Qué ver en Cuzco

La Plaza de Armas

Plaza de Armas

Si alguna vez te has preguntado qué ver en Cuzco, lo primero que debes saber es que tiene tal importancia en la rica historia de la región andina que la propia Constitución de Perú le otorga categoría de Capital histórica del país. No en balde también lo fue del Imperio Inca como muestran sus antiguos templos de aquella cultura precolombina y que sea puerta de acceso al legendario Machu Picchu.

Junto a todo lo anterior, sus calles empedradas y estrechas, así como sus numerosas iglesias barrocas, casas coloniales y palacios han propiciado que Cuzco haya sido declarada Patrimonio de la Humanidad y que se la conozca por «la Roma de América». Actualmente, la ciudad peruana es una curiosa mezcla de misticismo y modernidad, de caos en sus calles y paz en sus templos. Si quieres saber qué ver en Cuzco, síguenos en este viaje.

Qué ver en Cuzco: los principales monumentos

Los monumentos más relevantes de la ciudad andina se hallan lógicamente en su centro histórico, que cuenta con algo más de cien edificios catalogados como tales. Ante la imposibilidad de incluirlos todos, vamos a hablarte de los más destacados.

Plaza de Armas

Es uno de los centros neurálgicos de Cuzco desde tiempos inmemoriales. De hecho ya lo fue para los incas, que celebraban en ella toda clase de ceremonias. Pero los palacios que estos construyeron en la plaza han desaparecido para dejar sitio a los edificados por los colonizadores españoles, que también son maravillosos. Por otra parte, en ella fue ejecutado en 1781 el caudillo indígena José Gabriel Condorcanqui, Tupac Amaru. Dos son los monumentos que puedes visitar en la plaza de Armas. Pero ten en cuenta que, ante la duda de qué ver en Cuzco, este lugar es una visita obligada.

La Catedral de Cuzco

Catedral de Cuzco

Catedral Basílica de la Virgen de la Asunción

El primero es esta iglesia, construida en los siglos XVI y XVII sobre lo que había sido el palacio de Viracocha. Destaca su fachada renacentista. Es un templo compuesto por cinco naves, dos de ellas dedicadas a capillas, y un testero plano. Pero lo más bonito de esta catedral lo hallarás en su interior, con altares barrocos, tardo-góticos y platerescos tallados e igualmente con pinturas de la Escuela Cuzqueña, que fue la más importante de toda la América colonial.

Completan el conjunto de la Catedral los templos del Triunfo, donde se colocó la primera cruz católica de la ciudad, traída desde España, y el de la Sagrada Familia, construido con piedra andesita y que tiene un precioso retablo barroco.

Iglesia de la Compañía de Jesús

Es la segunda gran edificación que hallarás en la plaza de Armas. Construida igualmente en andesita y también en basalto rosa, tiene una nave y dos capillas laterales que se corresponden con su portada y sus dos torres. La primera se halla en un vano coronado por un arco escarzano. En uno de sus laterales se halla la capilla de Nuestra Señora de Loreto, cuyo estilo arquitectónico barroco armoniza con el del templo principal.

Calle Hatun Rumiyoq

Figura en todas las guías sobre qué ver en Cuzco. Porque en ella se superponen edificaciones de los periodos incaico, colonial y republicano. Además, junto con otras calles como la de San Pedro, Mantas y Almudena constituía el camino inca que unía el Antisuyo, donde está el Machu Picchu, con el Contisuyo. Estas eran dos de las regiones o «suyos» en las que se dividía el Imperio Incaico.

En esta calle se encuentra el Palacio Arzobispal, una casona de estilo colonial con portada barroca limitada por columnas salomónicas. Forma parte del edificio, asimismo, la famosa Piedra de los Doce Ángulos, vestigio del antiguo palacio del Inca Roca, sexto monarca de la región de Cuzco.

El templo del Triunfo

Templo del Triunfo

Barrio de San Blas

En un cerro próximo a la anterior, se halla este distrito, uno de los más pintorescos de la ciudad andina. Sus calles estrechas y empinadas, su coqueta plaza y la iglesia de San Blas son sus principales atracciones. Este templo es el más antiguo de la ciudad, fue construido sobre un santuario inca y destaca por sus paredes encaladas.

Convento de Santo Domingo y Corichanca

El primero es de estilo renacentista, aunque su torre es barroca. Pero más importante es que en su interior puedes ver los restos de Corichanca, que fue el más importante santuario inca consagrado al dios Sol. De la importancia de este templo te dará idea el hecho de que sus paredes estaban cubiertas por láminas de oro y sus estatuas eran del mismo material noble y también de plata. Como curiosidad, te diremos que esas láminas fueron llevadas a Cajamarca para abonar el rescate de Atahualpa, último soberano de los incas.

