Cómo eran las costumbres de los mayas

¿Cómo eran las costumbres de los mayas? Si has visitado el sur de México y visto lugares como Chichén Itza, en la Península de Yucatán, o Comalcalco, seguramente te habrás hecho esta pregunta. Porque aquella antigua civilización mesoamericana todavía despierta enorme interés en nosotros.

A lo largo de sus más de tres mil años de historia, la cultura maya alcanzó un gran nivel de desarrollo. Fue capaz de edificar colosales pirámides y otras construcciones que han resistido perfectamente el paso del tiempo; de organizar sistemas políticos complejos bajo la estructura de ciudades-estado; de establecer redes comerciales con amplios territorios y de conseguir un importante nivel intelectual de desarrollo, con la escritura más avanzada de toda Centroamérica. Si quieres descubrir cómo eran las costumbres de los mayas, te animamos a seguir leyendo.

Cómo eran las costumbres de los mayas en su etapa de máximo esplendor

La mejor forma de acercarse a las costumbres de los mayas es centrarse en la época de la llegada de los españoles. Y ello por dos motivos: es la etapa más documentada y el momento en que aquella civilización había conseguido un mayor grado de desarrollo. Vamos a ver estas costumbres estructurándolas en los distintos ámbitos de la sociedad.

La religión

Como todos sus vecinos centroamericanos, los mayas eran politeístas. Entre sus deidades, estaba Itzamna, el dios creador que también encarnaba al cosmos y, más concretamente, al sol. Pero también los cuatro Chaac o dioses de las tormentas; los Pawatun sostenían la Tierra y los Bacab hacían lo propio con el firmamento.

Mucha importancia tenían igualmente la deidad de la serpiente emplumada, que recibía distintos nombres según la zona (por ejemplo, en Yucatán se denominaba Kukulkan), y Quetzalcóatl, el dios de la vida. Incluso tuvieron los mayas su libro sagrado sobre los orígenes míticos del mundo. Era el Popol Vuh, también llamado el Libro de los Consejos por atesorar muchos de los conocimientos de su civilización.

Vista de Comalcalco

Comalcalco

Por otra parte, los mayas tenían un concepto un tanto cruel de sus dioses. Les rendían tributo mediante sacrificios humanos porque creían que así los alimentaban y agradaban. Pero, además, podríamos decir que mataban para vivir más. Los mayas pensaban que, al proporcionar vidas a sus deidades, alargaban las suyas propias.

No era el único motivo por el que hacían sacrificios humanos. También se llevaban a cabo para pedir buenas cosechas y otras cuestiones vinculadas con el funcionamiento del Universo como las estaciones y el clima.

Finalmente, si bien su Olimpo solo estaba destinado a los dioses, los mayas tenían su propio cielo. El Xibalba era ese lugar, pero a él iban tanto buenos como malos. Según su comportamiento, allí eran tratados con benignidad o dureza.

Las ceremonias mayas

Estrechamente vinculadas a la religión estaban las ceremonias del pueblo maya. No era así en todos los casos, algunas de ellas eran profanas. Pero, en cualquier caso, todos lo relativo a sus actos rituales seguro que llamará poderosamente tu atención. Vamos a mostrarte algunas de estas ceremonias.

La adoración de los cenotes

Estas torcas o zonas de terreno kárstico hundido son muy frecuentes en la península del Yucatán, donde se encuentran ciudades turísticas de la llamada Riviera Maya. Como los vas a visitar si viajas a la zona, te diremos que, para los mayas, los cenotes eran lugares sagrados. Los consideraban la puerta de entrada al inframundo y por ello realizaban ceremonias y sacrificios en ellos.

El juego de pelota, inevitable al hablar de cómo eran las costumbres de los mayas

Carácter muy diferente tenía para este pueblo el pok a pok o juego de pelota, una de las ceremonias más populares de sus costumbres. Todavía hoy puedes ver en los yacimientos arqueológicos las canchas donde se practicaba. Pero también tenía enorme importancia para los mayas. Mediante sus partidos, solucionaban disputas entre ciudades, es decir, que era una alternativa a la guerra.

Campo del juego de pelota

Campo de juego de pelota en Monte Albán

No obstante, quienes perdían el choque eran habitualmente sacrificados. Por tanto, también tenía un destacado componente ritual. Como te interesará saber en qué consistía este juego, te diremos que se trataba de pasar una pelota sobre una red de mampostería sin que tocara el suelo. Y solo podían pegarle con los hombros, codos o caderas.

