Santuario de la Bien Aparecida

En Cantabria nos vamos a encontrar con un lugar de culto y de gran belleza. Se trata del Santuario de la Bien Aparecida. Cuenta con una gran historia tras él y alberga la Virgen de la Bien Aparecida que es la patrona de Cantabria. Se encuentra en el pueblo de Hoz de Marrón, Ampuero, otro de los puntos clave.

Así es que, todo este lugar está lleno de belleza, historia y tradición. Se dice que esta Virgen fue hallada por unos pastores en el año 1605 y a partir de ahí, se venera la imagen de dicha Virgen. Su día grande es el 15 de septiembre, congregando a numerosos peregrinos y a gente de diversos rincones de nuestro país, que no quieren perderse el gran momento.

Cómo llegar al Santuario de la Bien Aparecida

Como hemos indicado al comienzo, el Santuario se encuentra en Hoz de Marrón, Ampuero, Cantabria. Para llegar justo a este punto, desde Ampuero, tomaremos la carretera de Udalla y tras ella, hay un desvío que va directamente hasta nuestro punto clave de hoy. Desde luego, no tiene pérdida ya que está muy bien indicado. Además, es un lugar bastante conocido por todos. Hay que decir que, en concreto, está a unos 58 kilómetros de la capital. Si vienes desde la N-634, Santander-Bilbao, necesitas tomar en Colindres, una carretera que te lleva a Limpias y luego, a Ampuero.

Origen e historia del Santuario de la Bien Aparecida

Todo comenzó cuando unos pastores encontraron la imagen de una Virgen. Justamente, el hecho tuvo lugar en septiembre, de ahí que sea en este mes, el gran día de su patrona. A partir de entonces, la historia tenía que comenzar por hacer este punto de encuentro, un lugar de culto. Es por ello que la iglesia se construyó en el siglo XVII, aunque sus retablo son del siglo XVIII. Después de más de tres siglos de una fuerte devoción por esta imagen, hacen de ella su patrona.

Parece que en un primer momento, tanto los vecinos de Marrón como de Ampuero, querían a la Virgen en su pueblo. Numerosas fueron las disputas que se establecieron entre ellos. Sabían que algo sobrenatural había ocurrido para que la aparición de la Virgen tuviera lugar en dichos terrenos. Así son las leyendas que se fueron originando tras este hecho. Por lo que se consideró el construir un lugar propio para que todos pudieran visitar a la Virgen.

La construcción del Santuario

Ahora que ya sabemos cómo se origina y dónde se ubica, no está de más el conocer más datos sobre este increíble templo. Fue en el año 1614 cuando comenzó su construcción. Al poco tiempo, se va ampliando la ermita con dos capillas laterales. También había un pequeño edificio para los peregrinos. Pero un gran temporal arrastró todo a su paso. Por este motivo, se decidió construir una iglesia más completa y amplia. La nave está dividida en tres partes con una gran calidad y tradición gótica. Aunque hay que mencionar que por culpa de un rayo, de nuevo hay que volver a levantar un lugar más seguro.

Finalmente, La iglesia pudo terminarse como bien se conoce. Cuenta con un fachada principal donde su puerta tiene un arco de medio punto, y un frontón con una cruz. Claro que de este lugar también hay que destacar los retablos. Siendo una de las partes más importantes. El primero de ellos se realizó en el año 1734. Otro de ellos está dedicado a Santa Gertrudis y el de la Epístola, dedicado a San José. Justo en el retablo Mayor, se encuentra la talla gótica de la Virgen de la Bien Aparecida. Que data de finales del siglo XV o comienzos del XVI. Durante la Guerra Civil Española, el santuario sirvió como hospital y la imagen de la Virgen estuvo oculta.

La imagen de la Virgen

Lo curioso de esta imagen es su tamaño. Sin duda, se dice que es una de las más pequeñas que se conocen. Con el pedestal incluido, tiene un tamaño de unos 21,6 centímetros. Tanto su rostro como el cabello, están terminado con una ligera capa de barniz. Cuenta con un vestido dorado y ciertas pinceladas en color azul. Realmente no se sabe quien talló la imagen ni siquiera su origen, aunque se dice que no es anterior del siglo XV.

Fiesta de Interés Turístico

Como ya hemos comentado, han sido tantos siglos de devoción, que finalmente la ha llevado a ser la Patrona de Cantabria. Está en un lugar donde la naturaleza es la verdadera protagonista. Un lugar lleno de belleza que cada 15 de septiembre tiene su gran día. Es de tradición el subir hasta el santuario a pie. Son casi unos 5 kilómetros de subida, 15 pasos que representan la Pasión de Cristo. Una manera de recorrer el valle entre unas curvas y árboles. Una vez allí, se celebra una misa y la posterior romería. Un momento único en el que se dan cita numerosas personas venidas de diferentes lugares.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Monumentos

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la perfección con mi pasión por la moda, la belleza, los tatuajes o la actualidad. Si a todo esto le añadimos un poco de música rock, ya tenemos el menú completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*