Roma en 3 días

Ver Roma en 3 días puede ser una locura, o una de las mejores vacaciones de nuestra vida. Porque si nos organizamos bien, conseguiremos disfrutar de los mejores rincones que nos ofrece una ciudad como ésta. La ciudad italiana se perfila como la más poblada de la zona y la cuarta de la Unión Europa.

Así que, ver Roma en 3 días es todo un reto en el que podremos disfrutar de los grandes monumentos o bienes históricos que posee. Una historia que tendremos que resumir en tan solo esos tres días, pero que disfrutaremos como nunca. Si quieres conseguir un buen itinerario, no te pierdas lo que sigue.

Cómo llegar al centro de Roma

Para llegar a Roma lo haremos en avión. Tenemos dos grandes aeropuertos en la ciudad, aunque el más conocido es el Aeropuerto Leonardo Da Vinci o Fiumicino. Se encuentra a unos 30 kilómetros de la ciudad y ahí llegan los vuelos internacionales así como los de bajo coste. Una vez en uno u otro aeropuerto, puedes optar por los buses. No tendrás que esperar demasiado ya que cada vez que llega el avión, también llegarán buses para poder trasladar los pasajeros. Por otro lado tienes el tren. Lo que ocurre que este medio de transporte ya tiene más paradas. Hay uno que va directo hacia la estación y que le lleva una media hora, por un precio de 14 euros, aproximado. Se trata del denominado ‘Leonardo Express’. Si vas en taxi te pueden llegar a cobrar entre 30 y 50 euros.

Roma en 3 días, el primer día

El primer de nuestra estancia en Roma tendremos que madrugar. Porque es el mejor momento para disfrutar de los  monumentos sin demasiado agobio de gente. Por lo que la primera parada la situamos en el Coliseo. Una vez en él, retrocederás más de 2000 años, donde los actos de ocio se realizaban para todo el pueblo. Como abre sus puertas a las 8:30, nada mejor que estar un poco antes rondando por la zona. Puedes comprar una entrada conjunta y así evitarás largas colas y ahorrarás dinero. A su lado, podremos disfrutar del Arco de Constantino.

Es un arco del triunfo que se ubica entre el Coliseum y el Palatino. Se edificó en octubre del 312, midiendo más de 21 metros de alto. También es esa zona tendrás que hacer una parada en el Monte Palatino y en el Foro. El primero es la parte céntrica de las siete colinas de Roma. Sin duda, es una de las zonas más antiguas que cuenta con yacimientos arqueológicos del año 1000 a.c.

El Foro era la zona central de la ciudad, donde estaba tanto el mercado como el gobierno. Hoy podrás disfrutar de sus restos en forma de ruinas de lo más importantes. Tras haber parado para almorzar, siempre puedes darte un paseo por los barrios más emblemáticos de Roma como el ‘Trastevere’. Llegarás a su plaza y disfrutarás de su Basílica. En el ‘Foro Boario’ nos encontraremos con el Templo de Hércules y el de Portuno.

Segundo día en Roma

El segundo día de nuestra estancia en Roma la vamos a dedicar para ir al Vaticano. Hay que decir que en la gran mayoría de las ocasiones, hay que esperar colas que pueden llegar a las dos horas. Así que, nada como prevenirlas, haciendo reservas vía online. Tanto la Capilla Sixtina como las entradas a los museos son a partir de las 8:30 de la mañana. Si quieres entrar en la Basílica es gratuito, aunque no la subida a su cúpula. En estos casos los tours guiados son una buena oferta para no perdernos detalle. Aún así, la visita nos llevará casi toda la mañana.

Si ves que has terminado pronto, puedes dirigirte hacia la ‘Piazza Navona’. Al meterte por sus calles, encontrarás lugares más económicos para poder comer. Ya que los restaurantes que van rodeando esta plaza, son un tanto más caros. Después de reponer fuerzas, llegaremos hasta el ‘Panteón’. Un templo que data de los años 118 y 125 d.c. Sin olvidarnos de dar un paseo por la ‘Fontana de Trevi’. Aquí volveremos a descansar un largo rato, porque ella lo vale. Un lugar mágico y barroco que se encuentra en el cruce de un total de tres calles. ¡No te olvides de lanzar la moneda!. No nos iremos del lugar sin ver la ‘Piazza di Spagna’. Subiendo hacia la ‘Plaza Quirinale’ obtendremos unas preciosas vistas de toda la ciudad.

El tercer día en Roma

Para el tercer día podemos ir dando un pase por ‘Via della Conciliazione’ lo que nos llevará hasta el ‘Castillo de Sant´Angelo’. Irás bordeando el río Tíber y obtendrás también, unas vistas más que estupendas para retratar. Llegando al Puente Umberto I, sí que harás fotos de postal. Este puente nos acerca a ‘Via del Corso’ que es una de las calles principales cuando pensamos en el centro histórico. Las tiendas se van a suceder, llegando a la Plaza Venecia y también, la Plaza Popolo. Allí verás dos iglesias espectaculares.

Cierto es que todavía, si tienes ganas y tiempo, podrás acercarte hasta las ‘Termas de Caracalla’. Un lugar donde todavía quedan restos de los mosaicos y de sus impactantes ruinas. Es verdad que no se encuentran las bañeras que eran de mármol. Porque se dice que fueron empleadas en decorar fuentes de la ciudad. Pero aún así, la visita bien merece la pena. Este lugar está muy cerca del ‘Circo Massimo’. Usado para las carreras de carros en la antigüedad y se dice que fue uno de los mayores circos de antaño.

Si de nuevo quieres despedirte por todo lo alto, nada más que hacerlo realidad. Ver Roma en 3 días es posible y para dejarnos llevar por un momento único, nada como hacerlo de la mejor manera posible. La vista panorámica nos la traslada desde la ‘Colina de Gianicolo’. Podrás subir a ella por la ‘Via Garibaldi’. Toda esta zona es una especie de parque, donde tienes estatuas que te van a acompañar en tu paseo. Además, una vez arriba disfrutarás de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Por lo que bien merece la pena dejar unos momentos de energía para conseguirlo. Es cierto que nos quedarán rincones que visitar, pero para ser un viaje de tan solo tres días, está bastante completo. Eso sí, puedes comprar tarjetas como la  Pass y encontrarás descuentos en las visitas principales y sin tener que hacer ningún tipo de colas, ya que la podrás obtener vía online. Así, tu solamente te centrarás en disfrutar de la experiencia que es a lo realmente vamos.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ciudades

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*