Nepal

Nepal es un pequeño país situado en la frontera entre dos gigantes: China y la India. Con un territorio montañoso que incluye algunas de las cimas del Himalaya, es un destino perfecto si te gusta el senderismo o la escalada para apreciar los impresionantes paisajes que se observan desde el Annapurna o el propio Everest.

Pero, si no tienes espíritu aventurero, Nepal también tiene otras muchas cosas que ofrecerte. Puedes visitar ciudades como Patan, Katmandú o Bhaktapur, con sus zonas medievales, suntuosos palacios y recónditos templos. También puedes conocer parques naturales. Y, en cualquiera de los casos, Nepal es el destino perfecto para que alcances el Nirvana. Si te apetece conocerlo, te invitamos a seguirnos.

Qué ver y qué hacer en Nepal

Podemos comenzar nuestro viaje a Nepal con un poco de ejercicio para después conocer sus principales ciudades y sus lugares sagrados, sin olvidar otras áreas naturales cuya belleza en nada desmerece a la de las montañas.

Everest y Annapurna

No hace falta que seas un escalador consumado para que te acerques a los dos principales atractivos de Nepal: el Everest y el Annapurna. Puedes subir hasta el campo base del primero, que se halla a más de cinco mil metros de altitud. Como deducirás, no es una excursión fácil pues dura unos catorce días y el mal de altura la dificulta aún más. Pero es asequible para la mayoría de los visitantes. Necesitarás un permiso especial, pero la experiencia merece la pena.

También puedes realizar rutas de senderismo por el Annapurna. En conjunto, forman un recorrido de doscientos cincuenta kilómetros que puedes hacer por etapas y por separado. Pero, en cualquier caso, disfrutarás con paisajes de montaña únicos en el mundo.

Por otra parte, ten en cuenta la climatología. Los mejores meses para acceder a estas montañas son los de octubre, noviembre y diciembre por una parte y marzo, abril y mayo por otra. Enero y febrero no son recomendables por las bajas temperaturas y la nieve. En cuanto a junio, julio, agosto y septiembre, son época de lluvias que dificultan los recorridos. No obstante, también es cierto que, en los meses más apropiados para visitar las montañas hay un número ingente de turistas que quieren hacer sus rutas.

Parque Nacional de Chitwan

Parque Nacional Royal Chitwan

Parques naturales de Nepal

El país asiático cuenta con varios parques naturales. Puedes visitar el de Bardia, ubicado al suroeste y conocido por sus tigres de Bengala y sus cocodrilos gigantes. O el de Langtang, donde hay leopardos de las nieves y osos. Pero, sobre todo, debes conocer dos parques catalogados como Patrimonio de la Humanidad.

El primero es el de Sagarmatha, que está en la región de Kumbu abarcando buena parte del macizo del Everest. Puedes comenzar tu recorrido por el centro para visitantes, que se halla en la ciudad de Namche Bazaar. En cuanto a las especies autóctonas, es zona del antílope tibetano.

El segundo, por su parte, es el Parque Nacional de Royal Chitwan, situado al sur del país y que fue una reserva real. Su nombre significa «corazón de la jungla», lo cual te dará una idea de la vegetación que vas a encontrarte. En cuanto a su fauna, cuenta con varias especies en peligro de extinción como el rinoceronte indio o el gavial del Ganges, un saurópsido enorme cuyo hocico pequeño solo le permite alimentarse de peces.

Katmandú, la capital del país

Visitar Katmandú es entrar en una ciudad de un millón de habitantes con carreteras sin asfaltar, una enorme polución y un ruido ensordecedor. Pero también es acceder a maravillosos monumentos algunos de los cuales resultaron dañados por el terremoto de 2015.

Lo primero que debes visitar en Katmandú es Durbar Square, el núcleo que servía como residencia a la familia real. De hecho, durbar significa «palacio». Lo componen una plaza y sus calles adyacentes, con sus edificios palaciegos y templos. Pero lo más curioso es la casa de la Kumari. Se denomina así a una niña de corta edad elegida para representar a la deidad del mismo nombre. Es una figura de la cultura newar y para convertirse en Kumari, la pequeña debe pasar numerosas pruebas. Además, mientras dura su papel, no puede salir para nada de su casa-templo.

