Qué ver en Valle del Jerte

Desde el año 1973 el Valle del Jerte está declarado como bien de interés cultural. Se encuentra en Extremadura, limitando al norte con las provincias tanto de Ávila como de Salamanca. Sin duda, es uno de los grandes paraísos naturales que tenemos en España. En él disfrutaremos tanto de densos bosques como de piscinas naturales.

El Valle del Jerte está entre dos cadenas montañosas y allí podremos descubrir un total de 11 municipios. Si todavía no te has acercado hasta este lugar, tendrás que anotarlo como otro de los destinos a tener en cuenta. Para empezar, puedes acudir en marzo, cuando se celebra la fiesta tradicional de ‘El cerezo en flor’.

Qué ver en Valle del Jerte, sus municipios

Comenzamos por esos municipios que le van dando un toque especial a este lugar tan natural. En todos ellos podrás descansar y conocer un poco más del entorno en el que nos vamos a aventurar.

Cabezuela del valle

Cuenta con poco más de 2000 habitantes, siendo el más poblado de la comarca. Su altitud es de uno 500 metros sobre el nivel del mar. Una de sus calles principales circula paralela al río y se divide en tres partes o tramos: La calle del puente, la plaza y la calle del Hondón. En las fachas de los edificios veremos escudos y diferentes símbolos. Las ermitas del barroco y la iglesia de San Miguel Arcángel, bien merecen nuestra visita.

Navaconcejo

Está dividido en tres grandes avenidas: Paseo de Extremadura, Paseo Río Jerte y Cañada Real. Cuenta también con una parte más baja, que es donde se ubican nuevas casas o chalets. La parte alta o ‘Las Nogaledas’ cuentan con una garganta con cascadas que son muy visitadas por los turistas.

Piornal

Puedes pasarte por Piornal, que está a más de 1100 metros de altitud. Es una de las zonas más elevada de este lugar y también de Extremadura. Sus orígenes datan del siglo XIII y todavía hoy podrás ver la iglesia del siglo XV, así como una ermita del XVIII. Es cierto que muchos de sus grandes recuerdos han tenido que ser reconstruidos, pero su esencia todavía permanece en este lugar.

Jerte

Es el municipio que se sitúa en el cuarto lugar de los más poblados, gracias a sus 1300 habitantes. No podía ser menos que sus vecinos, por lo que también las iglesias siguen siendo uno de los puntos clave así como sus largas calles y esos rincones muy naturales.

Tonavacas

De este lugar vamos a destacar la iglesia de estilo barroco, Nuestra Señora de la Asunción, pero además de ella también está la ermita de Santa María. Aunque hoy en día tan solo nos encontraremos con sus ruinas. En este lugar estuvo hospedado Carlos V.

Tampoco nos queremos olvidar de Barrado quien tiene poco más de 400 habitantes y donde encontrarás hornos de la época prehistórica. Aunque también los restos romanos son básicos en este punto. Las iglesias y las fuentes públicas hacen de él otro de los paseos imprescindibles. Lo mismo ocurre con Cabrero que tiene poco más de 300 habitantes y Casas del Castañar que ronda los 600 habitantes. El Torno y Rebollar así como Valdastillas, completan el listado.

El mirador de la memoria

Como su propio nombre indica, se trata de un mirador natural, que nos deja admirar todo el Valle del Jerte. Desde la carretera N-110 iremos en subida y lo encontraremos tan solo un par de kilómetros antes de El Torno. Además de las grandes vistas, también están unas esculturas que aportan el aire más melancólico hacia los que ya no están entre nosotros y que rinden homenaje a los fallecidos en la Guerra Civil. Fueron colocadas en el lugar en el año 2008. Ya desde el pueblo El Torno podremos admirar unas grandes vistas gracias a los diversos espacios a modo de balcón.

Pero además, este mirador no es el único del lugar. Porque en la gran mayoría de los rincones, nos aparece uno. Tenemos el mirador de Puerto de Tornavacas. Está casi a pie de la carretera, por lo que es otro de los lugares que más visitas tiene. El mirador del monte de la cruz, cuenta con una zona de merenderos además de unas vistas increíbles de las cimas. Sin embargo, el mirador del chorrero de la Virgen está justo en el centro de la reserva natural. Por lo que para llegar, tendrás que atravesar el bosque. Pero contarás con un camino que te lleva hacia otro de los puntos más increíbles. Allí la cascada será la gran protagonista. El mirador de San Felipe está en Cabezuela del Valle y el mirador El Cerrillo en Navaconcejo.

El museo de la cereza

En este caso, tendremos que ir hasta Cabezuela del Valle. Allí nos encontraremos con una casa típica de la zona pero que ha sido rehabilitada para albergar este museo. Es toda una tradición el cultivo de la cereza, por lo que aquí se explica todo el proceso del mismo, a través de unos recursos interactivos. En este lugar también encontrarás información sobre la fiesta de ‘El Cerezo en Flor’ que se suele celebrar durante la segunda quincena de marzo. Los árboles se iluminan durante varios días en uno de los pueblos. Es una fiesta que ha captado la atención de numerosos turistas y ha sido declarada de interés turístico.

Las piscinas naturales del Valle del Jerte

En Tornavacas nos encontraremos con una piscina grande y otra más pequeña para los niños. Las verás en el Chorrillo. Mientras que en Jerte, tenemos la piscina ‘El Nogalón’, que está junto a la plaza de molino. Justo al lado tienes un parque infantil y también partes con sombra, por si el calor aprieta demasiado. También en Jerte, está ‘La Tenería’. Lugar que encontrarás justo a la entrada del pueblo, pero si vienes de la zona de Tornavacas.

La piscina de ‘Los Pilones’ se encuentra entre Jerte y Cabezuela del Valle. Sin duda, es una de las más bonitas, aunque para verla tengamos que subir por un sendero de unos tres kilómetros. Aunque no lo parezca, también podemos ir con niños y les va a encantar. A las afueras de Cabezuela del Valle nos vamos a encontrar con otra de las piscinas que bien se merece una visita. Su nombre es ‘La Pesquerona’ y además de tener una parte de sombra también cuenta con un chiringuito. Muy cerquita de ésta, nos encontramos con la llamada ‘Piscina del Puente Azul’, porque hay un puente metálico justo a su lado. Solo como recomendación para estas zonas de baño, hay que tener mucho cuidado de las rocas. No en todas ellas, pero sí que algunas pueden resbalar y por ello, debemos vigilar bien a los pequeños de la casa.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Naturaleza

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*