Hanal Pixan, su día de difuntos

Como sucede en la actualidad, los mayas también tenían su día de difuntos. Era el festival Hanal Pixan y recordaban a sus seres queridos con incienso, música, comidas y otras ceremonias.

Actos de agradecimiento por las cosechas

Agradecer la cosecha es un acto que está presente en todas las culturas del mundo, las pasadas y las presentes. Los mayas tenían varias ceremonias para todo el proceso de la fertilidad de la tierra.

Con el Pa Puul solicitaban al firmamento que lloviera y con el Sac Ha pedían que el maíz se desarrollara. Una vez recolectados los frutos de la tierra, los agradecían con la danza de Nan Pach. Para esta última ceremonia, creaban unas muñecas a partir de mazorcas de maíz, las colocaban en altares y les ofrecían plegarias al tiempo que bebían pinol, fabricado con el propio maíz.

Otros rituales

Finalmente, el Xukulen era una ceremonia de acercamiento a Itzamna, el dios creador, para pedirle salud y prosperidad, mientras que el Hetzmek era una suerte de ceremonia de bautismo de los más pequeños.

La política y la estructura social

Los mayas tenían como gobierno la monarquía, aunque muy distinta a la que existía por ejemplo en España, Inglaterra o Francia en aquellos tiempos. No obstante, presentaba ciertas similitudes. Sus reyes eran considerados hijos de dios y, por tanto, su poder provenía de la divinidad. Al mismo tiempo, ejercían el gobierno de su ciudad-estado o territorio e incluso actuaban como sacerdotes.

El templo del Gran Jaguar

Templo del Gran Jaguar

Respecto a la sociedad, la clase dirigente o alta estaba formada, además de por el propio rey, por otros sacerdotes de carácter chamánico. La religión era muy importante en el mundo maya y por eso los chamanes tenían gran poder. Incluso participaban en las decisiones del monarca. Finalmente, un tercer escalón entre los pudientes eran los nobles, cuyos títulos eran hereditarios y que también asesoraban al rey.

Por otra parte, estaba la clase baja en la cual se integraban los trabajadores y sirvientes junto al eslabón más bajo, los esclavos. Estos últimos carecían de todos los derechos y eran propiedad del noble que los hubiera comprado. Finalmente, con el desarrollo de la civilización maya apreció una clase media, conformada por funcionarios, comerciantes, artesanos y militares de mediana graduación.

El ejército y la guerra

Precisamente la guerra tenía gran importancia en la mentalidad de este pueblo precolombino. Eran frecuentes entre ellos o contra los territorios cercanos y el ejército maya estaba bien preparado y se comportaba con enorme disciplina. Había mercenarios, pero todos los hombres adultos y sanos debían participar en las guerras e incluso parece ser que las mujeres también desempeñaban un papel en estos conflictos.

Por otra parte, estos guerreros mayas usaban como armas el arco y la flecha. Pero, principalmente se valían del atlatl, un lanzador de dardos, y ya en tiempos de los españoles, de una espada larga o mandoble. Además, revestían su cuerpo con armaduras hechas de algodón acolchado endurecido con agua salada.

Las ciudades y la arquitectura maya, lo mejor conocido de las costumbres de los mayas

Las ciudades de este pueblo precolombino no estaban urbanísticamente planificadas. Por eso, se expandían de forma irregular. No obstante, casi todas presentan un centro constituido por los edificios ceremoniales y administrativos y, alrededor de este, varias zonas residenciales que se iban añadiendo con el paso del tiempo.

Mucho más compleja era la arquitectura maya, hasta el punto de que se considera a esta civilización una de las más desarrolladas de la Antigüedad en lo que respecta a la construcción. Incluso llegaron a contar con obreros especializados.

El observatorio de Palenque

Observatorio de Palenque

Edificaron plazas, patios, canchas para el juego de pelota y sacbeob o calzadas. Pero sobre todo palacios, templos, pirámides e incluso observatorios. Muchas de estas construcciones, además, estaban decoradas con pinturas, esculturas o relieves de estuco.

Quizá una de sus edificaciones más logradas sea la pirámide triásica. Consiste en un edificio principal flanqueado por otros dos más pequeños a sus lados y orientados hacia el interior, todo ello construido sobre la misma superficie de base. Llegaron a hacerlas de enormes dimensiones y se cree que esta forma tenía relación con la mitología de aquel pueblo.