También debes ver en Katmandú la estupa de Boudhanath, una de las más grandes del mundo y coronada por los ojos de Buda. Todas las tardes, se congregan monjes del todo el país que la circundan rezando. Además, alrededor tienes numeroso cafés y tiendas de artesanía tibetana.

La estupa de Boudhanath

Estupa de Boudhanath

Asimismo, debes acercarte al templo budista de Swayambhunath, lleno de los característicos monos, que es Patrimonio de la Humanidad y está ubicado en una colina desde la que verás toda la ciudad. Por último, visita los templos de Kopan y Phullari y relájate en el Jardín de los Sueños, un precioso parque de diseño neoclásico en medio de Katmandú.

Valle de Katmandú, otra ruta imprescindible en Nepal

No puedes abandonar la capital sin conocer el llamado valle de Katmandú, que engloba a aquella y también a otras dos ciudades: Patan y Bhaktapur, así como un total de ciento treinta monumentos de tanta importancia que la zona ha sido catalogada como Patrimonio de la Humanidad en peligro.

Patan cuenta igualmente con su particular Durbar Square, que es asimismo el patio del palacio de los antiguos reyes. También posee varios templos como el de Krishna, de piedra octogonal; el Degutale o el Vishwanath, con sus elefantes de piedra. Todos ellos fueron construidos en el siglo XVII y están separados por patios que reciben el nombre de chowks.

Respecto a Bhaktapur, considerada el principal foco cultural del país, también tiene como centro neurálgico la plaza Durbar. En su entorno, tienes construcciones como el Palacio de las Cincuenta y Cinco Ventanas, la Puerta Dorada y templos como el Batsala, con su enorme campana, o el Pashupatinath, con sus peculiares grabados eróticos.

No son los únicos de la ciudad. El templo Changu Narayan, a cinco kilómetros de la misma, es el más antiguo de todo el país, mientras que el Nyatapola, en la plaza Taumadhi y con cinco alturas que representa los elementos, es el más alto de Nepal.

Pokhara, la otra ciudad turística de Nepal

Carácter muy distinto a las anteriores tiene esta ciudad, la segunda más turística del país. Porque visitarla junto a sus alrededores no implica ver grandes monumentos (aunque también los hay), sino maravillosos paisajes.

En apenas treinta kilómetros, las montañas se elevan casi siete mil metros formando espectaculares gargantas. Destaca entre ellas la del río Gandaki, que es la más profunda de la Tierra. También tienes en la zona de Poghaka el lago Pewha, con dos impresionantes cataratas en las que sus aguas, tras caer por ellas, desaparecen.

La garganta del río Gandaki

Garganta del río Gandaki

Justamente en un islote del lago tienes el templo Barahi, mientras que en la parte antigua de la ciudad tienes los de Bindhyabasini y Bhimsen. Asimismo, Pokhara es uno de los principales puntos de partida de las excursiones al Himalaya.

Biratnagar

Es la segunda ciudad de Nepal por número de habitantes y uno de sus principales centros de producción industrial. Por ello te la mencionamos. Sin embargo, es una de las pocas visitas prescindibles en tu viaje a Nepal ya que no cuenta con monumentos especialmente destacables.

Qué comer en Nepal

La gastronomía del país asiático es el resultado de numerosas influencias. Las más importantes son las de sus vecinos indios, chinos y tibetanos. Pero también tiene elementos de la cocina tailandesa. En todo caso, nunca encontrarás platos con carne de vaca, ya que es un animal sagrado para buena parte de su población.

En cambio, tienes la de búfalo y la de cabra. Pero la receta nacional del país es el dal bhat tarkari, un plato combinado que lleva sopa de lentejas, arroz y verduras con curry. Se sirve en una bandeja con sus componentes por separado y se acompaña de pepinillos, lima, limón o chile verde.

Otro plato tradicional es el momo, consistente en una especie de albóndigas a la manera tibetana y con especias. Se preparan, justamente, con carne de búfalo, de cabra o de pollo, pero también solo con vegetales. Por su parte, el chow mein o fideos salteados proceden de la gastronomía china.

