Qué ver en Salamanca

Qué ver en Salamanca es una de esas preguntas que cuentan con varias respuestas. Todas ellas te van a parecer de lo más interesantes e importantes. Por eso, hemos hecho una selección de todos esos puntos clave para ver en una ciudad como ésta. Situada en plena Meseta Norte, en Castilla y León, nos encontramos con su majestuosidad.

Los primero pobladores datan de la Edad de Hierro, por lo que un lugar como éste ha contado con diferentes pueblos y asentamientos que le dan dado un gran patrimonio. Acompáñanos a uno de los recorridos más impresionantes y lleno de historias que no podrás perderte.

Ciudad vieja de Salamanca

Ese punto histórico con el que cuentan la gran mayoría de las ciudades es siempre uno de los lugares más clásicos y perfectos para visitar. Además, en este caso, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. Desde que se asentaron los primeros pobladores en la ribera del Tormes, Salamanca ha visto cómo los diversos pueblos pasaban por ella. Desde los vacceos hasta los musulmanes, la ciudad ha ido tomando de todos ellos, partes importantes.

La Plaza Mayor

Se ha convertido en uno de los centros de ocio de la ciudad. Ya que hoy en día alberga numerosos restaurantes y es el punto de encuentro de todos los turistas. Fue construida entre el 1729 y el 1756. Su estilo es barroco, aunque a comienzos del XIX sufrió algunas remodelaciones. Allí nos encontraremos con el ayuntamiento así como el Pabellón Real o el de San Martín, van cerrando este lugar que no se trata de un cuadrado perfecto sino que es bastante irregular. Sin contar con los soportales la Plaza Mayor tiene una superficie de 6400 metros cuadrados.

Universidad de Salamanca

Cuando nos preguntamos qué ver en Salamanca, tenemos claro que el punto central de la cultura es uno de los grandes básicos. De ahí que la Universidad de Salamanca sea otra de las visitas a tener en cuenta. Su origen se remonta al siglo XII y fue la primera de Europa en contar con una biblioteca pública. Además, es la más antigua de España, acogiendo a grandes nombres como Góngora, Hernán Cortés o Calderón de la Barca, entre otros. Si la visitas también podrás ver las Escuelas Mayores, Menores y el Rectorado. Todos estos edificios se van situando en el Patio de Escuelas que es una plazoleta.

Dentro de los llamados edificios universitarios, no podemos pasar de largo sin descubrir la Casa Museo Unamuno, del siglo XVIII. Se encuentra en el centro de la ciudad y era la antigua Casa Rectoral. Lugar donde vivió Unamuno cuando fue rector de la universidad. Ahora está convertida en un museo. Por otro lado, el Colegio Mayor de Santiago el Zebedeo se fundó en el siglo XVI  por el arzobispo de Santiago de Compostela. El Colegio San Ambrosio hoy en día es el Archivo General de la Guerra Civil Española.

Casa de las Conchas

Su construcción fue a finales del siglo XV. Cuenta con un estilo gótico tardío y recibe este nombre porque su fachada está totalmente cubierta por conchas de vieiras. Se trata de un palacio de la nobleza cortesana del siglo XVI. Aunque es cierto que ha sufrido numerosas modificaciones, sigue conservando ese aire tan original y clásico. Hoy en día tiene en su interior una biblioteca pública.

Casas palaciegas

Ya que hemos mencionado una de las casas más importantes de Salamanca, el resto no se pueden quedar en un segundo plano. Por ello, debemos tener en cuenta la Casa de Don Diego Maldonado que en este caso, es un palacio del siglo XVI. La Casa de Doña María la Brava es otro edificio gótico que refleja las mansiones de la época. Mientras que la Casa Lis es ya un palacete de tipo modernista que data del 1905. La Casa de las Muertes cuenta con calaveras en la parte de la fachada. Se decía que una maldición habitaba la casa,  ya que se encontró una mujer muerta en ella y nadie sabía lo que le había ocurrido. Por este motivo, toda persona que viviera en ella, terminaría de la misma manera.

Las catedrales de Salamanca

La catedral vieja

Es también conocida como la Catedral de Santa María. Se comenzó a construir a principios del siglo XII. Cuenta con el estilo gótico así como románico. En la Edad Media se pensó en derribarla, ya que la construcción de una nueva ocuparía su lugar. Por suerte no fue así y hoy en día podemos admirar su gran belleza.

La catedral nueva

Se construyó entre los siglos XVI y XVIII, por lo que se ha mezclado en ella los estilos tanto gótico como barroco o renacentista. Se trata de la segunda catedral más grande de España. Cuenta con un campanario que tiene unos 93 metros de altura, aproximadamente. Cuenta con numerosas capillas y altares laterales.

Huerto de Calixto y Melibea

Se trata de un jardín de más de 2500 metros cuadrados. Está en la zona antigua de la ciudad. Recibe este nombre porque fue el lugar elegido por Fernando de Rojas para recrear la historia de estos dos amantes. Podrás pasear por él a los pies del río Tormes y que se inauguró en los años 80.

Puente romano

Este puente cruza el río Tormes y también se le ha dado el nombre de Puente Mayor. Debido a diversos motivos como una riada, mucho tráfico o el paso del tiempo, ha sufrido remodelaciones. Pero aún así sigue siendo uno de los símbolos de la ciudad, en él se puede ver el escudo de la misma. De los 26 arcos que tiene tan solo unos 15 son los que se corresponden con la época romana. Es otro de los monumentos más característicos que puedes disfrutar en este lugar.

La Clerecía

Es el nombre del antiguo Colegio del Espíritu Santo que se construyó en el siglo XVII y XVIII, con estilo barroco. En él podemos ver la parte del colegio, así como un claustro y la iglesia. Esta última tiene una fachada de lo más asombrosa, con tres cuerpos. Otra de las visitas casi obligadas de esta ciudad.

Convento de San Esteban

Este convento lo podrás ver en la Plaza del Concilio de Trento. Fueron los dominicos quienes se establecieron en Salamanca y levantaron obras como ésta durante la edad media. De él se dice que hasta fue el mismo Colón quien estuvo alojado en este lugar. En su fachada tiene la puerta de la iglesia, de origen plateresco, así como el pórtico del convento.

Pero es cierto que cuando hablamos de conventos, también debemos mencionar a otros muchos como el Convento de las Agustina que fue pintado por José de Ribera. Por otro lado está el Convento de las Dueñas del siglo XV, Convento de las Isabeles así como el Convento de San Antonio El Real que data del 1736 y cuenta con estilo barroco, o el Convento de la Anunciación que se fundó en el 1512.

Cueva de Salamanca

Se encuentra en la llamada cuesta de Carvajal y se dice, a modo de leyenda, que en ella daba clases el mismísimo diablo. Aunque en realidad es una de las partes de la sancristía de una iglesia ya desaparecida, San Cebrián. Durante siete años y a siete alumnos, Lucifer impartía clases. Al final de las mismas, uno de ellos tenía que quedar a su servicio. Así que, fue el Marqués de Villena quien quedó atrapado para este fin. Pero la leyenda dice que logró escapar tras esconderse en una tinaja. Lucifer corrió tras él, dejando la puerta abierta, por lo que el Marqués salió de su tinaja y pudo ver la luz de nuevo.

Alcázar de Salamanca

Se trata de una antigua fortaleza militar. Hoy se pueden visitar sus restos arqueológicos que cuentan también con un gran valor para todos los turistas. Aunque quizás al verlo, notemos que le faltaría una buena restauración, es otro de los puntos que podemos ver y disfrutar, ya que está considerado como Bien de Interés Cultural.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ciudades

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*