Segóbriga

Vamos a volver atrás en el tiempo para poder descubrir Segóbriga. Se trata de un parque arqueológico donde nos encontraremos con importantes yacimientos tanto celtas como romanos. Es una de las zonas mejor conservadas si la comparamos con otros puntos de la península. Tras ella esconde numerosas leyendas y una importante historia.

Una visita a Segóbriga nos dejará una idea clara sobre cómo era la vida en una ciudad de la antigüedad. Una manera perfecta de empaparnos de otras tradiciones y otra forma de vivir. Se encuentra situada en un cerro, tenía una muralla y tres puertas situadas en diferentes localizaciones. ¡Nos damos un paseo por esta ciudad romana!.

Dónde se encuentra Segóbriga

No hace falta marcharse muy lejos para poder visitar este lugar. Lo tenemos ubicado en Cuenca, justamente en la localidad de Saelices. Al sur del mismo, nos encontraremos con este parque muy cerquita del río Cigüela. La localidad está a la altura del kilómetro 102 de la Autovía A-3 que une Madrid y Valencia.

Historia de Segóbriga

Su nombre tiene origen celibérico. Por un lado, -sego vendría a simbolizar la victoria y por otro, -briga que es fortaleza. Así que unidos, le podrían haber dado el significado de ‘Ciudad de la victoria’. En el siglo XIX se encontró un sepulcro que databa de la Edad de Bronce. En él aparecieron tanto restos humanos como otro tipo de útiles. A partir de entonces comenzó a estudiarse de que, en su inicio, se trataba de un castro celtíbero.

Si hay que remontarse a la historia de Segóbriga, sería el geógrafo Estrabón, que la menciona pero simplemente de pasada. Él la sitúa en Celtiberia. Poco a poco se van encontrando más datos y el lugar es mencionado en más momentos. Por eso se dice que tras la conquista Romana, se convertiría en una ciudad celtibérica. Claro que ya para los años 80 a.c. pasaría a ser el centro de la Meseta. Con Augusto, se convirtió en una ciudad que estaba gobernada por romanos. De esta época datan los monumentos, así como la muralla. A partir del siglo IV, ya comienza a ser abandonada. Pero tras la invasión musulmana sería su decadencia total.

Un paseo por la ciudad romana

A pesar de ese deterioro o decadencia, todavía nos podemos hacer una idea de lo que fue. Es por ello que si paseamos por este lugar disfrutaremos de rincones únicos. Como bien hemos comentado, la ciudad se ubicó en lo alto de un cerro. Se construyó una muralla para protegerla. Así como tres puertas de entrada y salida. Una orientada hacia el norte, otra hacia el oriente y la tercera hacia occidente.

La vía de entrada ya contaba con edificios principales. Se podían ver tanto el teatro como el anfiteatro, que tenía capacidad para más de 5000 personas. Ambos, estaban destinados para las grandes fiestas y los momentos más especiales de la ciudad. Hay que decir que la puerta de entrada norte, era la que nos acercaba a una calle principal, siendo ésta el punto clave de la ciudad. También a la entrada había un foro que estaba formado por una amplia plaza y pórticos. Al otro lado de la calle y justo enfrente al foro estaba el templo dedicado al culto. Tras él, también había unas termas, sin olvidarnos de las casas o mercados.

La economía de esta ciudad no se limitaba a la ganadería o el cultivo de las tierras. Gracias a su perfecta ubicación, controlaba la comercialización. Se podía decir que era una ciudad nudo para las comunicaciones. Así como un centro minero, por su explotación de las minas de piedra de yeso. Éste, al ser transparente, era perfecto para la colocación tanto de suelos como de ventanas.

Las construcciones de Segóbriga

La necrópolis fue construcción celtíbera. Pero las romanas son más numerosas en este lugar. Por un lado, tenemos la muralla así como la puerta norte. Se dice que dicha muralla contaba con 1300 metros de recorrido. Se construyó durante la época de Augusto. Las termas monumentales fueron construidas en el siglo I d.c. Estaban destinadas a los negocios pero también a la diversión y a la higiene.

También el foro es otro de los puntos claves y como no, una construcción romana. Contaba con una forma rectangular y estaba situado el este de la calle principal. Rodeado por un gran pórtico y columnas, era el centro político de esta zona. También la acrópolis el gimnasio o el acueducto y la canteras también son todas romanas. Pero es cierto que también nos encontramos con la basílica de Cabeza de Griego, pero en este caso, data de la época visigoda.

Tarifas y consejos para visitar el parque

Hay un centro de interpretación que se trata de un edificio para completar tu visita. En él se te informará de todos aquellos datos que quizás desconozcas de este lugar. La tarifa general es de 6 euros, aunque hay una reducida de tres euros para personas mayores de 65 años, estudiantes hasta 25 años o grupos. Los menores de 8 años también pueden entrar gratis. Si decides decantarte por una visita guiada, entonces el precio será de 10 euros.

Los horarios cambian dependiendo de la época del año. Por lo que no está de más el consultarlos previamente.

  • Horario de invierno: Del 1 de octubre hasta el 31 de marzo estará abierto de 10:00 a 18:00 y de martes a domingo.
  • Horario de verano: Del 1 de abril al 30 de septiembre, estará abierto de 10:00 a 15:00 y de 16:00 a 19:30. También de martes a domingo.

No se puede comer dentro del recinto, pero sí llevar alguna botella de agua de plástico. Solo se pueden hacer fotografías para uso personal y no publicitario. El tiempo de visita puede variar, siendo de 2 a 4 cuatro horas.

¿Quieres reservar una guía?

Categorías

Ciudades

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *