El cuerpo perfecto, la Belleza en la Grecia Clásica

escultura griega clásica

La sociedad contemporánea rinde culto al cuerpo y a la juventud. Según la moda todos debemos ser delgados, esbeltos, fibrosos, deportistas, eternamente jóvenes. Mientras otras sociedades siguen rindiendo respeto a la vejez, aunque cada vez son menos, la sociedad occidental parece no tener espacio ni tiempo para los viejos o para quienes no tiene un cuerpo perfecto.

Desde los comerciales, la moda y el cine se alimenta la idea de que hay que ser delgados y hermosos y que todo lo que se aleja de ese modelo es condenable: no hay que ser gordo ni petiso y en lo posible hay que ser blanco. ¿Esto es nuevo? Pues sí y no pues si uno rastrea en la historia se da cuenta que en la Grecia Clásica también existía el culto al cuerpo y que se buscaba el cuerpo ideal porque solo ese cuerpo era bello. Para serlo debía cumplir con ciertas proporciones y por eso mismo existían entonces los hoy tan populares como ayer gimnasios.

No existen esculturas griegas de aquella época con cuerpos imperfectos, gordos o desproporcionados.  La Belleza era igual a proporciones perfectas y estas se relacionaban con la matemática, con los números. Un escultor griego clásico reunía a sus modelos y tomaba lo mejor de cada uno de ellos para darle forma a una escultura perfecta. Ser perfecto parece que tenía que ver con ser buen ciudadano y se relacionaba lo bello con lo bueno y lo malo con los desproporcionado.

Grecia Clásica: es el período entre el 499 a.C y el reinado de Alejandro Magno, del 336 al 323 a.C.

Fuente y foto – El Comercio

 

¿Quieres reservar una guía?

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*