caminarás hasta llegar a la conocida como “Piscinta del Diablo“, una piscina natural en la que poder bañarse cuando el caudal es menor, ya que en época de lluvi, se puede alcanzar fácilmente niveles de un metro en apenas unos minutos. La mejor forma de iniciarse en este paraíso al que podrás asomarte para contemplar el arco iris que hayas visto antes de deleitarte con las muchas actividades que giran en torno a las Cataratas Victoria.

Una de ellas es practicar bungee desde el conocido Puente de Hierro, suspendido a más de 100 metros sobre el río. Una forma diferente de experimentar el impacto de las cataratas por un precio módico, ya que si prefieres sobrevolar la caída del agua a bordo de una avioneta o helicóptero, el precio puede alcanzar hasta los 300 euros por un trayecto que supone cruzar de un lado a otro en cuestión de minutos. Después, nada mejor que tomar una cerveza en uno de los bares asomados al cauce antes de probar a hacer fotos desde los 16 miradores que se dan cita en el abismo.

También existe la posibilidad de atravesar el mencionado puente que une Zambia y Zimbabue, pero para poder hacerlo necesitarás tener el visado múltiple. Ideal si quieres experimentar el contraste entre ambos países definidos por las perspectivas de la catarata.

Pero si existe una atracción que debes experimentar cuando visitas las Cataratas Victoria ese es, sin duda, la posibilidad de realizar un crucero por el río Zambeze, especialmente al atardecer. Ideal para disfrutar del potencial natural de las caídas de agua, el crucero cuesta unos 60 dólares pero merece la pena cuando se trata de avistar rinocerontes o cebras asomadas al caudal para beber.

A la hora de elegir la mejor época para viajar a las Cataratas Victoria siempre es bueno saber que la época de lluvias tiene lugar de diciembre a abril. Durante este período el caudal del río Zambeze es mucho más alto, por lo que bañarse en La Piscina del Diablo es imposible y el propio desbordamiento provoca tales nubes de vapor que es aún más complicado contemplar con claridad este espectáculo natural. Por ese motivo, nosotros os recomendamos visitar las cataratas en junio o julio, ya que durante la época seca que tiene lugar de agosto a noviembre el caudal puede verse reducido. No obstante, y a pesar de las particularidades, cualquier época es buena para visitar las Cataratas Victoria.

Disfruta de un día en el paraíso y deleítate con la posibilidad de explorar el encanto de ciudades como Livingstone o incluso reservar una noche para hospedarte en uno de los muchos hoteles de la zona. ¿Imaginas escuchar el sonido de las cataratas por la noche antes de dormir? Sí, es posible.

Las Cataratas Victoria componen uno de los grandes deleites naturales de África y se convierte en la mejor forma de enlazar con otras atracciones de la mitad sur del continente. Aprovecha y enlaza con el Parque Nacional de Chobe, el lugar que aglutina el mayor número de elefantes del mundo en Botswana, prosigue hasta el Delta del Okavango y sus leones nadadores o continúa hasta Namibia, ese país donde el Namib Desert conforma un paraje único.

Sino, siempre podrás aprovechar para descubrir mejor Sudáfrica, ese país donde parques como el Kruger y sus Big Five se convierte en la mejor forma de enlazar con las Cataratas Victoria a fin de experimentar el viaje de tu vida.

¿Te gustaría visitar las Cataratas Victoria?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*