Qué comer en Bari

Una de las gastronomías más famosas del mundo es la italiana, así que de viaje es imposible no sumar algunos kilos. Yendo hacia el sur nos topamos con una de las ciudades más populares y turísticas, Bari, así hoy aprenderemos sobre qué comer en Bari.

Lo cierto es que la cocina italiana ha recibido y recibe aún la influencia de las cocinas de sus vecinos fronterizos, así que mientras el norte tiene algo de la cocina francesa, hacia el sur los platos son más mediterráneos, con pescado, aceite de oliva y tomates. Entonces, apunta esta información para disfrutar comiendo en Bari.

La cocina de Bari

Bari es una conocida ciudad italiana, situada entre Nápoles y Palermo, sobre la costa del hermoso Mar Adriático. Tiene castillos medievales, legado romano, palacios y teatros, así que la vida cultural es tan interesante como la gastronómica.

La costa del Mediterráneo es la que ofrece los básicos de su comida, es decir peces variados, pulpos siempre frescos, erizos de mar y sabrosos mejillones. Hay pescados y mariscos que se comen crudos, pero también hay otros que se comen cocidos. En este último grupo entran las langostas, las almejas y las gambas. El acompañamiento más clásico es la pasta mezclada con vegetales locales y con salsas bien condimentadas.

Las tierras alrededor de Bari son famosas por la calidad de su aceite de oliva, pero también por el ajo, los vegetales frescos, el cilantro, las achicorias, berenjenas, habas y garbanzos. Todos juntos se combinan, por poner un ejemplo, en la popular sopa minestrone.

Pero conociendo estos ingredientes básicos, hablemos ahora de los platos más conocidos de la cocina de Bari, así ya podemos ir armando una lista de qué comer en Bari.

Pasta al forno

Es pasta horneada. Solía prepararse al comienzo de la Cuaresma, con cerdo y huevos o solamente como un plato de domingo, pero hoy en día puede comerse en cualquier momento de la semana y siempre figura en la carta de los restaurantes.

En cuanto a la pasta en general, en Bari la pasta se hace de manera simple, con agua, harina y sal, y está en la base de muchos platos. Un clásico son los orecchiette, a los que se les da forma con la mano, o los cavatelli y los fricelli que están hechos pensados para que absorban bien la salsa, siempre elaborada a base de vegetales, carne o pescado.

Pescado crudo

Más arriba dijimos que la costa del Mediterráneo proporciona pescados y mariscos a la cocina de Bari, y a veces estos se comen cocidos y a veces crudos. El pescado crudo no es invento de los japoneses y aquí la gente considera que es también una exquisitez. Se come como aperitivo o como un snack rápido comprado directamente del pescador.

Pescados, pero también pulpo, almejas, langosta… y eso sí, sin zumo de limón, así que hay que animarse a los sabores más fuertes del mar, sin filtro.

Focaccia

Aquí la focaccia no es una simple comida callejera, es casi una experiencia religiosa, dicen. En este plato se combinan la harina, el agua, la sal, el aceite y la levadura, y se suman tomates, olivas, hierbas y a veces, patatas. La versión con rojas de patatas que se van cubriendo entre sí como tomates frescos es deliciosa.

La focaccia puede ser el plato principal o simplemente un snack, pero la encontrarás en todas las pastelerías de la ciudad. Un buen lujar es la Panadería Fiore, situada en un hermoso callejón a pocos pasos de la Iglesia de San Nicola y la Catedral de San Sabino.

Sgagliozze

Es un integrante bien tradicional de Bari que está presente en todas las cocinas. Hablo del sgagliozze, la papilla de harina de maíz, polenta, a la que se le da forma cuadrada, se la corta en lonjas y se  a sumerge en aceite bien caliente. El resultado es una masa salada, dorada y bien sabrosa que es muy consumida entre la gente local.

Una de las cocineras de sgagliozze más populares de Bari es María de Sgagliozze. Hoy debe tener más de 90 años, si sigue viva, pero suele cocinar en la puerta de su casa y venderlos entre 1 y 3 euros. Es una leyenda viva en materia de comida callejera en Bari.

Panzerotti

Es un clásico para recibir amigos en cualquier momento del año. Según la tradición su elaboración implica que toda la familia participe, alrededor de la mesa, todos juntos haciendo la masa. Después, esa masa se rellena con mozzarella y tomates, se cierra y se fríe.

En Bari hay muchas variantes de este clásico, pero uno de los más populares es el relleno con carne o nabos. Cibo es un buen sitio para comprar buenos panzerottis y comerlos mientras caminas por las murallas medievales, la Muraglia.

Patatas, arroz y mejillones

Un primer plato bien clásico de la cocina de Bari. En él se combinan de manera magistral productos de la tierra y del mar. ¿Qué proporciones hay de cada ingrediente? Nadie puede decirlo a ciencia cierta y va en el ojo y la experiencia del cocinero, solo así se logra el balance, el equilibrio perfecto.

Obviamente, son las abuelas o las madres quienes tienen esa varita mágica en cada familia.

Orechiette

Lo nombramos al pasar cuando hablamos de las pastas en Bari. Es la pasta más clásica de Bari y se dice que se llama así porque recuerda a una pequeña oreja. Por aquí también la llaman strascenate, palabra que guarda relación con cómo se prepara: con un cuchillo se desarma la masa en decenas de pequeñas piezas y después se combinan con cabeza de nabo, sabrosísimo.

¿Dónde lo puedes comer? En cualquier lado, pero por ejemplo, frente al Castello Svevo, en el casco antiguo de Bari, vas a ver una calle con muchas ancianas vendiendo orecchiettes caseros. Podrás ver cómo los hacen en el momento y te preparan el plato sin dudarlo. Obvio, camina un rato antes de comprar. El precio varía de acuerdo a los tipos de granos, pero calcula entre 5 y 8 euros.

Sporcamus

El primer postre de nuestra lista. Se trata de un postra hecho con masa filo, rellena de nata y cubierta con azúcar glas. Super dulce.

Chuleta de caballo

Los días festivos o los domingos es usual juntarse a almorzar y un platillo que siempre aparece en la mesa es la chuleta de caballo, en realidad rollos de carne entre medianos y grandes, sazonados en un ragú, rellenos con queso caciocavallo y mantequilla de cerdo.

Popizze

Es una comida callejera bien típica y deliciosa. También se la llama pettole y la preparan todos los días las amas de casa en las esquinas de las calles principales del Casco Viejo de Bari. En Piazza Mercantile encontraras algunas de las mejores.

Los popizze van de la mano con los sgaliozze, sin la polenta.

Helado

No nos podemos olvidar de un clásico italiano que tiene su versión  artesanal en Bari. Una sabrosa versión es el brioche relleno de helado y un buen sitio para probar es la Gelateria Gentile, con sus mesas en la calle y su genial ubicación en el Castello Normanno – Sevevo, con brillo bizantino.

Finalmente, como te habrás dado cuenta, hay mucha comida callejera que puedes comer sentado simplemente en una plaza o en un banco fuera del negocio. Bari es así. Por supuesto que puedes ir de restaurantes y de bares (los restaurantes familiares y bares suelen aceptar solo efectivo, así que tenlo presente), pero si hay algo muy recomendable en esta ciudad italiana es justamente caminar, pasear, perderse entre sus calles siguiendo aromas y probando sabores.

Es que detrás de cada puerta o ventana o en los callejones, se esconden las cocinas que siempre están ajetreadas. En las mañanas y en las tardes verás a la gente conversando, pasando el rato, y eso es genial.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1.   carlos dijo

    te gusta el buceo¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ a mi me encanta. beso