Pueblos de Toledo

Plaza Mayor de La Puebla de Montalbán

Plaza Mayor (La Puebla de Montalbán)

Los pueblos de Toledo nada tienen que envidiar a su maravillosa capital de provincia, que es uno de los principales destinos turísticos de Castilla La Mancha. Sin embargo no gozan de la popularidad de la llamada «ciudad de las tres culturas».

Empezando por las localidades de la comarca de La Mancha, que recorriera don Quijote en sus locas aventuras, y siguiendo por las de la zona de Torrijos o la del Alberche, estos pueblos de Toledo te ofrecen un amplio patrimonio monumental, paisajes extraordinarios y una deliciosa gastronomía. Te invitamos a conocerlos.

Los pueblos de Toledo más interesantes

Cargados de historia que se remonta a los tiempos prerromanos, estas localidades, generalmente pequeñas, han sabido conservar todo su encanto y autenticidad rural. Vamos a visitar algunas de ellas.

Consuegra

Ubicada en la comarca de La Mancha, esta localidad tiene su origen, precisamente, en la villa de Consabura, fundada por los carpetanos antes de la invasión de Roma. Su atracción principal es el castillo de La Muela, situado sobre el cerro Calderico y rodeado de los clásicos molinos manchegos.

Posiblemente su construcción date de época visigoda, aunque fue rehabilitado por Almanzor como fortaleza musulmana. Es uno de los mejor conservados de toda Castilla La Mancha y destaca por su inusual estructura. Presenta un cuerpo central cuadrado y cuatro torres circulares en sus ángulos además de la albarrana, que se sitúa exenta.

Vista del castillo de La Muela

Castillo de La Muela

No es el castillo el único atractivo de Consuegra. También debes visitar su plaza de España, donde se halla el edificio renacentista del Ayuntamiento; los ya citados molinos del viento, próximos al cerro Calderico, y las iglesias de San Juan Bautista, una maravilla de estilo mudéjar, y del Santísimo Cristo de la Vera Cruz, un templo neo-barroco del siglo XVIII.

Tembleque

Sin salir de la comarca de La Mancha, tienes la localidad de Tembleque, cuya carta de población fue otorgada por el prior de la Orden de San Juan de Jerusalén tras la batalla de las Navas de Tolosa (1212).

Pese a su pequeño tamaño, es una de las joyas entre los pueblos de Toledo por su patrimonio monumental. Respecto a este, comenzaremos hablándote de su plaza Mayor, típicamente castellana, formada por casas porticadas y con corredores en su planta principal. En ella encontrarás el Ayuntamiento, construido en el siglo XVII.

Igualmente, debes ver en Tembleque el imponente palacio barroco de la Casa de las Torres y la Casa de las Postas, también conocida como Cuartel Viejo. En cuanto a los edificios religiosos, tienes que visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, gótico-renacentista y que tiene adosada la ermita de la Virgen del Rosario.

Esta última es una de las muchas capillas con que cuenta Tembleque. Por ejemplo, la de la Purísima Concepción, la del Cristo del Valle o la de Loreto. Pero entre todas ellas, no te pierdas la ermita de la Veracruz, toda una curiosidad arquitectónica por su planta octogonal coronada con cúpula interna que no se aprecia desde el exterior.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Escalona

Situada a treinta metros de altura sobre el río Alberche, sus orígenes se remontan a la época celta. En Escalona tienes que ver los restos de su antigua muralla y el convento de las Concepcionistas, del siglo XVI. Pero, sobre todo, no puedes perderte el castillo-palacio de Escalona, una maravilla mudéjar del siglo XV que es una de los más impresionantes que existen en los pueblos de Toledo.

En él nació el infante don Juan Manuel, ilustre escritor español del Medievo que nos legó los cuentos de ‘El conde Lucanor’. Asimismo, fue propiedad de don Álvaro de Luna, famoso condestable de Castilla. Por tanto, además de una imponente belleza, tiene gran valor histórico.

Oropesa

Realmente uno de los pueblos de Toledo más bonitos no solo por su patrimonio sino también por hallarse en las estribaciones de la sierra de Gredos. Además de realiza rutas de senderismo por esta, en Oropesa y Corchuela (como también se la conoce) tienes otro magnífico castillo.

No obstante, mejor dicho, consta de dos edificaciones. La más antigua es de época árabe, si bien fue levantada sobre una fortaleza romana, y tiene planta rectangular y torres circulares. La otra fue construida por los condes de Oropesa en el siglo XV y también presenta planta rectangular, aunque sus torres no son redondas ni uniformes.

