El orígen griego del mimo

El origen del mimo drama en occidente se encuentra en el antiguo teatro griego, en las fiestas del dios Dionisos y lo fundamental era el lenguaje corporal que era el principal instrumento. Como era el dios del vino, provocaba liberaciones y el drama se volvía más pícaro y lascivo.
La palabra mimo es originaria de Grecia y quiere decir imitar. El mimo corporal dramático trata de introducir el drama dentro del cuerpo, debe aplicar los movimientos físicos a los principios que están en el corazón del drama.
El mimo era una forma dramática popular de origen griego, con un carácter realista y satírico. Este arte apareció en el siglo V a.C. en Siracusa (fue la ciudad griega más importante de Sicilia, ubicada en la costa este de la isla, entre Catania y Cabo Pachynus) con Sofhrón.
Las compañías de mimos tenían mucha popularidad y consideración en la Antigua Grecia y después en Roma.
En los grandes teatros al aire libre griegos y romanos se representaban los personajes de
Arlequín, Pierrot y Colombina. El mimo influenció y ayudó a formar la comedia griega antigua. Después pasó a ser más importante la palabra que los gestos.
En el siglo I a.C. el mimo pasó a ser casi un género literario.
Con el auge del cristianismo el mimo decae y se difunde por Europa, pudiendo sobrevivir en las plazas y otros lugares públicos.
En el siglo V d.C. la iglesia excomulgó a las compañías de mimos por las sátiras a los sacramentos.
Para que una expresión mímica sea completa requiere actitud, manejo de la fisonomía, del gesto, complementado con el maquillaje y la vestimenta.
Actualmente el mejor mimo fue Marcel Marceau (1923- 2007).

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?