El arte maya

El arte maya posee una finalidad mayoritariamente ritual, aunque también abarcaba otros temas. Se compone de esculturas de piedra o madera, pinturas, piedras preciosas y cerámicas. Tenían especial predilección por los colores verde y azul por lo cual utilizaron mucho el jade de esos tonos.

Por otra parte, en sus ciudades son comunes las estelas en piedra. Pero sobre todo, las fachadas decoradas con estuco pintado en vivos colores. De hecho, tuvieron una importante pintura mural. En cuanto a sus cerámicas, conocían avanzadas técnicas de cocción aunque no tenían ruedas de alfarero. Por ello, las piezas redondas como los vasos eran fabricadas con otras técnicas como el urdido a rollos.

El idioma y la escritura, fundamental para saber cómo eran las costumbres de los mayas

Cada territorio de esta civilización tenía su propia lengua. No obstante, todas procedían de un idioma común denominado protomaya que se cree nacido en el altiplano de Guatemala. Asimismo, todos los textos conservados del Periodo Clásico (en torno al siglo III antes de Cristo) parecen escritos en el llamado choltí o idioma maya clásico.

Precisamente el sistema de escritura de este pueblo tiene mucha importancia para conocer sus costumbres. Y ello por dos motivos: alcanzó un elevado nivel de sofisticación y, sobre todo, las conocemos gracias a las inscripciones y los textos que nos han dejado.

El Códice de Dresde

Códice de Dresde

Si bien hay investigadores que lo niegan, otros señalan esta escritura como muy desarrollada. Las primeras muestras datan del siglo III antes de Cristo. Pero antes ya había otros sistemas de escritura mesoamericana como la zapoteca.

Es un tipo de escritura glífica, es decir, basada en jeroglíficos al estilo, por ejemplo, de la egipcia antigua. Profundizando un poco más, te diremos que utiliza logogramas o representaciones de una palabra, combinados con signos silábicos. Y actualmente ha sido descifrada casi en su totalidad.

Se conservan cuatro libros mayas precolombinos. El Códice de Madrid es de tipo adivinatorio y se basa en el tzolkin o ciclo sagrado de los días para este pueblo mesoamericano. El Códice de Dresde contiene tablas astronómicas y astrológicas, así como descripciones de ceremonias vinculadas al año nuevo. Por su parte, el Códice de París es considerado una especie de manual para sacerdotes mayas. Finalmente, el Códice Grolier, cuya autenticidad era discutida hasta hace poco, se ha confirmado como verdadero recientemente y contiene imágenes de deidades.

La astronomía y el calendario maya

Tanto se ha especulado sobre los conocimientos astronómicos y las fechas del calendario maya que es necesario hablar de todo ello. Es verdad que este pueblo precolombino estudió los cuerpos celestes detenidamente.

Pero su finalidad no era el conocimiento del universo, sino que tenía un propósito astrológico, adivinatorio. Como curiosidad, te diremos que consideraban los eclipses de sol y de luna como particularmente premonitorios de desgracias.

En cuanto al calendario, los mayas lograron calcular el año solar incluso mejor que los europeos de su tiempo. Dividían su tiempo en días o kin, veintenas o winai y años de 360 días o tun. Pero igualmente, se basaban en tres ciclos de tiempo entrelazados: el ya citado tzolkin, de 260 días; el haab de 365 y la llamada rueda calendárica, de 52 años.

Un mural maya

Pintura mural maya

Economía y comercio

Finalmente, te hablaremos de la economía maya. Respecto a su agricultura, parece que conocían avanzadas técnicas. La practicaban en bancales y otras superficies elevadas que regaban mediante canales. Entre los productos agrícolas que obtenían, eran muy importantes el maíz, la yuca, las habas, la calabaza, el girasol o el algodón. Pero también era muy apreciado el cacao, sobre todo por sus clases dirigentes, tanto que a veces se utilizaba como moneda.

Por otra parte, los mayas parecen haber sido grandes comerciantes. Las grandes ciudades celebraban mercados y se convirtieron en importantes centros comerciales. Las mercancías se transportaban mediante animales por sus calzadas o en barco a través de los ríos y alcanzaban a toda la región mesoamericana. Los artículoss más demandados eran los textiles, las joyas o la cerámica, pero también los productos de alimentación.

En conclusión, te hemos mostrado cómo eran las costumbres de los mayas, uno de los pueblos precolombinos más avanzados de todo el continente americano. Conformaron una sociedad muy interesada por la astronomía y la arquitectura, pero también por el comercio y los objetos de valor.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*