Para terminar tu visita a Oropesa, tienes que visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, una preciosidad plateresca del siglo XV; el Colegio de los Jesuitas, renacentista; la ermita de las Peñitas, de estilo barroco, y el Palacio Nuevo, que presenta en la parte derecha de su fachada el llamado «Peinador de la Duquesa», una torreta de planta octogonal y ventanas con arcos adintelados.

El castillo de Escalona

Castillo de Escalona

El Toboso, famoso entre los pueblos de Toledo por ‘El Quijote’

Aunque solo sea porque fue la tierra natal de la sin par Dulcinea, ideal romántico de don Quijote, merece la pena que visites esta localidad. Justamente en ella puedes ver el Museo Cervantino, el de Humor Gráfico Dulcinea y la Casa Museo Dulcinea del Toboso. Además, por las calles del pueblo transita la Ruta Literario-Quijotesca.

Pero no todo lo que debes ver en El Toboso guarda relación con el ingenioso hidalgo. También posee un amplio patrimonio monumental. Destacan en él la iglesia de San Antonio Abad, un templo de grandes dimensiones que responde al estilo gótico tardío, y el monasterio de las Trinitarias de El Toboso, que es Bien de Interés Cultural y destaca por su solemnidad herreriana. Este último cuenta además con un interesante museo religioso.

Otros monumentos de interés en la localidad son las casas priorales de las órdenes de San Juan y Santiago de Malta, el monasterio de la Concepción y un interesante conjunto de ermitas disgregadas por toda la población. Entre estas últimas, la de San Sebastián y la del Santísimo Cristo de la Humildad.

Burujón, ejemplo de naturaleza entre los pueblos de Toledo

Si las localidades anteriores destacaban principalmente por sus monumentos, Burujón lo hace entre los pueblos de Toledo por su impresionante paisaje. De hecho cuenta con un declarado Monumento Natural: el de las Barrancas de Castreña y Castrejón.

Se trata de varios cortados de tierra caliza que caen perpendicularmente sobre el embalse de Castrejón. Algunas de estas alcanzan los cien metros de altura. Así ocurre en su parte más alta, el pico del Cambrón. Puedes hacer una ruta de senderismo por las barrancas y sus espectaculares miradores.

No obstante, también cuenta Burujón con algunos monumentos. Entre estos, la ermita de San Pantaleón, una joya mudéjar; el palacio de los condes de Cifuentes y la iglesia de San Pedro Apóstol, que contrasta con el pueblo por su estilo vanguardista.

Las Barrancas de Castreña y Castejón

Barrancas de Castreña y Castejón

Maqueda

Se encuentra al norte de la provincia, en la comarca de Torrijos. En Maqueda puedes ver otra magnífica fortaleza perfectamente conservada. Se trata del castillo de la Vela, que es Monumento Histórico-Artístico y que alberga el Museo de la Guardia Civil.

También debes visitar la iglesia de Santa María de los Alcázares, de estilo gótico-mudéjar y edificada en el siglo XV. En su interior, destacan el altar mayor, una maravilla plateresca, y la decoración con cerámica de Talavera creada en el Renacimiento.

A ambos lados del templo, puedes ver dos arcos que fueron puertas de la antigua muralla, como también lo eran la torre de la Vela y la llamada puerta Califal. Por último, el Rollo de la Justicia es un monolito del siglo XVI guardado por cuatro esculturas de leones.

Como anécdota, te diremos que Maqueda también tiene raigambre literaria. En ella transcurre el capítulo o tratado segundo del ‘Lazarillo de Tormes’ en el cual el protagonista sirve a un clérigo.

La iglesia de Santa María de los Alcázares

Iglesia de Santa María de los Alcázares (Maqueda)

La Puebla de Montalbán

Seguimos con la mezcla de patrimonio y literatura, pues esta localidad fue cuna de Fernando de Rojas, considerado autor de ‘La Celestina’. Como no podía ser de otra forma, en el pueblo hay un museo dedicado a esta figura literaria. Pero también destaca La Puebla de Montalbán por sus monumentos.

Igualmente cuenta con un castillo, si bien menos espectacular que los anteriores por hallarse peor conservado. De hecho, solo puedes visitarlo los fines de semana y con cita previa. Más interesante es la leyenda que situaba la Mesa de Salomón en este castillo.

Además, La Puebla cuenta con una preciosa plaza Mayor enmarcada por edificios emblemáticos como la iglesia de Nuestra Señora de la Paz, del siglo XV, y el palacio de los condes de Montalbán, una maravilla del renacentismo purista con fachada encalada y pórtico espectacular. En él murió Diego Colón, hijo del almirante que descubrió América.

