Las ciudades medievales más bonitas de Europa

Ciudades medievales más bonitas de Europa

Los amantes de la historia encuentran el período medieval, o aquel perteneciente a la Edad Media, uno de los más interesantes a la hora de deleitarse con una jornada de turismo cultural. Si este es tu caso, entonces seguro que disfrutarás como un niño a través de estas ciudades medievales más bonitas de Europa.

Carcasona (Francia)

Ciudades medievales más bonitas de Europa

Considerada como una de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa, Carcasona yace al sur de Francia, concretamente en la región de Occitania, desplegando un potencial que comienza en su extensa muralla, la cual da forma a su famosa Ciudadela. A partir de la entrada por la mítica Puerta de Narbona, el truco consiste en perderse por un entramado de callejuelas laberínticas que descubren iconos como el castillo Comtal, digno de película Disney, o la catedral de St. Nazaire. Un complejo separado por el río Aude y designado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1997 que no te puedes perder si lo tuyo es viajar en el tiempo a través del turismo.

Brujas (Bélgica)

Ayuntamiento de Brujas

Visita obligada a tu paso por la capital de Bruselas, Brujas (cuyo nombre original es Bryggia, o “puentes”, en referencia al número de estructuras fluviales que posee), es un deleite para los sentidos. Una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad y nacida en el siglo XI que, a pesar de su evolución, fue convertida al estilo neogótico en el siglo XIX a fin de respetar la estética global del casco histórico. No te pierdas una visita al mítico campanario de Belford o la Catedral del Salvador antes de tomar un barquito y perderte por los muchos canales que surcan esta pequeña “Venecia del Norte”.

Ávila (España)

Ciudades medievales más bonitas de Europa

A orillas del río Adaja, Ávila continúa potenciando su condición de ciudad medieval indiscutible de nuestro país desde sus 1131 metros de altura, posición que le confiere un carácter aún más épico. Ocupada por romanos, visigodos y musulmanes hasta su conquista por los cristianos en el siglo XI, Ávila fue un importante destino de peregrinación en el siglo XVI gracias a la presencia de Santa Teresa de Jesús, quien ensalzaría aún más el poder de una ciudad definida por su gran muralla, la mejor conservada de España. En su interior, nada mejor que admirar iconos como su enorme catedral, gótica y la más antigua de este estilo, además de la icónica Plaza del Mercado Chico o la Iglesia de San Pedro.

Artículo relacionado:
Qué ver en Ávila en un día

Siena (Italia)

Siena en Italia

El esplendor de La Toscana encuentra en Siena la mejor embajadora medieval de toda Italia. Una ciudad que gira en torno a una Piazza del Campo donde antaño se celebraban las famosas carreras de caballos del Palio, y cuya panorámica también engloba edificios como la Torre del Mangia, la más alta de la ciudad, o el evocador Palacio Público. Un casco antiguo delicioso donde aún se respiran susurros de otro tiempo y que nos conduce, irremediablemente, a su famoso Duomo, también conocido como Catedral de Santa María de la Asunción, declarado Patrimonio de la Humanidad e ideal para adentrarse en diferentes obras pintadas por Miguel Ángel.

Núremberg (Alemania)

Nuremberg en Alemania

Considerada como la segunda ciudad más grande de Baviera por detrás de Múnich, Núremberg es una joya medieval que en su momento acogió a la realeza más destacada del Sacro Imperio Romano Germánico. Considerada como una de las ciudades más visionarias de la historia al ser considerada la primera Ciudad Imperial Libre en el año 1219, Núremberg es hoy un fastuoso reflejo de su pasado gracias a un casco antiguo prácticamente intacto rodeado por una muralla de cinco kilómetros. En su interior podrás encontrar iconos como el Kaiserburg, o castillo imperial, cuya Sinwellturm (o Torre del Pecado) regala inmejorables vistas, pasear entre sus calles de casitas de cuento europeo o cobijarse en el Puente del Verdugo sobre el río Pegnitz.

Berna (Suiza)

Berna en Suiza

El país del chocolate encuentra en Berna uno de los pulmones medievales más fastuosos de Europa. Una ciudad surcada por un río Aar que forma un anillo alrededor de su ciudad vieja, todo un deleite designado Patrimonio de la Humanidad en 1983 y que envuelve lugares tan famosos como su famosa Torre del Reloj, construida entre los siglo XII y XIII, las arcadas (o series de arcos) que componen parte de su entramado, sus fuentes fantasiosas o una catedral de estilo gótico nacida a partir de una antigua capilla románica. Por supuesto, devorar un típico chocolate mientras te pierdes entre sus calles es más una obligación que una sugerencia. Sin duda, una de las ciudades medievales más bonitas de Europa.

Tallin (Estonia)

Ciudades medievales más bonitas de Europa

Como sacada de una antigua novela nórdica, la capital de Estonia es una de las ciudades medievales más espectaculares de Europa, especialmente en unos meses de invierno en los que la nieve convierte sus castillos y calles en un escenario único. Asomada al golfo de Finlandia, Tallin  surgió como un antiguo puerto comercial hasta convertirse en un centro neurálgico durante la Edad Media, condición presente en un casco antiguo dividido en dos zonas: Vanalinn, la parte baja, y Toompea, la parte alta. Divisiones que pertenecen a una ciudad antigua amurallada que encierra  su famoso Plaza del Ayuntamiento y la Torre del Ayuntamiento, la Puerta Viru franqueada por dos grandes torres o los arcos que componen el Pasaje de Santa Catalina, arteria empedrada que adentra al visitante en un mundo secreto, único.

Edimburgo (Escocia)

Ciudades medievales más bonitas de Europa

Formada por dos partes separadas por los jardines de Princess Street (una ciudad antigua que acoge la fortaleza medieval, y una nueva desarrollada a partir del siglo XVIII), Edimburgo es la gran capital medieval de Reino Unido. Una ciudad en el que el mayor símbolo es su castillo, al que se puede acceder a través de Calton Hill, además de otros lugares como la Capilla de Santa Margarita, el edificio más antiguo de la ciudad, o su Palacio Real, mejor testigo de la riqueza y joyas de las diferentes familias de la corona de Escocia. Como curiosidad, también encontrarás la parte de una réplica del Partenon griego que nunca llegó a terminarse por falta de presupuesto, pudiendo encontrar 12 columnas.

¿En cuál de estas ciudades medievales más bonitas de Europa te gustaría perderte? ¿Has visitado alguna?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

¿Quieres reservar una guía?