Iglesia de la Merced

Es una construcción neoclásica con campanario barroco que tiene como anexos un convento y un colegio. En su interior hay igualmente altares neoclásicos y barrocos. Pero destaca sobre todo la Custodia Mercedaria, un magnífico trabajo de orfebrería en oro y piedras preciosas.

Como curiosidad, te diremos que cada Lunes Santo llega a este templo el Señor de los Temblores, una figura de Jesús de Nazaret que es patrono de la ciudad de Cuzco.

Arco de Santa Clara

Lo hallarás en uno de los extremos de la plaza de San Francisco. Es un arco triunfal que mandó construir el caudillo independentista Andrés de Santa Cruz en 1835 para conmemorar el inicio de la Confederación Perú-Boliviana. Es un arco de medio punto enmarcado por columnas jónicas y rematado por dos cóndores y una estatua que representa a la libertad.

Corichanca

Convento de Santo Domingo y Corichanca

Casas y Palacios

También tienes que ver en Cuzco numerosos palacios y casas aristocráticas. Entre ella, te citaremos casonas coloniales como la de los Herederos Rodríguez, la Casa Ochoa Raa o del Truco, la de los marqueses de Valle Umbroso, la de Oblitas o la de Mateo Pumacahua.

Machu Picchu y otros restos incaicos

Todas las que te hemos mencionado y otras muchas son las maravillas de la ciudad peruana. Pero más impresionantes aún es lo que puedes ver en los alrededores de la localidad y un poco más lejos. No en balde, Cuzco se halla en pleno valle sagrado de los incas.

A solo tres kilómetros de ella tienes la colina de Sacsayhuamán, que te ofrece magníficas vistas de la ciudad. Además, encontrarás allí los restos de la antigua muralla, tres filas de muros conformados por enormes piedras y dispuestos en zigzag.

No obstante, es imposible hablar de qué ver en Cuzco sin hacerlo de la ciudadela inca de Machu Picchu, pese a encontrarse a unos ochenta kilómetros de distancia. Porque se trata del principal foco turístico de Perú y tiene un enorme valor etnográfico e histórico.

Construida antes del siglo XV, fue descubierta en 1902 por el hacendado de Cuzco Agustín Lizárraga, aunque los méritos fueron para Hiram Bingham, un explorador norteamericano. Es una polémica que llega hasta hoy pero no viene al caso para nuestro viaje.

Más importante es que se trataba de una llaqta, término inca que vendría a equivaler a nuestras capitales administrativas. Se divide en dos zonas: la agrícola, con bancales sobre la colina donde se halla, y la urbana, con casas, palacios y templos como el del Sol. No solo es Patrimonio de la Humanidad, sino que todo el conjunto de la zona, englobado bajo la denominación de Santuario Histórico de Machu Picchu figura entre las Nuevas Siete Maravillas del Mundo.

La ciudad de Machu Picchu

Machu Picchu

Nos resultaría imposible citarte todo lo que puedes ver en esta antigua ciudad inca. Pero te mencionaremos la Plaza Sagrada con los templos Principal y de las Tres Ventanas; la Residencia Real, vivienda más grande de la ciudadela; la pirámide intihuatana, en forma de terraza; los grupos de los Morteros y del Cóndor, ambos de uso ritual; la Roca Sagrada y la Escalinata de las Fuentes, con sus dieciséis caídas de agua.

Si te gusta el trekking, puedes hacer el llamado Camino Inca, que era la principal ruta de acceso a Machu Picchu. No obstante, tienes que estar en forma, ya que dura cuatro días y, además, la altura (2430 metros sobre el nivel del mar) puede provocarte serios problemas de salud.

Gastronomía de Cuzco

Además de todo lo que tienes que ver en Cuzco, es muy recomendable que pruebes su gastronomía. La cocina peruana se ha situado como una de las más sabrosas del mundo y la de la ciudad andina no es una excepción. Los platos típicos de Cuzco utilizan abundantemente productos autóctonos como el maíz, la patata, la quinoa y el ají.
Entre esos platos destaca el chiri uchu. Lleva maíz, carne deshidratada o charqui, cuy (un tipo de roedor), queso, gallina, alga cochayuyo, ají rocoto, cecina, salchichas y huevas de pescado. Como ves, se trata de una receta contundente.

Entre las sopas destacan el chairo, un guiso de carne de cordero, patatas, zanahoria y habas, o la sopa de quinoa, más ligera que la anterior. Y, respecto a las carnes, tienes el cuy al horno; el chicharrón cuzqueño, que se hace con carne porcina; la zarza de patitas, que son extremidades igualmente de cerdo con cebolla, pimiento y ajo, o el lechón al horno.