Finalmente, puedes visitar en la localidad las ermitas de Nuestra Señora de la Soledad, barroca y rematada por un cimborrio rosado, y del Santísimo Cristo de la Caridad, que alberga esta figura en estilo churrigueresco; los conventos Franciscano y de las Monjas Concepcionistas, ambos del Renacimiento; el puente sobre el río Tajo, del siglo XVI, y la torre de San Miguel, resto de una antigua iglesia.

Guadamur

Entre los pueblos de Toledo, este se halla vinculado al tesoro visigodo de Guarrazar y a la leyenda. Pero, antes de hablar de ello, te recomendaremos que visites el castillo de Guadamur, uno de los más bonitos y mejor conservados de cuantos hay en la zona. Fue construido a fines del siglo XV por el conde de Fuensalida.

El castillo de Guadamur

Castillo de Guadamur

Es un palacio de planta cuadrangular en cuyos ángulos hay torreones circulares. Además, en mitad de cada fachada, se eleva un prisma de base triangular. Se edificó con mampostería de granito pero muchas partes de él son de sillería labrada.

Junto al castillo, puedes ver en Guadamur la iglesia de Santa María Magdalena, construida en el siglo XVI; las ermitas de Nuestra Señora de la Natividad y de San Antón, mudéjar la primera y renacentista la segunda, y el Centro de Interpretación del Tesoro de Guarrazar.

Este último nos lleva a hablarte del propio tesoro. Lo conforman un conjunto de piezas de orfebrería que pertenecieron a los reyes visigodos de Toledo, quienes las enterraron en la llamada Huerta de Guarrazar, junto a la localidad que nos ocupa, para que no cayeran en manos de los musulmanes. Fueron encontradas en 1861 y la mayoría de ellas se encuentran repartidas entre el Museo Arqueológico Nacional y el Museo Cluny de París.

Orgaz

Terminamos nuestro recorrido por los pueblos de Toledo en Orgaz, uno de los menos conocidos pero no por ello falto de interés. De hecho, habrá pocos pueblos en España de su tamaño con tanto patrimonio monumental.

El él tienes que visitar el imponente castillo, una fortaleza medieval construida en el siglo XIV y muy bien conservada. Pero también debes ver la preciosa iglesia de Santo Tomás Apostol, obra de Alberto de Churriguera, a quien se debe igualmente la Catedral Nueva de Salamanca; los arcos de Belén y de San José, restos de la antigua muralla; las ermitas del Socorro y de la Concepción, el hospital de San Lorenzo y el puente de los Cinco Ojos, mandado construir por el rey Carlos III.

La iglesia de Santo Tomás Apóstol

Iglesia de Santo Tomás Apóstol (Orgaz)

Qué comer en los pueblos de Toledo

No todo va a ser visitar localidades y monumentos. También te gustará disfrutar de la magnífica gastronomía de los pueblos de Toledo. En toda la provincia se cultiva un magnífico azafrán y se produce un no menos delicioso queso de oveja.

Platos típicos de estas localidades son el pisto manchego, las gachas y las migas del pastor, el bacalao al ajo arriero (también llamado atascaburras), las calderetas de cordero, la perdiz a la toledana, y los llamados duelos y quebrantos, que no son otra cosa que huevos fritos revueltos con tocino.

Más curioso es el cocido de tres vuelcos, que lleva garbanzos, carnes, embutidos y verduras. Se denomina así porque se come en tres platos por separado: el primero es el de la sopa, el segundo el de los garbanzos y las verduras y el tercero el de la carne y los embutidos.

También son típicas de los pueblos de Toledo las carcamusas, un guiso de ternera o cerdo con guisantes y tomate. A veces, se utiliza como relleno para la bomba toledana, una especie de croqueta gigante.

Un plato de pisto manchego

Pisto manchego

En cuanto a la bebida, la provincia cuenta con dos zonas vinícolas con denominación de origen: Méntrida y Montes de Toledo. Pero mayor importancia tienen los dulces en la gastronomía de la zona. Son famosos en todo el mundo los mazapanes, pero también resultan deliciosos los mantecados o las pelusas y los arripámpanos, ambos típicos de El Toboso. Finalmente, las toledanas son unas exquisitas empanadillas rellenas de cabello de ángel y recubiertas de almendra picada.

En conclusión, hemos transitado por algunos de los principales pueblos de Toledo en cuanto a valor monumental. Sin embargo, hay otros como El Real de San Vicente, con la iglesia de Santa Catalina y los Baños de Fuente de la Pólvora; Ocaña, con su impresionante plaza Mayor, o Yepes, al que se conoce como Toledillo por la cantidad de monumentos que alberga. Y lo mejor es que tienes todas estas localidades muy cerca y que cualquier época es buena para visitarlas. ¿No te apetece hacerlo?

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*