Visita a Lisboa en 4 horas

Si el turista está de paso por la capital portuguesa y desea conocer la ciudad en un recorrido contra el tiempo lo puede hacer hasta en 4 horas.

1 HORA : Después de salir de la terminal, hay que dirigirse en una subida empinada al barrio del Chiado con clase y tener una idea de la bohemia creciente de Lisboa: con sus panaderías orgánicos, tiendas de diseño, anticuarios tradicionales y vendedores de los famosos azulejos famosos cerca de los refugios más emblemáticos de Lisboa : el Café A Brasileira y el Instituto dos Vinhos do Douro e Porto para degustar losmejores cafés y mejores vinos, tanto leonados y negros.

Luego hay que embarcarse en el tranvía N º 28 en Camões para disfrutar de las curvas en zigzag entre calles estrechas hasta llegar al municipio de Graca.

2 HORA : Esun paseocuesta abajo a lo largo de la ruta del tranvía dodne están las  panaderías que ofrecen pasteles de nata (pasteles deliciosos huevos de Portugal), pasteles Queijada con canela y causan caries merengues en rosa y negro. Los martes y los sábados, el área en expansión detrás de la enorme iglesia de São Vicente celebra la Feira da Ladra; un mercado de pulgas bellamente restaurado que recientemente abrió sus puertas como un centro floreciente para undercelebrated artes culinarias de Portugal.

3 HORA : Es el momento de conocer La Catedral donde se pueden encontrar buenos restaurantes en sus alrededores. Luego se puede conocer el Museo del Fado con exhibiciones interactivas altamente imaginativos para conocer algo de la musica tradicional de Lisboa.  A continuación tomar un taxi para dirigirse a la ribera del Río Tajo donde se halla el Museu do Oriente con una muestra deslumbrante de otro gran patrimonio de Lisboa.

4 HORA : Una buena alternativa es LX Factory que una empresa textil que se transformó en un centro cultural en el 2008. Hay espectáculos y exposiciones frecuentes se puede encontrar allí, junto con Ler Devagar, una librería equipado con autómatas elaborados y juguetes de cuerda.

La siguiente parada es el Mosteiro dos Jerónimos de Belém, la obra maestra icónica de la ciudad de la arquitectura del gótico tardío, que está a 10 minutos al norte. Un acabado más fuera de lo común para el día sería coger un ferry de vuelta para cruzar el río en el Cais do Sodré. Alli hay que pasear por los muelles abandonados y cafés frente al mar de Cacilhas, un punto estratégico para todo reluciente topografía urbana de Lisboa y el Puente 25 de abril, visto desde el otro lado del Tajo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?