Qué ver en Ronda: folclore, duende y puentes épicos

Hace unas semanas tuve la suerte de recorrer los secretos y encantos de una de las ciudades más bonitas no solo de Andalucía, sino de España. Y es que la malagueña Ronda despliega un sinfín de atracciones turísticas que giran en torno a un Puente Nuevo convertido en icono de este lugar digno de cuento marcado por sus tapas, sus restos musulmanes o un duende que salta de balcón en balcón. ¿Te vienes a descubrir todo lo que hay que ver en Ronda?

Ronda: crisol de culturas

La posición de Ronda desvela una ciudad producto de una historia rica en matices e influencias. Ya su primer nombre, Arunda, aportado por los celtas que llegaron hasta este lugar en el siglo VI a.C., dan indicios de sus cimientos históricos, si bien las pinturas rupestres halladas en la recomendable Cueva de la Pileta dan indicios de unos moradores aún más antiguos.

La antigua Arunda, visitada también por los fenicios años después, recibió el nombre de Runda por los griegos que se instalaron en ella. No obstante, como ciudad oficial nació tras la Segunda Guerra Púnica tras servir como base del ejército del general romano Escipión en su intento por conquistar a los cartagineses. Fue entonces cuando, tras la construcción del castillo de Laurus, la ciudad pasó a ser considerada romano hasta el fin del Imperio, pasando a formar parte poco después de los suevos y los bizantinos.

En el año 713, dos años después de la invasión musulmana en la península, Ronda se convierte en sede del jefe Zaide Ben Kesadi El Sebseki, pasando a convertirse en Izn-Ran Onda (La ciudad del castillo). Tras la desintegración del califato de Córdoba pasa a convertirse en la Taifa de Ronda, nombre que mantiene hasta un 22 de mayo de 1485 en el que el rey Fernando el Católico toma la misma convirtiéndola en el boceto definitivo de la ciudad que hoy todos conocemos.

Qué ver en Ronda

Puente Nuevo

El Tajo de Ronda es una garganta de 100 metros de profundidad formada por la presencia del río Guadalevín, dividiendo en dos partes la ciudad de Ronda. Un espectáculo natural que en el siglo XVIII requirió de la construcción de un gigantesco puente que tardó más de cuarenta años en ser erigido. El resultado es un Puente Nuevo convertido en el emblema por antonomasia de la ciudad Ronda y atracción turística en torno a la cual giran todas las miradas. Desde las vistas que ofrece el vulgarmente conocido como “Balcón del Coño” hasta los numerosos atajos que conducen a los diferentes miradores de esta obra arquitectónica, el Puente Nuevo rezuma historia y majestuosidad por los cuatro costados.

Plaza de toros de Ronda

En 1572, Felipe II fundó la Real Maestranza de Caballería de Ronda, un espacio reservado a las artes defensivas que incluían numerosos ejercicios ecuestres y actividades relacionadas con los toros. Fue así como en 1785 nació la considerada como plaza de toros más antigua de España, lugar de lucimiento de dinastías taurinas como los Romero o toreros como Cayetano Ordóñez y su hijo, Antonio Ordóñez. A su vez, su condición de icono de la tauromaquia atrajo a numerosos pensadores y escritores como Orson Welles o Ernest Hemingway. Un obligado a visitar no lejos del Puente Nuevo.

Museo Lara

Situado en la parte antigua de Ronda, en la misma Casa-palacio de los Condes de la Conquista de las Islas Batanes, el Museo Lara fue el primer museo de carácter privado de Andalucía y un curioso lugar donde reposan reliquias que van desde relicarios de brujería hasta instrumentos de la tortura de la Inquisición pasando por colecciones de armas. En total, alberga un total de 2000 piezas y obras divididas en siete salas temáticas: sala de armas, sala de relojes, coleccionismo, sala romántica, sala científica, artes populares y sala arqueológica

Casa del Rey Moro

No lejos del Puente Nuevo, y sin movernos de los contornos que dibuja el río, se despliega la majestuosa Casa del Rey Moro, un complejo de jardines exóticos y un palacio musulmán que se asoma al Tajo de Ronda desde la Cuesta de Santo Domingo. Si bien la nave principal no puedo visitarse, sí se permite un recorrido por sus zonas verdes y el descenso a una antigua mina adherida al edificio donde, a través de unas escaleras de 60 metros, se puede descender hasta la misma orilla del río. Una obra de ingeniería construida para extraer agua del Guadalevín desde las alturas que se convierte en una de las grandes atracciones que ver en Ronda.

Puente Viejo

Si continuáis descendiendo por la Cuesta de Santo Domingo desde la Casa del Rey Moro os encontraréis con el conocido como Puente Viejo (desde la construcción del Puente Nuevo, claro). Una joya arquitectónica cuyo origen aún es difuso para los expertos, existiendo teorías de que fue construido por los romanos mientras otros sostienen un origen musulmán. En todo caso, este Puente Viejo asomado al río Guadalevín a 30 metros de altura y antiguo conector del barrio del Mercadillo con la ciudad vieja se convierte en el perfecto mirador desde el que contemplar la majestuosidad de la ciudad de Ronda antes de perderse por calles de casas blancas y maceteros de geranios.

Ronda es una ciudad muy completa donde, además de las atracciones sugeridas, también encontramos otros muchos rincones de interés y perfectos pasatiempos para disfrutar de su gastronomía y de su cultura a través de sus calles.

Además, Ronda se convierte en el perfecto punto de partida a la hora de descubrir otros lugares del municipio como la famosa Cueva de el Gato, donde podréis disfrutar de un baño en sus piscinas naturales o una inmersión en la naturaleza de la imponente Sierra de Grazalema.

Los amantes de la historia podréis perderos por las pinturas rupestres de la Cueva de la Pileta mientras que aquellos que busquen pasear por otros pueblos típicos con encanto encontrarán, ya en territorio gaditano, el pintoresco Setenil de las Bodegas, literalmente tallado en enormes rocas, o Zahara de la Sierra, cuyo imponente castillo gobierna un pueblecito y embalses dignos de cuento.

¿Sabías que había tanto que ver en Ronda?

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Destinos, General, Turismo

Escritor de viajes y literatura, colaborador en diversos medios y creador del blog El Escritorio Viajero, donde abordo lugares y libros exóticos como fuente de inspiración, arte o creatividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*