Otros platos típicos son la kachila o carne picada con especias, el syen o hígado frito, la pukala o carne frita, el kwati o sopa de frijoles y el wo o pastel de lentejas. En cuanto a los postres, es muy habitual el dhau o yogur y el achaar, una especie de mermelada ácida.

Un plato de momos

Un plato de momos con salsa

Finalmente, respecto a las bebidas, el té es la nacional. En las zonas montañosas, para entrar en calor, lo toman muy fuerte y con mantequilla. Pero también puedes probar las cervezas de mijo o arroz; el jugo de caña de azúcar; el mahi, que es suero de mantequilla o el rakshi, un destilado de mijo.

Cómo llegar al país asiático

El país asiático cuenta con un aeropuerto internacional, el Tribhuvan de Katmandú, al que llegan vuelos de todo el mundo. Una vez allí, tienes trayectos a otras ciudades. Sin embargo, no te los recomendamos ya que los demás aeropuertos de Nepal son pequeños y algunos bastante peligrosos por su naturaleza montañosa. Además, los aviones que hacen las rutas también son de escasa calidad.

Muchos viajeros prefieren viajar a Nepal desde Nueva Delhi. Lo hacen en tren hasta la fronteriza ciudad de Raxaul, que todavía pertenece a India, y luego toman un autobús hasta Katmandú.

En todo caso, las comunicaciones no son precisamente el fuerte de Nepal. Las carreteras se hallan en muy mal estado y los autobuses que unen las distintas ciudades son tan incómodos como baratos. Hay otros vehículos de compañías privadas un poco más caros, pero también algo más cómodos.

En cualquier caso, no es recomendable que viajes en ellos de noche. Los conductores suelen aprovechar las carreteras vacías de tráfico para correr y los accidentes son habituales. Igualmente, suelen producirse robos en los equipajes por lo que te aconsejamos que los cierres con candado.

Por otra parte, las leyes de Nepal te impiden conducir un coche de alquiler. En cambio, te resultará sencillo contratar uno con conductor y no sale demasiado caro. Finalmente, para moverte por las principales ciudades, tienes los populares rickshaw tanto a pedales como eléctricos (los llamados tempos, que son más grandes), así como microbuses. A modo de curiosidad, te diremos que, para bajarte de ellos, debes dar un golpe en el techo con una moneda.

Durbar Square de Patan

Plaza Durbar de Patan

Consejos para viajar a Nepal

Para poder entrar en el país asiático debes tener el pasaporte válido por, al menos, seis meses. Además, necesitas un visado especial que puedes tramitar online en la web del Departamento de Inmigración o en el Consulado de Barcelona. Si vas a visitar el Himalaya u otras montañas también precisas el TIMS, un permiso especial que puedes tramitar a tu llegada.

Por otra parte, tienes que ponerte varias vacunas. Las más habituales son las del tifus, la fiebre amarilla, el cólera, la triple vírica, la hepatitis y el tétanos. También es frecuente la de la malaria. No obstante, tu médico de cabecera te informará al respecto. En todo caso, nuestra recomendación es que contrates un buen seguro de viaje para que seas bien atendido en caso de accidente o enfermedad.

En cuanto a la moneda del país es la rupia nepalí. Te aconsejamos que, antes de viajar, cambies euros a dólares y, una vez en el aeropuerto de Katmandú, hagas lo propio con estos a la moneda local. También hay casas de cambio en las ciudades, pero cobran una comisión adicional.

Por último, te recomendamos que te inscribas en el Registro de Viajeros del Ministerio de Exteriores de España para ser localizado más fácilmente en caso de problemas. Y que, una vez en Nepal, solo bebas agua embotellada y que no pruebes la fruta sin lavar ni las ensaladas para evitar la llamada «diarrea del viajero».

En conclusión, Nepal es un país precioso que te ofrece las montañas más altas del planeta. Y también numerosos monumentos y una gastronomía muy diferente a la occidental. Si quieres vivir una experiencia distinta, te animamos a viajar al país asiático.

¿Quieres reservar una guía?

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*