Setenil de las Bodegas: el arte de tallar la piedra

En los confines de Cádiz, casi rozando la provincia de Málaga, se ubica un pueblo considerado Bien de Interés Turístico Nacional por muchos motivos. Pero el principal de ellos es, sin duda, su capacidad para adaptarse a esa montaña en la que Setenil de las Bodegas fue tallado hace ya varios años. ¿Te gustaría viajar con nosotros a este pueblecito mágico de Andalucía?

Breve historia de Setenil de las Bodegas

Fotografía: Alberto Piernas

Si bien se desconoce la fecha del nacimiento de Setenil de las Bodegas, los expertos confirman que, a juzgar por diversos objetos encontrados en las inmediaciones de la zona, el pueblo habría sido habitado desde hace más de 5 mil años. Una fecha más que alejada de los diferentes eventos que convirtieron a esta localidad excavada en la montaña en uno de los pueblos más ilustres de Andalucía tanto durante la conquista nazarí que albergó el sur de España como la Reconquista que pondría fin a más de diez siglos de dominio.

De hecho, sería en 1407 cuando la toma de la por entonces llamada Villa de Setenil se convertiría en uno de los movimientos más estratégicos durante la Reconquista. Su ubicación camino de Granada lo llevó a ser reconquistado en 1407, siendo el lugar que albergaría hasta siete sitios desde el reinado de Juan II de Castilla hasta el ascenso de los Reyes Católicos, pasando a ser conocido como Sptem Nihil (o Siete Sitios), boceto del nombre por el que hoy este pueblo es conocido en el mundo entero.

Ya bajo dominio cristiano, Setenil fue nombrada “villa de realengo”, recibiendo una Carta de Privilegios en 1501 que atraería consigo tal número de títulos y menciones tan solo equiparables a los que ostentaba la ciudad de Sevilla en aquel tiempo. A partir de entonces , esta gloriosa villa comenzaría una trayectoria propia abrazada al cultivo de vid (de ahí ese famoso “de las Bodegas”), caza y pesca, convirtiéndolo en uno de los pueblos más famosos de Andalucía.

Un entorno único bañado por el río Guadalporcún cuya maravillosa estructura adaptada a la montaña no solo ha convertido Setenil de las Bodegas en Bien Turístico de Andalucía, sino en una parada obligada de la llamada Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz-Málaga. De hecho, esta se convierte en un lugar de visita obligada si te encuentras en ciudades como Jerez de la Frontera o Ronda, perfectos umbrales de esta antigua villa en la que hay mucho por ver y experimentar.

Qué ver en Setenil de las Bodegas

Gran pulmón blanco en mitad de las agrestes tierras de un Cádiz que limita con Málaga, Setenil de las Bodegas es todo un deleite para los sentidos. No hay más que acercarse a su lugar más famoso, la Calle Cuevas del Sol, para comprobar la presencia de todas esas viviendas esculpidas en una montaña que a su vez soporta el resto del casco antiguo. Un ambiente exquisito en el que deleitarse entre cañas y delicias gaditanas aprovechando el frescor de las rocas o disfrutando la presencia de balcones que, literalmente, se abren a la gran roca.

Un paseo atemporal y costumbrista en el que, por supuesto, destacan estos siguientes lugares que ver en Setenil de las Bodegas durante una mañana, si bien este autor recomienda dejarse caer por el pueblo al atardecer durante los meses de verano, ya que las temperaturas suelen ser bastante elevadas.

Conjunto Histórico-Artístico

El corazón del pueblo, definido por la mencionada calle Cuevas del Sol, compone el principal pulmón turístico de Setenil de las Bodegas; tanto, que incluso fue nombrado Conjunto Histórico-Artístico en 1985. Porque ante todo, Setenil es un lugar para pasearlo, inspirar el encanto de su privilegiada posición o deleitarse con una jornada de tapas en una de las muchas terrazas que se asoman al río a su paso por el casco antiguo. Un conjunto de casitas blancas que cumplen el perfecto patrón “abrigo bajo rocas” tan característico de esta zona. Si buscas más rincones con este tipo de vivienda, no te pierdas un recorrido por lugares como la Calle Mina, Calle Herrería, Calle Jabonería o Calle Triana, todas ellos en torno al corazón del pueblo.

Castillo de Setenil

Erigido en el siglo XIII durante la dominación musulmana, este castillo nazarí que a su vez sirve como perfecta fortaleza engloba un complejo de dependencias que harán las delicias de los amantes de la historia. Desde sus 40 torres hasta sus baños o la mezquita, la del castillo de Setenil continúa siendo una de las pocas fortalezas de carácter musulmán que conserva gran parte de su entramado urbano medieval.

Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación

La iglesia más importante de Setenil de las Bodegas encarna parte de la historia del pueblo al ser tallada en estilos mudéjar y gótico, ya que el lugar se compone de dos iglesias, cada una de un estilo diferente. Además, Setenil incluye un amplio plantel de construcciones religiosas como la no menos curiosa Ermita de San Sebastián o la Ermita de San Benito.

Plaza Andalucía

Tras cruzar la famosa calle Cuevas del Sol, tendrás que subir una empinada cuesta desde la Calle Ronda hasta alcanzar la conocida Plaza de Andalucía. Otro de los lugares más famosos que ver en Setenil donde se da cita un ambiente exquisito repartido entre sus terrazas, mercados efímeros o pequeñas celebraciones folclóricas.

Mirador El Lizón

Otro de los grandes atractivos de Setenil de las Bodegas reside en sus miradores. Lugares que a pesar de alcanzar tras varias calles empinadas merece la pena visitar cuando se trata de tomar la mejor instantánea. No te pierdas el mirador de la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación o el de El Lizón, ubicado justo después de los Jardines Manuel Galán e ideal para obtener una panorámica inolvidables de este paraíso blanco y marrón.

Si te encuentras siguiendo la Ruta de los Pueblos Blancos, la zona de la Sierra de Grazalema o la vibrante ciudad de Ronda no pierdas la oportunidad de acercarte a este pueblecito histórico donde descubrir el arte de vivir abrazado a las rocas.

¿Te gustaría visitar Setenil de las Bodegas?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*