Vinos de la India: Tradición milenaria que renace

Probablemente cuando uno piensa en vinos, uno de los últimos lugares en los que piensa es la India. Sin embargo, este país cuenta con una tradición vitivinícola, de varios años, y a lo largo de esta trayectoria ha logrado resultados exitosos, de los que hoy en día pueden sentirse orgullosos.

Vino hindú

La larga tradición de vinos hindúes, se remonta a la época de los valles de la civilización antigua, período en el que se estima que la uva vinera fue introducida a la India, traída desde la región de Persia. La producción vinícola ha estado presente en todos los momentos de la historia india, sin embargo se vio incrementada sobre todo en los años de las conquistas portuguesa e inglesa.

Lamentablemente, hacia finales del sigo XIX, el mercado de vino descendió significativamente por dos motivos. El primero fue una gran plaga de phylloxera atacó las vides de la región india. La segunda, los altos mandos religiosos, quienes decidieron concretar la prohibición de las bebidas alcohólicas. Una vez alcanzada la independencia y por fin apartándose del poderío del Imperio Inglés, en la constitución de la India se declaró que una de las metas más importantes del gobierno era erradicar totalmente en alcohol de la nación. Varios de los estados de la India aplicaron la ley seca y el gobierno fomentó que los dueños de los viñedos dedicaran sus plantaciones a otros fines, como la producción de madera y pasas.

Producción vinícola

Entre los años 1980 y 1990 resurgió la industria vinícola del país, muerta hasta entonces. Ello se debió a la influencia internacional y al crecimiento que estaba experimentando la clase media del país. Llegado el siglo XXI, la demanda por esta bebida se incrementó de un 20 a un 30% por año.

La mayores regiones vitivinícolas de la India son el norte de Kashmir, Punjab, Maharashtra, Andhra Pradesh, Tamil, Karnataka y Goa.

Producción vinícola

Una de las ventajas de la India es que ofrece, en varias de sus regiones un clima propicio para la plantación de vides. Además cuentan con grandes sistemas de irrigación, lo que como saben los viticultores, es esencial para el buen desarrollo de la vid. La cosecha se realiza normalmente en el mes de septiembre y se realiza, casi siempre, a mano. En la zonas vineras más calientes, la producen hasta dos veces en un año.

Si se quiere probar algo diferente, el vino indio aparece como una opción interesante, llena de tradición.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?