Qué ver en Niebla, Huelva

Hoy nos vamos hasta Niebla, que es un municipio de Huelva y que se encuentra sobre una colina. Bañado por el río Tinto, es una de las zonas más importantes de Andalucía. En ella nos encontraremos la base de distintos pueblos así como culturas, que han dejado buena prueba histórica de ello.

Su origen se remonta a la Edad de Hierro. En este rincón nos vamos a encontrar con un conjunto monumental muy especial y que nos llevará a viajar en el tiempo. No te pierdas este viaje lleno de culturas y de restos que bien merecen la pena que les prestemos total atención.

Cómo llegar a Niebla

Como bien hemos comentado, Niebla se encuentra en Huelva. Para poder ser más concretos, puedes ir por la carretera nacional que es la que une Hueva y Sevilla. Aunque también cuenta con varios accesos desde la autopista A-49 también conocida como Autopista del Quinto Centenario. Desde Hueva serán unos 30 kilómetros, aproximadamente. Desde Badajoz el tramo será de 269 kilómetros, por lo tanto casi tres horas. Desde Sevilla son 69 kilómetros, lo que viene a traducirse como una hora de viaje, aproximadamente.

Las murallas de Niebla, Huelva

Siempre que nos encontramos con un recinto amurallado de este tipo, nos recuerda a esas leyendas y a ese retroceso en el tiempo. Pues aquí no iba a ser menos. La ciudad se levanta dentro de unas murallas que todavía se conservan. Bien es cierto que si nos fijamos, hay zonas de la misma que tienen un tono diferente. Esto es porque con el paso del tiempo se va deteriorando y hay que intentar reconstruirlas para que sigan siendo protagonistas.

Son más de dos kilómetros los que puedes seguir para ver toda la muralla. Dicha muralla es de origen tartésico y se trata de uno de los recintos más grandes y mejor conservados. A lo largo de esta zona, nos encontraremos con varias torres que la acompañan. En total son 43 torres, de las que siempre ha destacado la que se hace llamar ‘Torre del Oro’. Para poder entrar en la muralla, tendrás cinco puertas: La del Buey, Socorro, Sevilla, Agua y Embarcadero.

Restos de la época prehistórica, los dólmenes

Una vez que ya hemos visto la parte de la muralla, nos adentramos en su historia. Sin duda, será el punto de partida de la misma. Los dólmenes están muy cerca de Niebla, en el Soto. Pero además, también hay restos del neolítico en Bermejales. Los restos de tipo romanos, no siempre están al alcance de nuestra vista. Pero se dejarán ver en los suelos, así como en el acueducto y las termas. Todo ello son las mejores huellas que nos dejan. Sin olvidarnos del puente romano que también es otro de los puntos clave.

Castillo de Niebla

Se le conoce como Castillo de Niebla o de los Guzmanes. Aunque es de origen romano también cuenta con elementos árabes. Pero no es algo que nos extrañe ya que tanto los visigodos como los árabes y los cristianos que pasaron por él, le dieron alguna que otra reforma. De ahí que todavía queden restos de los mismos. Hoy, puedes visitarlo y disfrutarás de varias salas donde se recrean cada una de sus épocas. En la parte baja del mismo, se pueden ver máquinas de tortura y su subimos a sus torreones, unas magníficas vistas. Su horario es de mañana hasta las 15:00 h. y tiene un precio de 4,50 euros.

Iglesia de Santa María de la Granada

En este caso, nos encontramos con un templo católico, declarado como ‘Monumento histórico-artístico’. Se levantó sobre la mezquita, que se destruyó sobre el siglo XVI. A partir de aquí, se construyeron tres naves, donde predominaba el estilo mudéjar. Lo cierto es que dentro de esta iglesia todavía se conservan elementos muy importantes a lo largo de la historia como una silla episcopal que pertenece a la época visigoda.

Iglesia de San Martín

No nos podíamos olvidar de la iglesia de San Martín. Está ubicada junto a la puerta del Socorro y su construcción fue en el siglo XIII. Está formada por tres naves, mientras que la portada es el forma de herradura. Aprovechando esto, hicieron que se abriera para dar paso a una calle. Hoy en día podemos ver el ábside y la puerta de estilo mudéjar. Esta iglesia está justo al lado de la ‘Capilla del Señor de la Columna’. Este nombre viene dado a un Cristo que está atado a una columna.

Puente romano

Lo hemos mencionado, pero bien se merece un apartado. Se trata de uno de los legados que mejor conservados están. Por este motivo, se convierte en el centro de cada visita. Bajo él, pasa el conocido como río Tinto. Un nombre que le viene dado por su color, teñido debido a la acidez de sus aguas. Volviendo al puente, hay que destacar que fue reformado en el 1936. Aunque todavía sigue conservando los elementos básicos de su época, como los arcos de medio punto, que se combinan con estructuras de años posteriores. Como vemos, Niebla es el conjunto histórico perfecto para ser visitado. La unión de varias civilizaciones que han dejado sus huellas.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Destinos

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*