Por qué La Habana se llama así

 

La Habana Cuba

La Habana, la famosa y vibrante capital de Cuba, es una ciudad conocida en todo el mundo. Menos conocido es sin embargo el origen de su nombre, para el cual hay varias teorías. ¿Por qué La Habana se llama así? Te lo explicamos en las siguientes líneas.

Antes que nada, hay que remontarse cinco siglos atrás en la historia, hasta el momento del nacimiento de la ciudad. La Habana fue fundada en el año 1514, siendo una de las primeras ciudades españolas en el Nuevo Mundo. El nombre original fue San Cristóbal de La Habana, sin que nunca quedara claramente explicada la segunda parte de este topónimo. Para añadir más confusión, en los mapas y documentos históricos aparece escrita de formas diversas: Habana, Abana, Havana…

A partir del siglo XIX parece que se impuso cierto consenso a la hora de denominar a la ciudad, quedando el nombre de La Habana (con «b») establecido definitivamente.

¿Y San Cristóbal? En este sentido hay pocas dudas: se refiere a San Cristóbal de Licia, un mártir sacrificado durante las persecuciones a los cristianos en la época de la antigua Roma. Cuenta la tradición que este santo ayudó a cruzar un río a un niño, el cual le revelaría después que era el mismísimo Cristo. Por este motivo San Cristóbal es patrono de los conductores y los viajeros.

En sus primeros años, La Habana fue punto de partida y llegada de toda clase de viajeros, mercaderes y aventureros, así que la elección de este nombre estuvo más que justificada.

La Habana: teorías del origen de su nombre

Las teorías que pretenden explicar el origen del nombre de la capital cubana son de lo más variado. Seguro que una de ellas es la correcta, pero resulta casi imposible saber cuál.

La cultura taína

Según muchos historiadores, la palabra «habana» sería la corrupción del término sabana, que en lengua taína (la que hablaban los indígenas antes de la llegada de los españoles) podría significar «pradera». Se dice que así fue cómo se denominó a la comarca del sur de La Habana y Matanzas, que es una gran llanura.

tainos en Cuba

Los taínos, los pobladores aborígenes de Cuba

Otra teoría, defendida por el historiador cubano Eusebio Leal Spengler, defiende que el nombre de la ciudad procede del de Habaguanex,  un poderoso cacique que habría gobernado en los territorios donde hoy se levanta la ciudad en los años previos a la conquista española.

Como curiosidad, hay que citar una extravagante tesis lingüística que sitúa el origen del nombre de La Habana en la palabra germánica Haven, que significa puerto. La teoría hace aguas por un simple motivo: no existen documentos ni evidencias que demuestren la presencia en la isla de exploradores germánicos o nórdicos, ni siquiera anglosajones, antes de la llegada de los españoles.

Antiguas leyendas

Tal vez la explicación del origen del nombre de La Habana se encuentre en alguna de las muchas leyendas locales que nacieron durante la época de la conquista. La mayoría de los historiadores y estudiosos no les dan demasiada fiabilidad, pero en todo caso merece la pena conocerlas.

La más popular de todas, al menos dentro de Cuba, es la historia de la india Guara. Esta joven cayó enamorada de un conquistador español, el cual la habría seducido para obtener de ella una información estratégica: la ubicación de un asentamiento indígena escondido en la selva que por aquel entonces cubría parte de donde hoy se levanta La Habana.

Guara se dio cuenta de su error demasiado tarde, cuando vio a los conquistadores asaltar el poblado y perpetrar allí una masacre. Sintiéndose culpable, Guara se volvió loca y se arrojó al fuego. Al ver la escena, los supervivientes del desastre repetirán una y otra vez la palabra “abana”,que en lengua aruaca significaría «está loca».

Otra leyenda, menos triste y sangrienta que la anterior, afirma que los primeros barcos que fondearon frente a lo que es hoy el malecón enviaron una serie de botes a tierra firme. Al alcanzar la costa, una joven india de deslumbrante belleza les recibió desde lo alto de una gran roca. Los españoles le preguntaron por el nombre de aquel lugar, a lo que la india, extendiendo sus brazos como queriendo abarcar todo el paisaje, respondió con una sola palabra : «Habana», antes de desaparecer ante sus ojos para no volver a ser vista.

La Habana Cuba

La Habana, capital de Cuba, en una imagen actual

La Habana antes de la llegada de los españoles

Aunque existen algunas dudas al respecto, se acepta oficialmente que la fecha de fundación de La Habana es el 16 de noviembre de 1514, cuando tuvo lugar la celebración de la primera misa en la recién fundada ciudad. Pero en realidad la historia de este lugar es mucho más antigua y, por desgracia, poco conocida.

La ubicación original de la aldea india que precedió a la ciudad colonial tampoco se conoce, ya que hasta la fecha no se ha encontrado ningún vestigio histórico que lo atestigüe.

Muchos historiadores creen  contar con pruebas suficientes para afirmar que el primer asentamiento español, localizado en el mismo lugar que el poblado indígena, se encuentra unos kilómetros al sur del actual emplazamiento de La Habana. Este primer asentamiento fue abandonado progresivamente y la ciudad se «movió» a lo largo de las primeras décadas de su vida hacia un punto cerca del río Almendares.

De momento, se trata solamente de hipótesis. Si hubo una Habana antes de la llegada de los españoles, ésta sigue oculta a nuestros ojos.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*