Tres antiguas y hermosas abadías en la Toscana

Abadía Santa Anna Camprena

Si no tienes muy en claro qué diferencia hay entre una iglesia, una capilla, basílica, abadía o monasterio te aclaro un poco las ideas: una abadía es un tipo particular de monasterio que ha logrado convertirse en una institución autónoma. Se trata de un complejo formado por varios edificios a su vez rodeados de territorios que están directamente bajo su control. El que comanda todo es el abad.

En la Edad Media las abadías florecieron en todo Europa y en el caso de la hermosa Toscana italiana hay muchas para reseñar. Pero naturalmente, hay algunas más hermosas que otras y como es imposible visitarlas a todas aquí hemos reunido a las tres mejores abadías antiguas de la Toscana. Elige alguna y no dejes de conocerla:

  • Abadía de Monte Oliveto Maggiore: esta abadía está en Asciano y es uno de los centros monásticos de mayor antigüedad en todo Italia. Se alza en un promontorio rocoso sobre un acantilado bastante afilado y tiene unas vistas espectaculares de la tierra alrededor. Se accede al complejo por un puente levadizo y cruzando un camino hermosamente bordeado de cipreses. La iglesia está decorada con bellos frescos y su biblioteca alberga 45 mil volúmenes.
  • Abadía de Sant’ Antimo: está en Montalcino y es una de las viejas abadías más fotografiadas de esta parte encantadora de Italia. Es simple por fuera pero por dentro es un encanto de velas y atmósfera mística. Y si vas y los monjes están cantando Cantos Gregorianos pues será todavía mejor.
  • Monasterio de Santa Anna: está en Camprena-Pienza y más que una abadía es un bonito monasterio al sur de Siena. El camino que llega hasta aquí también está bordeado de cipreses y parece que te desconecta del mundo moderno a medida que te acercas. Puedes dormir en el monasterio ya que hoy está orientado al agroturismo. Tiene un hermoso jardín, lo puedes ver en la película El Paciente Inglés, y un refectorio bellísimo con valiosos frescos.
¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*