Por otra parte el kapchi de setas es perfecto si eres vegetariano, pues lleva, además de este producto, habas, ají, patatas, cebolla, queso, leche, aceite de oliva y huacatay, una hierba aromática. Para picar, es muy común el choclo (maíz) con queso.

Respecto a las bebidas típicas, en Cuzco es clásica la chicha de jora, que se hace con maíz malteado y tiene alcohol. Cuando se combina con fresas, recibe el nombre de frutillada.

Puedes degustar todos estos platos y bebidas en las picanterías, locales donde se prepara comida tradicional. Son innumerables en todas las ciudades de Perú. Solo en el casco antiguo de Cuzco, encontrarás más de cien.

Un puesto de comida en Cuzco

Puesto de comida en Cuzco

La mejor época para que visites Cuzco

La ciudad andina se halla a casi cuatro mil metros sobre el nivel del mar, extendida sobre el valle del río Huatanay y los cerros que lo forman. Como consecuencia, su clima es suave todo el año, tanto en lo que respecta al frío como al calor. Su temperatura muy raramente baja de los cero grados ni supera los treinta.

No obstante, se distinguen en su climatología dos épocas muy evidentes. Desde noviembre hasta marzo es la temporada de lluvias con temperaturas suaves aunque matizadas por el aire frío de la montaña. Por otra parte, desde abril hasta octubre se da la temporada seca, con sol por el día y heladas por la noche.

En consecuencia, los mejores meses para que visites Cuzco son los de abril y mayo. Aunque está algo más frío, las temperaturas son también suaves y no tienes el inconveniente de la lluvia para ver sus maravillosos monumentos. Asimismo, no encontrarás tanto turismo como en julio y agosto.

Cómo llegar a Cuzco y moverse por la ciudad

Tras explicarte qué ver en Cuzco, su gastronomía y su clima, tan solo nos resta hablarte de cómo llegar a la ciudad andina. Esta cuenta con un aeropuerto internacional, el Alejandro Velasco Astete, nombre del aviador que realizó el primer vuelo entre Lima y Cuzco a través de los Andes en 1925.

Sin embargo, este aeródromo recibe pocos vuelos internacionales. Es mejor que viajes a Lima y, desde allí, tomes uno de los muchos aviones que hacen la ruta hasta Cuzco. Además, el Velasco Astete será cerrado pronto (se estima que en 2022) para ser sustituido por el nuevo Aeropuerto Internacional de Chinchero.

En todo caso, el aeródromo en funcionamiento está a solo cinco kilómetros de Cuzco. No hay autobuses. Todo ello hace que el medio de transporte más interesante para que hagas este desplazamiento sea el taxi. No obstante, los taxímetros son inexistentes en la ciudad andina. Para evitar que te timen, pacta el precio con el conductor antes de subir al vehículo. Normalmente, ronda entre los 10 y los 15 soles. Puesto que un sol se cambia a unos 0,25 euros, la tarifa en nuestra moneda sería de entre 2,50 y 3,75 euros.

Aeropuerto de Cuzco

Aeropuerto Alejandro Velasco Astete

También existen unos microbuses denominados combis que hacen esta ruta y también se mueven por las distintas zonas de Cuzco. Sin embargo, no te los recomendamos. Carecen de maletero y además se producen numerosos robos en ellos, especialmente a los turistas.

Una vez en la ciudad, puedes visitarla a pie, ya que no es muy grande y casi todos sus monumentos se hallan en su casco histórico. También tienes autobuses turísticos, más seguros que los anteriores y que recorren los sitios más populares. Su precio ronda los 20 soles y tienen un segundo piso descapotable.

Muy distinto es que quieras viajar a Machu Picchu. Solo está a unos ochenta kilómetros, pero la orografía es complicada. De hecho, salvo que te atrevas a hacer el Camino Inca del cual ya te hemos hablado, la única forma de llegar a la ciudad sagrada es el ferrocarril. El viaje dura unas tres horas y es una experiencia preciosa. Porque son trenes panorámicos que te ofrecen maravillosas vistas de los Andes.

En definitiva, si deseabas enterarte de qué ver en Cuzco, esta breve guía te servirá como aliada. Ya solo te falta reservar tu viaje. Es una ciudad maravillosa, Patrimonio de la Humanidad. No obstante, recuerda siempre que se halla a casi cuatro mil metros de altura. Y esta no es recomendable para personas con determinados padecimientos. Te aconsejamos que consultes a tu médico antes de viajar.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*